Por desgracia

TOLERANCIA CERO CON LA VIOLENCIA, TODAS LAS VIOLENCIAS DE GENERO. Desde que entró en vigor la LIVG (Ley Integral Violencia de Género), muchas mujeres han sido salvadas de sus maltratadores, a muchas mujeres se les ha ayudado y protegido. Pero en ciertas ocasiones esta Ley también ha sido usada de modo injusto, a modo de arma contra hombres inocentes. Es comprensible que los gobiernos niegen la existencia de las denuncias falsas, pero el clamor de cientos de hombres que han sufrido el abuso y la tortura provocados por este mal uso, no es ninguna insignificancia que se pueda pasar por alto. Desde enero de 2007 este blog intenta servir como fuente de información que en muchas ocasiones no es fácil recopilar. El aporte de cientos de colaboradores que encuentran las noticias o que cuentan su propio caso, hacen posible este trabajo. La historia sigue y CONTINUAN apareciendo DENUNCIAS FALSAS, la parte positiva es que las mentirosas comienzan a ser castigadas con cierto rigor.

martes, 15 de junio de 2010

David Bustamante, absuelto de un delito de lesiones a Begoña Alonso

Después de cuatro años de encarnizado enfrentamiento y mucho sufrimiento para el cantante cántabro y su familia, hoy se ha dado a conocer la sentencia para la demanda que llevó ante los tribunales a David Bustamante, acusado por su ex novia, Begoña Alonso, por un supuesto caso de malos tratos.

Un juez le ha declarado inocente de todos los cargos que se le imputaban, siendo absuelto por un delito de lesiones en el ámbito familiar, una falta de amenazas y otra de injurias, por las que por las que la defensa de su ex pareja solicitaba un año de prisión, además de la prohibición de aproximarse a ella y su familia a menos de 500 metros, además de una indemnización de 39.715,38 euros por las supuestas lesiones.

La sentencia, hecha pública hoy, es en Primera Instancia y Begoña Alonso puede interponer un recurso de apelación en el plazo de diez días.

La sentencia, firmada por la jueza Carmen Viñaras Giménez, sustituta del Juzgado de lo Penal número 13 de Madrid, estima que ‘no se ha acreditado que en el transcurso de la disputa se produjera alguna agresión ni que el acusado fuera autor de las lesiones que presentaba Doña Begoña consistente en traumatismo en articulación temporo-mandibular izquierda para cuya sanidad sólo precisó de una primera asistencia sin tratamiento'.

La juez, en consecuencia, cree que no se puede concluir que la lesión que presenta sea consecuencia de una posible agresión de Bustamante, ya que presentaba un problema anterior en la zona de la mandíbula.

La magistrada estima, además, que los testigos de la acusación incurren en contradicciones con la denunciante y que la versión de Begoña Alonso en el juicio es diferente a la presentada en la denuncia de 2004, resultando que ‘podemos especular sobre cuál de las versiones se ajusta más a la verdad, pero ello es una mera especulación’, señala.

La sentencia concluye que la declaración de Alonso, por tanto, ‘no reúne los requisitos que vienen siendo exigibles para que pueda ser admitida’ y que ‘no han resultado probados los hechos que se le imputan al acusado’, prevaleciendo ante dos testimonios enfrentados el principio de presunción de inocencia.


El origen: Una discusión en 2005

La bailarina vasca denunció al ex triunfito de haberla golpeado el día 5 de abril de 2005, sobre las 23.30 horas, en el interior del domicilio común después de mantener una acalorada discusión. Unos días después, la pareja anunció su ruptura.

A pesar de que Begoña presentaba un parte médico tras la supuesta agresión, la jueza no lo ha considerado suficiente motivo ya que la Sra. Alonso ha omitido diversa información importante para la elaboración de los informes periciales médicos, así al doctor González (cirujano máxilofacial) que elabora el primer parte de asistencia, nada le dice sobre una artritis que sufría con anterioridad a los hechos, fue en en el acto del juicio cuando reconoce padecer un problema con la mandíbula por la que no puede abrir bien la boca utilizando una férula de descarga desde 2005 o que en el año 1997 sufrió una agresión en el colegio y tuvo lesiones en la nariz y el pómulo, impidiendo con ello que el citado facultativo le realizara pruebas complementarias, al presentar una discreta tumefacción y no darle importancia’.

Tampoco ha ayudado a Begoña el testimonio de una compañera de trabajo que le acompañó al hospital, ya que este testigo aseguró en el juicio que ‘no vio signos externos de lesión’ y que a pesar de que Begoña le había dicho que había tenido una discusión con David y le había dado un golpe en el oído, ella vio ‘un poco roja la mejilla pero quizás fuer aporque se estaba tocando, no vio ningún golpe’.

Añadió esta testigo en su declaración que ello no había presenciado nunca que ‘David insultara o pegara a Begoña’, algo que, según esta magistarada va contra lo declarado por Begoña ya que la incluía en el juicio como testigo ‘de los malos tratos’ de David hacia ella.


Begoña: dos versiones diferentes

Otro de los asuntos que no ha pasado por alto la magistrada es que el testimonio de la denunciante ha variado mucho a lo largo de estos casi cinco años. ‘La versión de los hechos de Begoña en el juicio dista de lo que señaló en su día en el parte de lesiones’ a pesar de que ésta alega que no se acuerda muy bien por el paso de los años. En la denuncia aseguraba que había sido ‘un golpe en el oído izquierdo para después taparle la cara con la almohada con la intención de ahogarla’, sin embargo el día de la vista oral señaló que David ‘le dio un empujón y un puñetazo, todo seguido, creyó que le había reventado el tímpano, le puso una almohada y le siguió dando puñetazos’.


No presenta el perfil de mujer maltratada

Otro de los motivos que le han llevado al juez a absolver a Bustamante es el pasado supuestamente violento de la joven: ‘No parece que la denunciante pueda encuadrarse en el perfil de mujer maltratada teniendo en cuenta otros episodios agresivos en los que se ha visto envuelta y su trayectoria vital’.

La magistrada se refiere a la sentencia por la que Alonso era condenada a indemnizar su último novio, Fernando Giménez, tras quedar demostrado que era autora responsable de un delito de malos tratos físicos y psicológicos hacia su persona. Entre otras cosas, la sentencia reconocía que la modelo llegó a amenazar con un cuchillo de cocina a su novio.

Por todo ello, este tribunal madrileño cree que ‘no son prueba suficiente los informes forenses ni sus declaraciones (..) ante la ausencia de información y lo escasamente verosímil que resulta intentar relacionar una discreta tumefacción con la movilidad mandibular de apertural oral normal, sobre todo con las declaraciones de la defensa en orden a que ‘Begoña con anterioridad a los hechos chasqueaba la mandíbula, que lo hacía como una gracia’.

Además, la jueza cree que los testigos de la defensa mantuvieron versiones contradictorias con las mantenidas por la víctima en el juicio.

Lo que valora negativamente también este juzgado es el cariz mediático que tomó el caso por Alonso el hecho de que la víctima ‘haya participado en programas de televisión comentando este suceso, hecho reconocido por ella misma, cobrando dinero, lo que hace pensar en motivos económicos, con un riesgo de una posible instrumentalización de la justicia penal dada la fama del acusado como cantante’.


Los Bustamante, felices con el fallo judicial

David Bustamante, que ha recibido la noticia desde su domicilio en Madrid se encuentra ‘feliz’ con la resolución. Hay que recordar que el cantante, su mujer y toda su familia ha sufrido mucho con este asunto.

Begoña Alonso, por su parte, ha confirmado que recurrirá la sentencia, para lo que cuenta con un plazo de 10 días. Lo que está claro es que, de momento, la justicia ha hablado a favor del cantante en detrimento de la joven vasca, quien de momento no ha podido probar que el triunfito cántabro fuera el autor de una supuesta lesión en la mandíbula.

2 comentarios:

Garrido Simon, A.L. dijo...

La jueza sustituta Carmen Viñaras Giménez ha debido actuar así por la repercusión mediática de esos hechos y sus protagonistas.
En mis casos en Colmenar Viejo, no actuó análogamente.
O sea: propaganda para la justicia.Con minúscula.

Garrido Simon, A.L. dijo...

Propaganda.
La jueza sustituta Carmen Viñaras, no actuó análogamente en Colmenar Viejo en los pleitos en que me ví envuelto.
Y se negó ( ella misma ) a ser recusada, etc... etc...