Por desgracia

TOLERANCIA CERO CON LA VIOLENCIA, TODAS LAS VIOLENCIAS DE GENERO. Desde que entró en vigor la LIVG (Ley Integral Violencia de Género), muchas mujeres han sido salvadas de sus maltratadores, a muchas mujeres se les ha ayudado y protegido. Pero en ciertas ocasiones esta Ley también ha sido usada de modo injusto, a modo de arma contra hombres inocentes. Es comprensible que los gobiernos niegen la existencia de las denuncias falsas, pero el clamor de cientos de hombres que han sufrido el abuso y la tortura provocados por este mal uso, no es ninguna insignificancia que se pueda pasar por alto. Desde enero de 2007 este blog intenta servir como fuente de información que en muchas ocasiones no es fácil recopilar. El aporte de cientos de colaboradores que encuentran las noticias o que cuentan su propio caso, hacen posible este trabajo. La historia sigue y CONTINUAN apareciendo DENUNCIAS FALSAS, la parte positiva es que las mentirosas comienzan a ser castigadas con cierto rigor.

jueves, 11 de septiembre de 2008

La Guardia Civil denuncia abuso y mal uso de denuncias de malos trato

por: abbot2
Murcia está a la cabeza del país en cuanto a denuncias nuevas por malos tratos registradas en cuarteles de la Guardia Civil. Así se pone de manifiesto en las estadísticas del sistema de seguimiento integral de los casos de violencia doméstica, que la Asociación Independiente de la Guardia Civil (ASIGC) ha realizado para «denunciar el poco resultado que se obtiene de la sobrecarga laboral derivada del control de este tipo de violencia».

Entre el 31 de julio y el 22 de octubre de este año han sido contabilizadas por la Guardia Civil, a nivel nacional, un total de 2.281 denuncias directamente relacionadas con la violencia cometida en los hogares. La Región de Murcia se encuentra a la cabeza del país, con 263 quejas. Le sigue Sevilla, con 162 denuncias; Alicante, con 155; Valencia ,con 143, y Madrid, con 137.

Los datos se refieren a las poblaciones en las que la Guardia Civil tiene encomendada la seguridad ciudadana; aproximadamente la mitad de la población de cada provincia, dado que el resto de las capitales o grandes poblaciones es competencia de la Policía Nacional.

Para la ASIGC, las medidas de protección y seguimiento están acarreando «no sólo una especial dedicación de tiempo por parte de los agentes, sino que en la práctica no pueden llevarlo a efecto en su totalidad, en algunos casos porque serían necesarios más agentes y en otros porque la víctima o supuesta víctima, una vez conseguido su propósito de la Administración, hasta le resulta molesto en algunos casos que la Guardia Civil le esté consultando o entrevistando, aún cuando sea de forma telefónica».

Y es que con su denuncia se ponen en marcha todos los mecanismos para facilitar la separación o el divorcio, en la forma más beneficiosa para sus intereses. De ahí que a veces los agentes observan que la denuncia no busca evitar un riesgo de agresión o maltrato, ya se físico o psicológico, sino más bien un interés meramente judicial en un proceso de separación o divorcio, de manera que se asegure la custodia de los hijos y la asignación de bienes».

Asimismo, las mismas fuentes indicaron que «en otros casos, son las propias víctimas las que cambian de domicilio sin ponerlo en conocimiento de la Guardia Civil, -demostrando poco interés-, con lo que las idas y venidas de los guardias civiles al domicilio de la presunta víctima para consultarle y ponerse a su disposición resultan infructuosas, mientras los vecinos se preguntan por qué frecuenta tanto la zona, sin resultado alguno. Con ello, se entorpece el funcionamiento de la Guardia Civil, que podría dedicar más tiempo a las situaciones de verdadero riesgo, y a las verdaderas necesidades de la víctima».

No hay comentarios: