Por desgracia

TOLERANCIA CERO CON LA VIOLENCIA, TODAS LAS VIOLENCIAS DE GENERO. Desde que entró en vigor la LIVG (Ley Integral Violencia de Género), muchas mujeres han sido salvadas de sus maltratadores, a muchas mujeres se les ha ayudado y protegido. Pero en ciertas ocasiones esta Ley también ha sido usada de modo injusto, a modo de arma contra hombres inocentes. Es comprensible que los gobiernos niegen la existencia de las denuncias falsas, pero el clamor de cientos de hombres que han sufrido el abuso y la tortura provocados por este mal uso, no es ninguna insignificancia que se pueda pasar por alto. Desde enero de 2007 este blog intenta servir como fuente de información que en muchas ocasiones no es fácil recopilar. El aporte de cientos de colaboradores que encuentran las noticias o que cuentan su propio caso, hacen posible este trabajo. La historia sigue y CONTINUAN apareciendo DENUNCIAS FALSAS, la parte positiva es que las mentirosas comienzan a ser castigadas con cierto rigor.

miércoles, 22 de agosto de 2007

Un hombre demandará a su ex mujer por una denuncia falsa de malos tratos

Autor del comentario: A. Mahía
Localidad: A Coruña

Un vecino de Arteixo que el pasado 14 de noviembre fue detenido por la Guardia Civil después de que su ex esposa lo denunciase por agredirla brutalmente salió absuelto al comprobarse que las imputaciones eran falsas. Ahora es él el que emprende acciones legales con la que fue su mujer. La denunciará por denuncia falsa.


Los hechos por los que fue juzgado y luego absuelto se remontan a la tarde del pasado 14 de noviembre. La mujer, de 41 años, había relatado que acudió al domicilio de su ex marido y allí se encontró con los padres del marido. Su suegro, según denunció, la intentó echar del domicilio y animó a su hijo a que tomara medidas contra ella. Luego contó que su esposo, I.F.C., de 43 años, la cogió fuertemente por los pelos y la lanzó al suelo, para luego golpearla por todo el cuerpo.


No terminó ahí la denuncia. La mujer confesó también que el suegro se sumó a la agresión y le propinó varios puñetazos, a pesar de estar tendida en el suelo intentando cubrirse el cuerpo con las manos. Luego huyó. Y la Guardia Civil acudió al domicilio para detener al marido y al suegro, ante la estupefacción del resto de la familia, que no entendía los motivos.


En el juicio, los acusados negaron los hechos, al tiempo que la mujer los ratificaba. Pero fue la hija del matrimonio la que puso los puntos sobre las íes.


La joven relató que lo único que hizo su padre fue decirle que abandonara el domicilio, «pues mi madre acudió a casa para echar a mis abuelos, y cuando estaba insultando a mi abuela, que está enferma, mi padre la separó. No ocurrió nada más».


Después de la discusión, según la joven, «mi padre llamó a la Policía local para que echaran a mi madre, pues según la sentencia de separación no puede acudir al domicilio». En cuanto su padre hizo la llamada, la madre llamó a la Guardia Civil, «a la que contó todas esas mentiras».

http://www.lavozdegalicia.es/hemeroteca/2004/01/29/2374327.shtml

1 comentario:

de la Torre dijo...

hola
tienes un premio en mi blog

saludos