Por desgracia

TOLERANCIA CERO CON LA VIOLENCIA, TODAS LAS VIOLENCIAS DE GENERO. Desde que entró en vigor la LIVG (Ley Integral Violencia de Género), muchas mujeres han sido salvadas de sus maltratadores, a muchas mujeres se les ha ayudado y protegido. Pero en ciertas ocasiones esta Ley también ha sido usada de modo injusto, a modo de arma contra hombres inocentes. Es comprensible que los gobiernos niegen la existencia de las denuncias falsas, pero el clamor de cientos de hombres que han sufrido el abuso y la tortura provocados por este mal uso, no es ninguna insignificancia que se pueda pasar por alto. Desde enero de 2007 este blog intenta servir como fuente de información que en muchas ocasiones no es fácil recopilar. El aporte de cientos de colaboradores que encuentran las noticias o que cuentan su propio caso, hacen posible este trabajo. La historia sigue y CONTINUAN apareciendo DENUNCIAS FALSAS, la parte positiva es que las mentirosas comienzan a ser castigadas con cierto rigor.

sábado, 2 de enero de 2010

Las feminazis, las nuevas bolcheviques del siglo XXI. ¿Ideas rancias en sociedades modernas?

Hembrismo y feminazismo son términos menos adecuados que el defemibolchevismo para describir a quien odia al hombre porque lo ve como un enemigo de género, nueva versión del enemigo de clase, como lo eran la burguesía y la aristocracia para los bolcheviques.
Observemos que la aparición de una ideología radical izquierdista basada en la lucha de géneros, término que sustituyó al de sexos, coincidió con el abandono en el mundo desarrollado de la dialéctica de la lucha de clases.
El marxismo-leninismo se aplica ahora atribuyéndole a la mujer el carácter de clase explotada. La mujer militante, como los bolcheviques, tiene la razón y el deber revolucionarios de romper las cadenas que atan su clase oprimida, el género.
Y si ella comete malos tratos físicos o sicológicos debe justificársele porque él “algo habrá hecho”, y además, porque el bien perseguido siempre será superior al mal ocasionado. Bajo este pensamiento se creó la ley contra la violencia de género zapaterista, con la que en un conflicto entre hombre y mujer él siempre será culpable como miembro de la clase explotadora.
Contra esta ley se ha expresado públicamente, poniendo en peligro su propio empleo, el juez Francisco Serrano, que descubrió cómo una mujer hacía enviar a prisión constantemente a su exmarido denunciándolo por malos tratos cuando él estaba a kilómetros de distancia. Juez de familia número 7 de Sevilla, Serrano conoce numerosos casos de denuncias falsas similares, y señala que si bien los hombres mataron este año a 54 mujeres, las mujeres provocaron numerosos suicidios y mataron a treinta hombres.
Cierto, los hombres son más violentos, pero no todas las mujeres son inocentes, como proclama el femibolchevismo, que exige ahora la destitución de este juez y, quizás, desearía facilitarle el final del Zar Nicolás II.
-
-

No hay comentarios: