Por desgracia

TOLERANCIA CERO CON LA VIOLENCIA, TODAS LAS VIOLENCIAS DE GENERO. Desde que entró en vigor la LIVG (Ley Integral Violencia de Género), muchas mujeres han sido salvadas de sus maltratadores, a muchas mujeres se les ha ayudado y protegido. Pero en ciertas ocasiones esta Ley también ha sido usada de modo injusto, a modo de arma contra hombres inocentes. Es comprensible que los gobiernos niegen la existencia de las denuncias falsas, pero el clamor de cientos de hombres que han sufrido el abuso y la tortura provocados por este mal uso, no es ninguna insignificancia que se pueda pasar por alto. Desde enero de 2007 este blog intenta servir como fuente de información que en muchas ocasiones no es fácil recopilar. El aporte de cientos de colaboradores que encuentran las noticias o que cuentan su propio caso, hacen posible este trabajo. La historia sigue y CONTINUAN apareciendo DENUNCIAS FALSAS, la parte positiva es que las mentirosas comienzan a ser castigadas con cierto rigor.

lunes, 23 de noviembre de 2009

MODUS OPERANDI CUANDO SOMOS VICTIMAS DE UNA DENUNCIA POR FALSA VIOLENCIA DE GENERO

---
1. Si te detienen pide el Habeas Corpus.
Esto obliga a la policía, en este caso al instructor de las diligencias, a poner inmediatamente en conocimiento del juez vuestra detención y el motivo, informándole que habéis pedido el Habeas Corpus.
El juez preguntara el motivo de vuestra detención y lo que alegáis. Deberéis alegar teléfonos de los testigos, nombres, direcciones o cualquier otra pista con la que el juez pueda verificar vuestra versión. Si se comprueba, automáticamente decretará vuestra libertad.
2. Cuando lo halláis solicitado, en el momento que os hagan firmar vuestra lectura de derechos, antes de firmar escribid en ella: “He solicitado el Habeas Corpus”. Posteriormente si queréis firmáis.
3. Búscate un buen abogado.
4. Pedid que se grabe todo y ofrecer poned los medios vosotros, porque os dirá que no tienen medios.
5. En los juicios de género debéis de actuar como si la presunción de inocencia no existiera.
6. Asume que la simple palabra de tu expareja, por muy inverosímil que sea, puede ser suficiente para mandarte a prisión.
7. En los juicios de género debéis presentar como cuestión previa una solicitud de cuestión de inconstitucionalidad, bajo la posibilidad de incurrir en prevaricación si no lo hace, basándose en lo siguiente:
  • Que no os pueden aplicar el artículo 1 de la Ley de género, de que domináis y ejercéis el poder sobre ella, porque eso podría ser, en todo caso, el resultado del juicio que os pretenden hacer, que no se ha celebrado. Colocaros ante ese supuesto, sería prejuzgaros, lo que es inconstitucional. Si lo hacen por vuestra condición de hombre, entonces estamos ante un caso del Derecho Penal de Autor, en el que se buscan responsabilidades por otras presuntas actuaciones de individuos, en este caso hombres pretéritos, pertenecientes a vuestro grupo.
  • Que la existencia de tribunales de género, vulneraría el derecho a vuestro juez natural también conocido como juez legal.
  • Que la existencia de tribunales de género, por buscar un determinado tipo de comportamientos, pierden objetividad e imparcialidad, al no tener entre sus funciones contemplar la hipótesis contraria, con lo que estarían vulnerando vuestro derecho a un juez imparcial, lo que también es inconstitucional. Recuérdese que los las funciones de juzgar y de instruir se separaron precisamente para evitar que el juzgador estuviera contaminado por la instrucción.

8. Los jueces suelen dar, de forma indebida a nuestro juicio, credibilidad a testimonios absolutamente increíbles. Para evitar sobresaltos pedid que se valoren los testimonios por un experto en credibilidad del testimonio, que pueden aportar poco, pero que proporcionan elementos donde agarrarse. No importa tanto que lo acepte o no, como que se pida, ya que si no lo acepta será motivo de apelación. Si no se pide no tendréis nada que alegar.

9. Sobre el testimonio no olvidad los intereses espurios.

10. En los juicios de faltas, si no vais con abogado, tenéis siempre derecho a preguntar, pedir pruebas, testigos, etc. Hay jueces que no quieren darse cuenta de eso, y eso da lugar a juicios nulos. Se llama derecho a la autodefensa.

11. Cuando os hagan un psicosocial, que ha de perjudicar a alguien, debéis instruir al abogado para que exija del psicólogo que indique el índice de certidumbre de cada una de sus afirmaciones.

12. Pedir que se grabe la prueba para poder apelar cuestiones que por ser objeto de valoración en virtud del principio de inmediación, no son recurribles.

13. El derecho a la ULTIMA PALABRA. Dice la STC 2005 -093 que especial importancia tiene el derecho a la última palabra, con independencia de otras expresiones del derecho a la autodefensa recogidas en nuestro sistema procesal

El Tribunal Supremo, sala de lo penal, sección 1, n º de Recurso: 1018/2003, nº de Resolución: 891/2004 Id. Cendoj: 28079120012004100673, Fecha de Resolución: 13/07/2004 siendo ponente: JOSE RAMÓN SORIANO SORIANO.

---

No hay comentarios: