Por desgracia

TOLERANCIA CERO CON LA VIOLENCIA, TODAS LAS VIOLENCIAS DE GENERO. Desde que entró en vigor la LIVG (Ley Integral Violencia de Género), muchas mujeres han sido salvadas de sus maltratadores, a muchas mujeres se les ha ayudado y protegido. Pero en ciertas ocasiones esta Ley también ha sido usada de modo injusto, a modo de arma contra hombres inocentes. Es comprensible que los gobiernos niegen la existencia de las denuncias falsas, pero el clamor de cientos de hombres que han sufrido el abuso y la tortura provocados por este mal uso, no es ninguna insignificancia que se pueda pasar por alto. Desde enero de 2007 este blog intenta servir como fuente de información que en muchas ocasiones no es fácil recopilar. El aporte de cientos de colaboradores que encuentran las noticias o que cuentan su propio caso, hacen posible este trabajo. La historia sigue y CONTINUAN apareciendo DENUNCIAS FALSAS, la parte positiva es que las mentirosas comienzan a ser castigadas con cierto rigor.

sábado, 7 de agosto de 2010

Un hombre recupera a sus cuatro hijas, que perdió tras una denuncia falsa

Viernes, 06 de Agosto de 2010 13:18
Diario JAEN
JAÉN -

En marzo. Juan Ballesteros muestra el archivo de la denuncia.

Foto:RAFAEL CASAS

Enrique Alonso / Jaén


Juan Ballesteros vivió, ayer, uno de los días más felices de su vida. Acudió a Cádiz a la vista de un juicio y volvió con sus cuatro hijas después de que la juez ordenara a la madre que se las entregara para que se cumpliera una sentencia que le daba la custodia después de pasar meses de “calvario”. El 1 de septiembre de 2009, la vida de Juan Ballesteros dio un giro inesperado. Su mujer se personó en el cuartel de la Guardia Civil de Los Villares y lo denunció por malos tratos y violación. Fue arrestado, durmió en el calabozo y comenzó a visitar los juzgados. Sin embargo, el 26 de octubre de ese mismo año, el Juzgado de Violencia de Género de Jaén archivó la causa contra él por falta de pruebas. Sus compañeros dijeron que el día de los hechos denunciados —15 de agosto de 2009— estaba en el trabajo. Además, el juez se basó en un testimonio de la hija mayor.

En cambio, cuando dejó de estar imputado por malos tratos y violación, sus hijas ya no estaban. Las cuatro se habían marchado dentro del programa que protege a las mujeres víctimas de la violencia doméstica que tiene en marcha la Junta de Andalucía. Entonces, pasó a la ofensiva y demandó a su mujer por falsa denuncia y por un delito contra las relaciones familiares. También, comenzó a pelear para poder ver a sus hijas e, incluso, obtener la custodia.

“Viví un infierno. Pasaron meses en los que no sabía dónde estaban ni como localizarlas”, explica. A los nueve meses, se dictó un régimen de visitas. Podía verlas el fin de semana y cumplió su deseo en junio. Fueron tres veces cada quince días. También consiguió la custodia. En cambio, la sentencia dictaba que el mes de vacaciones de julio le correspondía a su madre, por lo que no llegaron a vivir en su casa. En cambio, su sorpresa llegó cuando el 1 de agosto se presentó en Cádiz —siempre según su testimonio— con dos coches para recoger a las cuatro niñas —de 9, 7 y dos de 4 años— y su mujer se negó a entregárselas. Por ello, acudió a la Policía Nacional para interponer una demanda por incumplimiento de sentencia. Ayer, fue la vista en Cádiz.

En ella, según explica Juan Ballesteros, la juez preguntó a su madre los motivos por los que no se las había entregado, tal y como dictaron los tribunales. Alegó que porque las menores no querían y le tenían miedo al padre, según relata. Entonces, se produjo un hecho curioso y es que la juez aceptó una petición del padre, que era la de llamar a su hija mayor con el móvil en “manos libres” para que escuchara que las relaciones eran normales. Así se hizo. Entonces, la titular del juzgado ordenó que se cumpliera la sentencia y que Juan Ballesteros estuviera con sus hijas antes de las cinco de la tarde. Luego, viajaron hasta Jaén. Aún queda abierto el proceso judicial de falsa denuncia contra la madre, en el que también se responsabiliza del daño por no ver a sus hijas a la Junta.

http://www.diariojaen.es/index.php/menujaen/25-notlocales/24610-un-hombre-recupera-a-sus-cuatro-hijas-que-perdio-tras-una-denuncia

1 comentario:

carlos dijo...

Después de un terrible calvario, mucho tiempo, esfuerzo y dinero, le dan la razón. Pero nunca serà resarcido del daño recibido. En cambio ella, con sólo un testimonio falso ha recibido toda la ayuda estatal para hacer ese daño impunemente