Por desgracia

TOLERANCIA CERO CON LA VIOLENCIA, TODAS LAS VIOLENCIAS DE GENERO. Desde que entró en vigor la LIVG (Ley Integral Violencia de Género), muchas mujeres han sido salvadas de sus maltratadores, a muchas mujeres se les ha ayudado y protegido. Pero en ciertas ocasiones esta Ley también ha sido usada de modo injusto, a modo de arma contra hombres inocentes. Es comprensible que los gobiernos niegen la existencia de las denuncias falsas, pero el clamor de cientos de hombres que han sufrido el abuso y la tortura provocados por este mal uso, no es ninguna insignificancia que se pueda pasar por alto. Desde enero de 2007 este blog intenta servir como fuente de información que en muchas ocasiones no es fácil recopilar. El aporte de cientos de colaboradores que encuentran las noticias o que cuentan su propio caso, hacen posible este trabajo. La historia sigue y CONTINUAN apareciendo DENUNCIAS FALSAS, la parte positiva es que las mentirosas comienzan a ser castigadas con cierto rigor.

viernes, 2 de enero de 2009

Las denuncias falsas, ¿aumentan la violencia de 'género'?

30.12.08
Una magistrada, María Sanahuja, ha tenido el valor de escribir una tribuna en la que denuncia el fracaso de la Ley sobre Violencia de Género.
¿Para qué está sirviendo la destrucción del derecho y de la lógica por parte de los progres y las feministas?
Para producir más dolor.
La destrucción del derecho implica el aumento de la violencia y de la impunidad. Llevamos décadas de doctrina progre sobre la reinserción social de los delincuentes y la culpabilidad de la sociedad. ZP, alias El Feminista, ha redoblado la ingeniería social con la implantación de la ideología de género, a la que sólo se han opuesto la Iglesia, la COPE y unos pocos más. Todos los partidos y medios de comunicación del Régimen han aceptado las cuotas sexuales, el gaymonio, la discriminación positiva...
La magistrada María Sanahuja publicó un artículo en El País en el que revelaba lo que muchos sabían y pocos se atrevían a decir en voz alta o a escribir: el fracaso de la Ley contra la Violencia de Género (¡qué repugnancia me produce escribir este palabro feminista en vez de sexo!).
Lo tremendo es estructurar un sistema legal, y una aplicación de la norma, que permita a los perversos utilizar la organización colectiva para conseguir sus objetivos, causando daño a muchos otros (niños, abuelos, padres...), y se mantenga durante años a pesar de la evidencia de que no ha dado resultado. Mueren tantas mujeres como antes.
Sanahuja, a la que las feminazis quisieron que el CGPJ cerrara la boca, atribuye parte de la responsabilidad en esta violencia a abogados que han recomendado la interposición de una denuncia por malos tratos porque se podía solventar en horas la atribución provisional del uso de la vivienda familiar, ya que la orden de alejamiento supone la expulsión inmediata de la misma, así como la fijación de una pensión de alimentos y la custodia de los hijos.
-
¿A nadie se le ha ocurrido pensar que algunos de los asesinatos de mujeres pueden estar causados por hombres desesperados a los que ellas y sus abogados han despojado de todo, desde la casa y el honor a los hijos, mediante denuncias falsas?
-
En la oposición, el PSOE de ZP usó la muerte de mujeres (no la de hombres) para desgastar al Gobierno del PP y luego, una vez en el poder, para proseguir sus experimentos y culpar a la Iglesia y a la derecha.
El Feminista llegó a decir que la discriminación de la mujer tenía 2.000 años de antigüedad, ¡y se va a celebrar el fin del Ramadán a Turquía!
Pese a la ley, pese a los enchufes y el presupuestos del Ministerio de Bibiana, las muertas no disminuyen.Tal vez habría más resistencia a estos mecanismos de ingeniería social si los votantes no premiasen la demagogia (parece ser que las mujeres han votado por ZP en mayor proporción que por Rajoy) y si los periodistas, los universitarios y los jueces políticos (el Tribunal Constitucional) no fuesen una panda de cobardicas sometidos a la corrección política, acogotados por el "qué dirán".
CODA: El juez Ferrín Calamita, otra víctima de la ingeniería social del zapaterismo, pide ayuda. Cuando me enteré de la sentencia que le condenaba recordé a Burt Lancaster en Vencedores y vencidos, que interpreta a uno de los jueces que aplicaron las leyes nazis porque eran legales y era lo correcto.

2 comentarios:

Guillermo Tell dijo...

¡Chapeau!
No se desanimen.
Sigan luchando.
Todos contra el feminofascismo.
Unanse, conozcanse,organicense...
antes de que sea demasiado tarde.

Funcionari dijo...

Muy acertada la opinión de que algunas muertes de mujeres están relacionadas con la desesperación de "sus" hombres, hundidos en la ignomínia o la miseria por denuncias falsas que muy pocos, o nadie, se han atrevido a cuestionar por miedo a ser señalados con el dedo al grito de "solidario con un torturador". Esta es la cara siniestra del ultrafeminismo del Gobierno, que ojalá salga a la luz de aquí a unos años, para desgracia de las auténticas maltratadas, a las que al miedo auténtico las hace quizás permanecer calladas soportando torturas auténticas. El mundo al revés otra vez, y suma...