Por desgracia

TOLERANCIA CERO CON LA VIOLENCIA, TODAS LAS VIOLENCIAS DE GENERO. Desde que entró en vigor la LIVG (Ley Integral Violencia de Género), muchas mujeres han sido salvadas de sus maltratadores, a muchas mujeres se les ha ayudado y protegido. Pero en ciertas ocasiones esta Ley también ha sido usada de modo injusto, a modo de arma contra hombres inocentes. Es comprensible que los gobiernos niegen la existencia de las denuncias falsas, pero el clamor de cientos de hombres que han sufrido el abuso y la tortura provocados por este mal uso, no es ninguna insignificancia que se pueda pasar por alto. Desde enero de 2007 este blog intenta servir como fuente de información que en muchas ocasiones no es fácil recopilar. El aporte de cientos de colaboradores que encuentran las noticias o que cuentan su propio caso, hacen posible este trabajo. La historia sigue y CONTINUAN apareciendo DENUNCIAS FALSAS, la parte positiva es que las mentirosas comienzan a ser castigadas con cierto rigor.

domingo, 27 de enero de 2008

Abierto un proceso por presunta denuncia falsa de malos tratos del ex cónyuge

AVILÉS

REDACCIÓN/AVILÉS

Una mujer tuvo que prestar el dia 03/04/04 declaración ante el Juzgado de Instrucción Número 3 de Avilés como autora de un presunto delito de denuncia falsa que habría formulado sobre su ex marido por malos tratos.
Según se desprende de la apertura de diligencias contra la mujer, cuyas datos se prefieren mantener en el anonimato, ésta se habría autolesionado con la colaboración de una amiga, con el fin de acusar de un delito a su antiguo cónyuge.
En la tramitación de las denuncia por malos tratos el juez instructor pudo observar ciertas irregularidades en las declaraciones ofrecidas y las pruebas practicadas, por lo que decidió archivar la causa y proponer la apertura del presente procedimiento por denuncia falsa, en el que ayer ya se comenzaron a tomar declaraciones.
En casos como éste de los malos tratos se quiere tener especial cuidado, con el fin de que no haya personas que se quieran aprovechar de la alarma social para su propio beneficio, o por venganza hacia terceros, con el consiguiente perjuicio que puede ocasionar a quienes realmente sufren este problema.