Por desgracia

TOLERANCIA CERO CON LA VIOLENCIA, TODAS LAS VIOLENCIAS DE GENERO. Desde que entró en vigor la LIVG (Ley Integral Violencia de Género), muchas mujeres han sido salvadas de sus maltratadores, a muchas mujeres se les ha ayudado y protegido. Pero en ciertas ocasiones esta Ley también ha sido usada de modo injusto, a modo de arma contra hombres inocentes. Es comprensible que los gobiernos niegen la existencia de las denuncias falsas, pero el clamor de cientos de hombres que han sufrido el abuso y la tortura provocados por este mal uso, no es ninguna insignificancia que se pueda pasar por alto. Desde enero de 2007 este blog intenta servir como fuente de información que en muchas ocasiones no es fácil recopilar. El aporte de cientos de colaboradores que encuentran las noticias o que cuentan su propio caso, hacen posible este trabajo. La historia sigue y CONTINUAN apareciendo DENUNCIAS FALSAS, la parte positiva es que las mentirosas comienzan a ser castigadas con cierto rigor.

lunes, 26 de abril de 2010

Una mujer irá a juicio por simular unas lesiones por malos tratos

El Ministerio Público solicita 2.700 euros por una supuesta denuncia falsa.

Una mujer de 47 años se sentará próximamente en el banquillo de los acusados por simular supuestamente unas lesiones para culpar a su ex marido de malos tratos. La Fiscalía Provincial de Córdoba solicita una multa de 2.700 euros para la encartada, acusada de un delito de denuncia falsa.
Según el informe provisional, M. A. P. M. acudió el 14 de abril de 2004 sobre las 19:30 al centro médico de Fernán Núñez y comunicó al personal médico que había sido "víctima de una agresión por parte de su ex marido". Más tarde, manifestó a la Policía Local que la agresión se había llevado a cabo sobre las 19:00 en su propio domicilio, cuando, según el fiscal, lo cierto es que su ex pareja se hallaba a esa hora trabajando en la panadería familiar donde habitualmente desempeña su actividad laboral.
La acusada declaró en calidad de perjudicada dos días después ante el Juzgado de Instrucción número 1 de Montilla y atribuyó "falazmente" a su ex marido la autoría de un hecho punible "que éste jamás perpetró". La Justicia siguió su curso, hasta que el hombre finalmente se sentó en el banquillo de los acusados. En la sala de vistas, el tribunal "constató las patentes contradicciones de la acusada", por lo que la sentencia absolvió al varón.