Por desgracia

TOLERANCIA CERO CON LA VIOLENCIA, TODAS LAS VIOLENCIAS DE GENERO. Desde que entró en vigor la LIVG (Ley Integral Violencia de Género), muchas mujeres han sido salvadas de sus maltratadores, a muchas mujeres se les ha ayudado y protegido. Pero en ciertas ocasiones esta Ley también ha sido usada de modo injusto, a modo de arma contra hombres inocentes. Es comprensible que los gobiernos niegen la existencia de las denuncias falsas, pero el clamor de cientos de hombres que han sufrido el abuso y la tortura provocados por este mal uso, no es ninguna insignificancia que se pueda pasar por alto. Desde enero de 2007 este blog intenta servir como fuente de información que en muchas ocasiones no es fácil recopilar. El aporte de cientos de colaboradores que encuentran las noticias o que cuentan su propio caso, hacen posible este trabajo. La historia sigue y CONTINUAN apareciendo DENUNCIAS FALSAS, la parte positiva es que las mentirosas comienzan a ser castigadas con cierto rigor.

lunes, 29 de septiembre de 2008

"El 85% de las denuncias por violencia doméstica no deberían llegar al juzgado"

(PD).- El Juez de Familia número 7 de Sevilla, Francisco Serrano, cree que la mayoría de los casos de violencia doméstica que llegan a los juzgados (en torno al 85%) podrían resolverse de modo extrajudicial.
En declaraciones a la Cadena Ser, Serrano ha explicado que la entrada en los juzgados de esas denuncias provoca que muchas mujeres que sufren violencia machista no se atrevan a denunciar, porque la saturación judicial impide que la sociedad pueda darles una protección efectiva.
En su opinión, esto se debe a que a la cantidad de casos que llega a los juzgados, ya que muchos de ellos podrían resolverse a través de la "diplomacia" o la "mediación", lo que evitaría situaciones de violencia sobrevenida.
"Entre el 85% y 90% de los asuntos no deberían ir al juzgado de violencia. Ahora, ese 15% que debería acudir al juzgado son situaciones de mujeres que sufren maltrato", ha dicho Serrano, quien ha defendido la necesidad de dotar a este porcentaje de mujeres de una "nueva vida, una pensión digna, la posibilidad de tener un trabajo y una protección con nueva identidad".
"A ese 10% o 15% se le podría garantizar" esa protección, ha explicado, algo que, según dice no podría conseguirse para el 100%.