Por desgracia

TOLERANCIA CERO CON LA VIOLENCIA, TODAS LAS VIOLENCIAS DE GENERO. Desde que entró en vigor la LIVG (Ley Integral Violencia de Género), muchas mujeres han sido salvadas de sus maltratadores, a muchas mujeres se les ha ayudado y protegido. Pero en ciertas ocasiones esta Ley también ha sido usada de modo injusto, a modo de arma contra hombres inocentes. Es comprensible que los gobiernos niegen la existencia de las denuncias falsas, pero el clamor de cientos de hombres que han sufrido el abuso y la tortura provocados por este mal uso, no es ninguna insignificancia que se pueda pasar por alto. Desde enero de 2007 este blog intenta servir como fuente de información que en muchas ocasiones no es fácil recopilar. El aporte de cientos de colaboradores que encuentran las noticias o que cuentan su propio caso, hacen posible este trabajo. La historia sigue y CONTINUAN apareciendo DENUNCIAS FALSAS, la parte positiva es que las mentirosas comienzan a ser castigadas con cierto rigor.

lunes, 7 de diciembre de 2009

Piden 20 años para una mujer que mató a su hijo de cinco años y además denunciaba que su marido intentaba matarla.

Las Palmas G.C.
Miércoles 29 de abril de 2009
-
Lanzó al bebé al vacío por n barranco en Costa Calma después de poner una denuncia a su marido en comisaria.
M. REYES La Fiscalía Provincial de Las Palmas solicita 20 años de internamiento psiquiátrico para la mujer que despeñó a su bebé por un barranco de casi cinco metros de altura. La fiscal acusa a Mariana Rivara de un delito de asesinato, pero sustituye la petición de cárcel por el ingreso en un centro penitenciario psiquiátrico, pues la procesada "lanzó al niño por el barranco convencida de que la perseguían y la querían matar".
En concreto padece una "esquizofrenia paranoide crónica de varios años de evolución", según sostiene la fiscal Rosario Sánchez Romero en su escrito de acusación.
Rivara tampoco tenía conciencia de su enfermedad mental cuando lanzó a su hijo al vacío. En ese momento se encontraba "en pleno brote psicótico agudo" y tenía "totalmente anuladas" sus capacidades mentales, una situación que la exime de responsabilidad criminal. De ahí la medida de internamiento solicitada.
Los hechos ocurrieron el 7 de mayo de 2008 en el mirador de Costa Calma, Fuerteventura. El niño, de apenas cinco meses de edad, murió dos días después en un hospital de Gran Canaria debido a los fuertes golpes sufridos en la cabeza.
La acusada había estado esa tarde en la comisaría de la Policía Local de Costa Calma. Allí se presentó con su hijo para interponer una denuncia por malos tratos contra su marido, según ella porque la familia de su esposo "quería matarla".
Ante la situación de nerviosismo e intranquilidad de Mariana, los policías decidieron llamar a su propio marido, que se presentó en las dependencias municipales a los pocos minutos y consiguió calmarla. Para ello le propuso que fueran juntos a la casa familiar.
Ella aceptó, pero el marido le sugirió que diera un paseo por la playa y lo esperara allí con el bebé, mientras él acudía a su puesto de trabajo para pedir el día libre. Fue en ese intervalo cuando se produjo el crimen. Mariana llegó al mirador donde termina el paseo de Costa Calma, dio varias vueltas sobre sí y tiró a Lucas Nasine por un barranco de 4,83 metros de altura con el propósito de quitarle la vida.
-