Por desgracia

TOLERANCIA CERO CON LA VIOLENCIA, TODAS LAS VIOLENCIAS DE GENERO. Desde que entró en vigor la LIVG (Ley Integral Violencia de Género), muchas mujeres han sido salvadas de sus maltratadores, a muchas mujeres se les ha ayudado y protegido. Pero en ciertas ocasiones esta Ley también ha sido usada de modo injusto, a modo de arma contra hombres inocentes. Es comprensible que los gobiernos niegen la existencia de las denuncias falsas, pero el clamor de cientos de hombres que han sufrido el abuso y la tortura provocados por este mal uso, no es ninguna insignificancia que se pueda pasar por alto. Desde enero de 2007 este blog intenta servir como fuente de información que en muchas ocasiones no es fácil recopilar. El aporte de cientos de colaboradores que encuentran las noticias o que cuentan su propio caso, hacen posible este trabajo. La historia sigue y CONTINUAN apareciendo DENUNCIAS FALSAS, la parte positiva es que las mentirosas comienzan a ser castigadas con cierto rigor.

domingo, 19 de agosto de 2007

CONDENADA POR PONER UNA DENUNCIA FALSA A SU JEFE ACUSÁNDOLE DE ABUSOS SEXUALES

27-09-2004
La Audiencia de Barcelona ha confirmado la condena de 432 euros a un peluquera que denunció, de forma falsa, a su jefe por abusos sexuales. La joven acusó a su jefe de haberla sometido a tocamientos tras conocer que había sido despedida y a raíz de la denuncia se abrió una causa judicial contra el hombre que, finalmente fue absuelto.
La Sección Octava de la Audiencia de Barcelona ha ratificado la sentencia del Juzgado de lo penal número 20 de Barcelona que condenó a V.C.G. como autora de un delito de denuncia falsa al pago de una multa de 432 euros y a indemnizar a su ex jefe con 6.000 euros por los "daños morales" ocasionados.
La "falsa víctima" impugnó la condena ante la Audiencia alegando que la denuncia falsa "no es un delito perseguible de oficio" y que "se había cometido un error en la valoración de las pruebas" aportadas al juicio. La Sección Octava ha rechazado todos los motivos y ha confirmado la condena.
Denuncia falsaEn cuanto a la imposibilidad de perseguir de oficio el delito de denuncia falsa, el tribunal considera que en este caso "existen indicios bastantes de falsedad de la imputación" y, por lo tanto, el juez puede abrir una investigación.
Asimismo, la sentencia señala que las pruebas aportadas son más que suficientes para desvirtuar la presunción de inocencia de la acusada. A este respecto, la Audiencia tiene en cuenta detalles del caso, especialmente el hecho que la acusada no denunciara los presuntos abusos hasta después de que le fuera comunicado su despido.
Tras ser despedida
La Audiencia, como hace el juez de instancia, no da crédito al relato de la acusada según el cual, el 16 de julio de 2001 su jefe la sometió a tocamientos en el vestuario donde ella se estaba cambiando, por las circunstancias en que sucedieron los supuestos abusos. En este sentido, al tribunal no le pasa inadvertido que la procesada denunció los hechos el 2 de agosto, dos semanas más tarde, y casualmente cinco días después de que se le comunicara por burofax que había sido despedida.
Igualmente, la sentencia recuerda que cuando la acusada fue a pedir la baja médica por depresión no le comentó al médico nada de lo sucedido, sino que simplemente le dijo que "se sentía mal". Este cúmulo de hechos, a criterio de la Audiencia, no sólo contribuyen a dudar de la veracidad del testimonio incriminatorio, sino que inducen a creer que la acusada mintió para perjudicar a su jefe.

No hay comentarios: