Por desgracia

TOLERANCIA CERO CON LA VIOLENCIA, TODAS LAS VIOLENCIAS DE GENERO. Desde que entró en vigor la LIVG (Ley Integral Violencia de Género), muchas mujeres han sido salvadas de sus maltratadores, a muchas mujeres se les ha ayudado y protegido. Pero en ciertas ocasiones esta Ley también ha sido usada de modo injusto, a modo de arma contra hombres inocentes. Es comprensible que los gobiernos niegen la existencia de las denuncias falsas, pero el clamor de cientos de hombres que han sufrido el abuso y la tortura provocados por este mal uso, no es ninguna insignificancia que se pueda pasar por alto. Desde enero de 2007 este blog intenta servir como fuente de información que en muchas ocasiones no es fácil recopilar. El aporte de cientos de colaboradores que encuentran las noticias o que cuentan su propio caso, hacen posible este trabajo. La historia sigue y CONTINUAN apareciendo DENUNCIAS FALSAS, la parte positiva es que las mentirosas comienzan a ser castigadas con cierto rigor.

domingo, 3 de febrero de 2008

LA AUDIENCIA DE BARCELONA RECONOCE EL S.A.P. COMO ENFERMEDAD PSICOLÓGICA Y CONDENA A UNA MUJER POR COMETER FRAUDE CON LA LEY DE VIOLENCIA DE GÉNERO

Palma, 19/02/2007
La Audiencia de Barcelona condena a una mujer por denunciar a su ex marido para obtener ventajas en el proceso de divorcio y la castiga con una reducción de la pensión de alimentos. En la misma Sentencia se reconoce como “una verdadera y real enfermedad mental, el síndrome de alienación Parental (SAP)”. Es la primera vez que se reconoce está condición del SAP a este nivel judicial.
Lamentablemente, en Baleares, este tipo de actuaciones no se penalizan. Los tres Juzgados de Familia de Baleares han reconocido en diversas sentencia la utilización fraudulenta de la ley de Violencia de Género. Pero, a pesar de las graves consecuencias para las víctimas de la falsa denuncia, no ha supuesto penalización alguna para quien la realiza. En Baleares, según estudios recientes, el 70% de las denuncias de violencia de género son falsas.
Sin embargo, los jueces no castigan este tipo de actuaciones. Sus consecuencias son siempre muy graves para los denunciados. Les supone una inmediata e indiscutible orden de alejamiento, su inscripción inmediata en el Registro de Maltratadotes aunque luego sean absueltos y, lo que es muy grave, si son padres, la privación de ver a sus hijos por el periodo en el que se sustancia el proceso, mínimo 4 meses.
La APFS de Baleares entiende que, una mujer que realiza una denuncia falsa buscando un provecho en su proceso de separación y consciente de las graves consecuencias que ello va a tener para su ex pareja, merece, al menos, medidas similares a las que genera. Entendemos que es insuficiente lo que hacen los jueces en Baleares: la mera absolución del denunciado por violencia de género que, paradójicamente, continuará inscrito durante 10 años en el Registro de Maltratadotes a pesar de haber sido absuelto.
Ello supone la inversión del principio de “indubio pro reo” (o lo que es igual, de inocencia hasta que se demuestra la culpabilidad).