Por desgracia

TOLERANCIA CERO CON LA VIOLENCIA, TODAS LAS VIOLENCIAS DE GENERO. Desde que entró en vigor la LIVG (Ley Integral Violencia de Género), muchas mujeres han sido salvadas de sus maltratadores, a muchas mujeres se les ha ayudado y protegido. Pero en ciertas ocasiones esta Ley también ha sido usada de modo injusto, a modo de arma contra hombres inocentes. Es comprensible que los gobiernos niegen la existencia de las denuncias falsas, pero el clamor de cientos de hombres que han sufrido el abuso y la tortura provocados por este mal uso, no es ninguna insignificancia que se pueda pasar por alto. Desde enero de 2007 este blog intenta servir como fuente de información que en muchas ocasiones no es fácil recopilar. El aporte de cientos de colaboradores que encuentran las noticias o que cuentan su propio caso, hacen posible este trabajo. La historia sigue y CONTINUAN apareciendo DENUNCIAS FALSAS, la parte positiva es que las mentirosas comienzan a ser castigadas con cierto rigor.

jueves, 25 de marzo de 2010

Jaen: Una mujer que puso denuncia falsa por malos tratos huye con sus dos hijas al descrubirse la falsedad.

Juan Ballesteros Alcalá fué acusado por su ex mujer con una denuncia por malos tratos. En el juicio celebrado se demostró que la denuncia era falsa.

Juan ha denunciado que lleva seis meses sin poder ver a sus cuatro hijas, pese a que el Juez ha levantado la orden de protección en favor de ellas.

El Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Jaén, en una resolución que ya es firme, archivó el 26 de octubre de 2009 la denuncia de la esposa, V.G.S. quién aseguró que su esposo la había violado el 15 de agosto de 2009 y que había maltratado a las hijas del matrimonio.

El Juez archivó las actuaciones por que los compañeros de trabajo del denunciado certificaron que aquella tarde estaba trabajando con ellos como camarero en un salón de celebraciones en ese día dos bodas.

El afectado Juan Ballesteros Alcalá , ha denunciado a EFE, que lleva seis meses sin poder ver a sus hijas por que su esposa ha dejado Los Villares, donde residia, y ningún Centro de Acogida ni nadie tiene noticias sobre el nuevo domicilio de la mujer. Ni los juzgados la encuentran para notificarle el archivo.