Por desgracia

TOLERANCIA CERO CON LA VIOLENCIA, TODAS LAS VIOLENCIAS DE GENERO. Desde que entró en vigor la LIVG (Ley Integral Violencia de Género), muchas mujeres han sido salvadas de sus maltratadores, a muchas mujeres se les ha ayudado y protegido. Pero en ciertas ocasiones esta Ley también ha sido usada de modo injusto, a modo de arma contra hombres inocentes. Es comprensible que los gobiernos niegen la existencia de las denuncias falsas, pero el clamor de cientos de hombres que han sufrido el abuso y la tortura provocados por este mal uso, no es ninguna insignificancia que se pueda pasar por alto. Desde enero de 2007 este blog intenta servir como fuente de información que en muchas ocasiones no es fácil recopilar. El aporte de cientos de colaboradores que encuentran las noticias o que cuentan su propio caso, hacen posible este trabajo. La historia sigue y CONTINUAN apareciendo DENUNCIAS FALSAS, la parte positiva es que las mentirosas comienzan a ser castigadas con cierto rigor.

lunes, 7 de diciembre de 2009

El caso de Miguel Angel Torres será otra bomba que se vuelve en contra de la Ley de Violencia de Género

Sin duda estamos ante otra noticia que dará mucho que hablar. Este nuevo asunto no ha hecho más que empezar a dar dolores de cabeza a las defensoras y defensores radicales de la Ley de Vilencia de Género y Violencia Doméstica. El hombre es culpable siempre.
Otra vez médicos incompetentes que ven violaciones donde no las hay !!!
Vamos a terminar por no poder llevar a nuestros hijos al médico
Miguel Angel Torres Bracero ha sido acusado de maltratador, de abusar de su hija pequeña, cuando finalmente los presuntos indicios de violación vistos por los médicos incompetentes de turno, en partes íntimas de la pequeña, símplemente eran los propios de rascarse ella misma por tener lombrices intestinales.
-
Seis años después, el Juzgado de lo Penal 7 ha dado la razón al padre, que durante todo este tiempo ha venido manteniendo su inocencia.
La sentencia asegura que existe la “alta probabilidad” de que las lesiones de la pequeña se debiesen a que ella misma se rascaba porque tenía lombrices, lo que explicaría que la zona siguiese enrojecida aún incluso cuando dejó de ver al padre.
-
Mal vamos por este camino señores políticos.
.