Por desgracia

TOLERANCIA CERO CON LA VIOLENCIA, TODAS LAS VIOLENCIAS DE GENERO. Desde que entró en vigor la LIVG (Ley Integral Violencia de Género), muchas mujeres han sido salvadas de sus maltratadores, a muchas mujeres se les ha ayudado y protegido. Pero en ciertas ocasiones esta Ley también ha sido usada de modo injusto, a modo de arma contra hombres inocentes. Es comprensible que los gobiernos niegen la existencia de las denuncias falsas, pero el clamor de cientos de hombres que han sufrido el abuso y la tortura provocados por este mal uso, no es ninguna insignificancia que se pueda pasar por alto. Desde enero de 2007 este blog intenta servir como fuente de información que en muchas ocasiones no es fácil recopilar. El aporte de cientos de colaboradores que encuentran las noticias o que cuentan su propio caso, hacen posible este trabajo. La historia sigue y CONTINUAN apareciendo DENUNCIAS FALSAS, la parte positiva es que las mentirosas comienzan a ser castigadas con cierto rigor.

viernes, 4 de junio de 2010

El caso de Antonio. Acusado, aireado y declarado inocente.

Si tu ex te acusa de maltrato o violación, ya te puedes despedir o luchar mucho y tener suerte. Este último es el caso de Antonio que a continuación os contamos.

Este caso tiene "tela". Ella denuncia lo clásico: que durante media vida le hacía toca clase de perrerías, pero que no denunció hasta después de divorciarse. Viejo modelo de denuncia que se encuentra por doquier.

Como es lógico la prensa se hace eco de todas las barbaridades, sin que se contraste nada. No en vano, con la simple denuncia el está medio condenado, y ella se considera víctima, sin resolución judicial. Un poco de sensiblería, lo hace creible y, por supuesto, el fiscal se lo cree todo, hasta el punto de pedirle 46 años de prisión. Algo típico también de los fiscales, que parecen haber encontrado la solución a su falta de productividad en creer a ciegas a la mujer, sin cuestionarse nada, que ya se sabe, sólo sirve para bajar la productividad y crearse problemas.

Pero este caso ha tenido final feliz, ya que le han absuelto, pues hay jueces que cumplen con su obligación de analizar lo ocurrido. No había ni un parte médico, ni un testigo que viese algo directamente.

La Audiencia Provincial pone en duda la declaración de la denunciante: primero porque negó que un hombre le hubiese enviado un mensaje que luego se probó que existía.

Segundo, porque una testigo la vio besarse con otro hombre cuando estaba casada con Antonio B.P. «Hechos estos que empañan la credibilidad del testimonio de la mujer (...) y que pudieran haber sido el móvil por el que ella denuncia».

En el juicio el acusado dijo que ella lo había denunciado para ocultar una infidelidad con uno de sus mejores amigos. Además, para la Audiencia «resulta sorprendente también que dada la gravedad de las agresiones que denuncia no diera detalles de por qué y cómo se produjeron, ni precisara cómo la forzaba, ni presentara síntomas alguno de violencia dada la forma en la que dice que se efectuaban las violaciones».

El circo mediático ha llegado a su fin para Antonio. Ahora nos quedamos con una víctima que veremos que hace: Antonio.

Agradecemos a la Audiencia Provincial su esfuerzo en investigar el trasfondo de las declaraciones, y les invitamos a que hagan lo necesario para que cunda el ejemplo. Todavía recuerdo las palabras de un ilustre juez, que decía:

dado que no es esa la versión de la denunciante y porque resultaría hasta indiferente que dijese o no tales palabras, que las dijo por haberlo sostenido así la denunciante ...

Afortunadamente, esta sección de la Audiencia Provincial, parecen mejores profesionales que el anterior juez, y Antonio ha tenido la suerte de no encontrarse con otra clase de juez que simplifique sus deliberaciones, simplemente dando plena credibilidad a la mujer, independientemente de cualquier otra consideración.

En este caso, el móvil parecía claro:

intento de la mujer por "esconder una infidelidad con un amigo cercano" a la pareja, algo que la denunciante rechazó, aunque parece que no dudó en mentir con lo del mensaje.

Pero, aunque parezca algo nuevo, el Tribunal Supremo ya advertía desde hace mucho de los intereses espurios en las causas de divorcio, pero esto de la justicia ya sabéis como es: el juez hace caso a aquello que le viene bien para hacer lo que quiere, ignorando el resto.

3 comentarios:

mª remedios dijo...

Por favor, necesito esta sentencia o la fecha de la misma. Estoy en apuros muy parecidos, Me piden 9 años (la fiscal de Jaén)y 6 la acusación. El móvil: que no quería volver con ella.

mª remedios dijo...

Por favor, necesito esta sentencia, y la original de Ubeda, si es posible.Me piden 9 años (la fiscal de Jaén) y el móvil es que no quise volver con ella. Gracias

mª remedios dijo...

He visto la sentencia de la Audiencia de Jaén y es espeluznante: de 46 años que le pedían, se queda en un quebrantamiento de condena, pero el TS revoca la sentencia y la devuelve a la Audiencia, por estar mal hecha. No he podido encontrar la definitiva.
¿Dónde está publicada?