Por desgracia

TOLERANCIA CERO CON LA VIOLENCIA, TODAS LAS VIOLENCIAS DE GENERO. Desde que entró en vigor la LIVG (Ley Integral Violencia de Género), muchas mujeres han sido salvadas de sus maltratadores, a muchas mujeres se les ha ayudado y protegido. Pero en ciertas ocasiones esta Ley también ha sido usada de modo injusto, a modo de arma contra hombres inocentes. Es comprensible que los gobiernos niegen la existencia de las denuncias falsas, pero el clamor de cientos de hombres que han sufrido el abuso y la tortura provocados por este mal uso, no es ninguna insignificancia que se pueda pasar por alto. Desde enero de 2007 este blog intenta servir como fuente de información que en muchas ocasiones no es fácil recopilar. El aporte de cientos de colaboradores que encuentran las noticias o que cuentan su propio caso, hacen posible este trabajo. La historia sigue y CONTINUAN apareciendo DENUNCIAS FALSAS, la parte positiva es que las mentirosas comienzan a ser castigadas con cierto rigor.

jueves, 25 de marzo de 2010

Un hombre víctima de una denuncia falsa lleva seis meses sin ver a sus hijas despues de demostrarse su inocencia.

Un hombre que fue acusado por su mujer de una violación que no cometió ha denunciado que lleva seis meses sin ver a sus cuatro hijas, pese a que el juez ha levantado la orden de protección que lo impedía.


El Juzgado de Violencia sobre la Mujer de Jaén, en una resolución que ya es firme, archivó el 26 de octubre de 2009 la denuncia de la esposa, V.C.S., quien aseguró que su esposo la había violado el 15 de agosto de 2009 y que había maltratado a las cuatro hijas del matrimonio.

El juez archivó las actuaciones porque los compañeros de trabajo del denunciado certificaron que aquella tarde estuvo trabajando con ellos como camarero en un salón de celebraciones que ese día tenía dos bodas.

Además, la mujer aseguró que, tras la violación, se quedó unos días en casa de su cuñado, pero tanto éste como su esposa certificaron que sólo tomó café con ellos y que el objeto de la visita era recoger a las hijas de la denunciante y que "en ningún momento les dijo que había sido agredida", según el auto de archivo.

En cuanto al maltrato contra las hijas, el juez se basó en el propio testimonio de la mayor, que dijo que su padre "jamás le ha puesto la mano encima" y en que los vecinos "nunca han oído nada".

El afectado, Juan Ballesteros Alcalá, ha denunciado este martes, en declaraciones a Efe, que lleva seis meses sin poder ver a sus hijas porque su esposa ha dejado Los Villares (Jaén), donde residía, y ningún Centro de Acogida le quiere dar su actual domicilio.

Por ello, los juzgados no han podido notificar oficialmente a la denunciante el archivo del caso, ni la apertura de nuevas diligencias contra ella por falso testimonio ni la causa por divorcio, ha explicado Ballesteros.

El padre ha relatado que la Guardia Civil le dio un domicilio de Cádiz donde supuestamente residía su esposa, pero tras desplazarse allí descubrió que se trataba simplemente de unas oficinas de atención a la mujer, y posteriormente le dieron la dirección de una Casa de Acogida de Sevilla en donde la búsqueda resultó igualmente infructuosa.

Ha explicado que no ha conseguido ver a sus hijas, que tienen entre 9 y 3 años, desde el 27 de septiembre de 2009, cuando mantuvo con ellas el último contacto en el Punto de Encuentro Familiar de Jaén. El pasado 17 de febrero, el juzgado notificó a la Policía Local de Los Villares que la orden de protección dictada el 2 de septiembre de 2009, tras interponerse la denuncia de la esposa, quedaba revocada a todos los efectos.