Por desgracia

TOLERANCIA CERO CON LA VIOLENCIA, TODAS LAS VIOLENCIAS DE GENERO. Desde que entró en vigor la LIVG (Ley Integral Violencia de Género), muchas mujeres han sido salvadas de sus maltratadores, a muchas mujeres se les ha ayudado y protegido. Pero en ciertas ocasiones esta Ley también ha sido usada de modo injusto, a modo de arma contra hombres inocentes. Es comprensible que los gobiernos niegen la existencia de las denuncias falsas, pero el clamor de cientos de hombres que han sufrido el abuso y la tortura provocados por este mal uso, no es ninguna insignificancia que se pueda pasar por alto. Desde enero de 2007 este blog intenta servir como fuente de información que en muchas ocasiones no es fácil recopilar. El aporte de cientos de colaboradores que encuentran las noticias o que cuentan su propio caso, hacen posible este trabajo. La historia sigue y CONTINUAN apareciendo DENUNCIAS FALSAS, la parte positiva es que las mentirosas comienzan a ser castigadas con cierto rigor.

jueves, 1 de octubre de 2009

PRIMERA TESIS resultado de estos años de investigación.

Antes de nada, nota para los pesados y pesadas de turno: Esta tesis no trata sobre las mujeres realmente maltratadas, sobre esas miles de mujeres que día a día sufren maltrato por parte de sus parejas. Esta tesis sólo se dedica a las mentirosas que ponen denuncias falsas por malos tratos. ¿Ha quedado claro no? A quien le moleste conocer la verdad sobre las mujeres mentirosas que ponen denuncias falsas por malos tratos que deje ya de leer y por favor váyase a otro blog que sea de su agrado.
Nota2, para los mismos: El que aquí escribe está convencido de que las denuncias falsas por malos tratos no representan la mayoría de las denuncias por violencia de género, sino que afortunadamente representan una minoría. Eso no significa que este problema de las denuncias falsas sea insignificante y que haya que ocultarlo.
--
Aprovechemos la ocasión para recordar el 016. Señora realmente maltratada, llame ya, no espere.
--
- Comencemos -
1. Los elementos del entorno que animan a poner denuncia falsa.
Tras estos años de investigación he podido corroborar que hay una serie de puntos en común en el modo de preparar y formular la denuncia falsa por parte de todas estas mujeres metirosas sin escrúpulos. Esto no es algo que ocurra por casualidad, se debe a que existen numerosos puntos de atención a mujeres desde los que se anima a formular la denuncia por maltrato, en muchos casos las personas que trabajan en estos centros ponen tanto empeño en promover la denuncia que se extralimitan de sus funciones.
Cuando se trata de un caso real de maltrato, toda la ayuda proporcionada a esta mujer siempre puede parecer insuficiente, por eso es fabuloso, maravilloso que se le abran los ojos a esa mujer destrozada, angustiada y temerosa. Sin embargo, cuando se trata de una mujer que acude a estos centros sólo buscando un benefício o venganza, los profesionales que la atienden le van poniendo en bandeja, todo mascado y digerido, los puntos y el guión para elaborar la denuncia falsa.
Los profesionales a los que me refiero no pueden permitirse estar cegados por un exceso de celo profesional, deben dedicar también el mismo interés para descartar a las mentirosas y que éstas no les hagan perder su tiempo ni consuman los recursos de otras mujeres que sí lo necesitan.
No sólo en estos centros se encuentran los "profesionales" que llegan a deformar la realidad provocando o promoviendo la despreciable acción de la mujer mentirosa, hay otros sectores implicados en esta problemática que cuentan con "profesionales" no aptos para realizar la honorable y necesaria dedicación de defender a las mujeres maltratadas de sus agresores.
Por suerte en el gremio de la policía existe sensibilidad frente al problema de las denuncias falsas, estos heroes de a pie cumplen con su trabajo como profesionales y siempre que hay denuncia actúan según la ley y las indicaciones de la Fiscalía al respecto.
Desgraciadamente dentro de este colectivo también hay algunos garbanzos negros que deberían ser amonestados, pues llegan a confundir su misión llegando más allá de los límites en los que debieran moverse. Esto lo digo porque casualmente presencié la acción de un agente de policía nacional de paisano insistiendo demasiado, poniendose pesado, a una chica que sólo tuvo una discusión con su novio. El agente insisto, se repetía demasiado y estaba presionando a la chica para que fuera a comisaría a poner una denuncia. La chica era la dependienta de una farmacia y yo era un cliente que esperaba ser atendido. Cuando el policía salió de la farmacia la chica suspiró e hizo un gesto a una compañera indicando su desaprobación por la insistencia del agente. En este caso no creo que la chica farmaceutica fuera a poner ninguna denuncia, pues parecía que el policía le daba más miedo que su novio.
Pero cuando este agente de policía actúe del mismo modo con una mujer sin escrúpulos y que sólo quiere destrozar la vida de su pareja, si a la mujer le quedaba alguna duda o le faltaba algo de valor para dar el paso, este agente de policía sin duda terminaría por convencerla para cometer la atrocidad de denunciar en falso a su pareja.
El agente al que me refiero era algo joven y según mi entender, estaba deseando tener algo de acción y arrastraba un gran afan de protagonismo. En esos momentos a mi se me pasaron por la mente imágenes de barrios muy deprimidos de mi ciudad, donde la delincuencia alcanza límites muy preocupantes, por otra parte también intuía que deben abundar los casos de mujeres que aterradas solicitan ayuda para que las libren de sus agresores y este señor insistía en dedicar su tiempo a esta chica que no le mostraba mucho interés a sus indicaciones y sigo preguntándome ¿como llegaría el agente a meterse en ese asunto en el que parecía que nadie le había llamado?. ¿Tenía el agente algún interés personal y no profesional con esa chica?. Nunca lo sabré.
2. Los tipos de mujeres que ponen denuncias falsas.
Estudiando las mujeres que supuestamente están formulando denuncias falsas por malos tratos, se llega a la concluión que entre ellas también hay puntos en común. La Tesis desarrollará este tema, profundizando cada vez más, urgando en la llaga, tocando el Talón de Aquiles de las feminazis. El primer asunto tratado por esta Tesis se refiere al tipo de mujeres que están detrás de las denuncias falsas.
--
Hay dos grandes grupos:
  1. Cuando la mujer denuncia en falso por malos tratos a su ex despues de separarse o divorciarse, pues ve que su exmarido o exnovio es más feliz sin ella o porque no está conforme con las condiciones del divorcio: Vease Caso Mag, Vease Caso Lydia Bosch
  2. Cuando la mujer denuncia en falso por malos tratos a su esposo justo antes de seperarse o divorciarse, ella o él puede estar iniciando los trámites para la separación o divorcio: Caso del que aquí escribe, o puede haber ocurrido un asunto de infidelidad matrimonial por parte de alguno de los dos: Caso del Juez Decano de Barcelona.

Una vez definidos estos dos grandes grupos, hay que decir que existen casos que suponen subgrupos con características compartidas de los dos grupos principales, pero todo queda reducido al final a las mismas pautas de comportamiento, las mujeres que denuncian en falso por malos tratos son hembras dominantes, celosas, egoistas, con ideas feministas deformadas y corrompidas por sus mentes maniáticas y enfermizas.

Entre todas estas mujeres que denuncian en falso por malos tratos hay un grupo (lamentablemente numeroso) que es el peor de todos, son las MISÁNDRICAS incurables. Una mujer misándrica no teme a los hombres, LOS ODIA. Las misándricas no lesbianas usan a los hombres para obtener un beneficio, llegando las "pobrecitas" a matener relaciones y vidas matrimoniales, aguantando incluso años con sus despojos varones, hasta que entienden que ya no obtendrán más beneficios o podrían obtener más si los eliminan. Es en ese momento cuando comienzan a elaborar la maquiavélica totura que lentamente irá acabando con ellos.

Un caso de ejemplo, quizás demasiado habitual.

Las denunciantes mentirosas comienzan unos meses antes de la denuncia a preparar el terreno, sin que el hombre se entere de nada, van soltando pildorazos aquí y allá, un comentario al pescadero del barrio, otro comentario a un familiar de ella, otro comentario en la escuela o instituto de los niños, y así poco a poco va minando la reputación del hombre y a ser posible en círculos que él no frecuente.

De esta forma, un hombre que hasta hace un mes parecía un esposo perfecto y un padre maravilloso, comienza a aparecer ante los demás como una mala persona con dudosa reputación.

Ahora surge una incognita razonable. No todas las mujeres por muy misándricas que sean sabrían llevar a cabo esta campaña de acoso y derribo tan sutil y perfectamente elaborada. Cierto, las pocas que saben hacerlo, desde luego no necesitan ayuda, pero las demás necesitan de una tutora que les guíe en el procedimiento para no dejar cabos sueltos y al presentar la denuncia, todo parezca que encaja.

Siempre se encuentran estas tutoras de un modo u otro. Muchas veces están al otro lado del teléfono de instituciones promujer y antihombres, sin decir nada lo dicen todo, con mensajes sutiles y no tan sutiles del tipo "yo en su lugar haría ...", "por si acaso busquese apoyos de confianza ..." , etc, etc.

Otras veces tenemos la mala suerte de que una de esas mujeres que trabaja o ha trabajado en estos centros se encuentra en tu entorno muy próximo, peor aún cuando ya no se dedica a esos menesteres oficialmente y el hombre víctima no se imagina por nada del mundo que su vecina de tres puertas más allá, es toda una experta en asuntos de mujer, denuncias por malos tratos y que sigue teniendo todos los contactos, teléfonos y manuales habidos por haber con los que se puede elaborar la mejor y la más bonita de las denuncias falsas por malos tratos.

La mujer misándrica mentirosa denunciante, a la que nos referimos en este ejemplo, por supuesto conoce de la actividad anterior de su vecina (la vecina ya se lo dejó caer hace tiempo) y un buen día se van juntas a tomar café para comenzar a preparar el pastel, mientras el hombre víctima que está trabajando está ajeno a todo lo que se le viene encima.

Esto se va poniendo interesante ...

Sigo elaborando la Tesis. Por favor vuelvan de nuevo para leerla completa.