Por desgracia

TOLERANCIA CERO CON LA VIOLENCIA, TODAS LAS VIOLENCIAS DE GENERO. Desde que entró en vigor la LIVG (Ley Integral Violencia de Género), muchas mujeres han sido salvadas de sus maltratadores, a muchas mujeres se les ha ayudado y protegido. Pero en ciertas ocasiones esta Ley también ha sido usada de modo injusto, a modo de arma contra hombres inocentes. Es comprensible que los gobiernos niegen la existencia de las denuncias falsas, pero el clamor de cientos de hombres que han sufrido el abuso y la tortura provocados por este mal uso, no es ninguna insignificancia que se pueda pasar por alto. Desde enero de 2007 este blog intenta servir como fuente de información que en muchas ocasiones no es fácil recopilar. El aporte de cientos de colaboradores que encuentran las noticias o que cuentan su propio caso, hacen posible este trabajo. La historia sigue y CONTINUAN apareciendo DENUNCIAS FALSAS, la parte positiva es que las mentirosas comienzan a ser castigadas con cierto rigor.

sábado, 30 de octubre de 2010

EI maltratador que no lo era

Absuelto tras pasar un año viendo al hijo una hora semanal por una denuncia falsa.

PEDRO SIMÓN
Madrid

Dice que se perdió las primeras Navidades del bebe, los primeros Reyes, el primer cumpleaños y el primer porrazo de andarin. Y que cuando vinieron con el recogedor a barrer los pedazos y le pidieron perdon, ya no hubo forma de recomponer una parte del jarron roto.
Se llama Diego Martin, vive en Logrono, tiene 37 años y ha estado casi uno viendo a su hijo solamente una hora a la semana y bajo vigilancia.

Esta es la historia de un maltratador que no lo era.
En una sentencia dictada el14 de mayo de 2010, la Audiencia Provincial de La Rioja ha absuelto finalmente al padre de un delito de malos tratos hacia su ex pareja porque «no hay circunstancia
alguna que lo corrobore». Ni parte de lesiones. Ni el testimonio de la Policia que se personó en el lugar de los hechos. Ni la declaracion de los testigos. Con Diego dio igual.

«Me acusaron de todo sin pruebas. Me dejaron casi un ano sin ver a mi hijo. ¿Quien me devuelve el tiempo? El que pega a una mujer es un cobarde. Estoy en contra de la violencia de genero con toda mi fuerza. Que no haya dudas de eso».

Diego conoció a Noelia en 2007. Sonaron clarines entre aquella divorciada y aquel soltero, y al cabo les vino un nino que le puso cemento a la relacion. Alli habia base para comenzar a levantar algo entre dos. La cosa se fue al garete. A Diego le pusieron la maleta en la puerta. Y dice el hombre que, al despedirse, recibio un portazo con seis palabras:

«Te voy ajoder la vida».

Desde entonces, para el padre, ver al nino empezó a ser como recibir las sobras. Un rato a la semana solo. En presencia de ella. Diego cuenta ahora que barruntaba encerrona y que, cuando ella decia de quedar, el siempre sugeria un lugar publico, un parque concurrido, la puerta de un hotel. «Donde hubiera camaras de seguridad grabando».

El dia de la agresión que no existió fue el12 de noviembre de 2009. Diego fue a ver a su hijo a primera hora de la manana. Acudio al portal de los padres de su ex, donde ella dejaba al pequeno para ir a trabajar. Lo que pasó luego es un sendero del que salen dos caminos. La versión de la madre es que recibio una «agresion», que fue «empujada por el cuello» y «agarrada por las munecas» con violencia. A las 12.59 horas fue atendida en el Servicio de Urgencias del Hospital San Pedro. A las 14.55 horas se persona en comisaria para interponer la denuncia. Las medidas provisionales del Juzgado de Violencia sobre la mujer número 1 de Logrono incluyeron una orden de alejamiento y el separarle del crío. El fiscal le pedía nueve meses de prisión.
La version de la Justicia es otra. «Cuando el aparó el vehículo sobre la acera, el acusado abrió la puerta trasera derecha y sacó al nino», dice la sentencia del Juzgado de la Penal numero 2, de 12 de enero de 2010.
«Se inicio una discusion entre ambos. Noelia se dirigio al portal y llamó al domicilio de sus padres, bajando su madre», se recoge en los hechos probados. «Momento en el que, tras una breve conversación, el acusado hizo entrega del nino».
En su parte de intervencion, la Policia dijo que vió que los dos «hablaban civilizadamente», que no observaron «lesion ni nada» en la mujer, que vieron «dudas en la victima» y que «no se encontraba despeinada ni detalló la supuesta agresión>.
La facultativo que atendio a Noelia en Urgencias no apreció «absolutamente ningún hallazgo, sino únicamente intenso nerviosismo». Del testigo que llevo la falsa agredida -que ofreció tres versiones distintas- se burl6 hasta lajuez: «No se explica como [el testigo], estando la puerta del coche abierta, intentando el acusado sacar al niño cuando Noelia intentaba impedirselo, puede ver que le agarre la muneca, salvo que la puerta del auto sea transparente».
«Fui allí porque llevaba dias sin dejarme ver al hijo. Abri la puerta del coche para sacarle de la sillita y darle un beso. Discutimos. Entonces ella se puso nerviosa y empezo a darme patadas. Creo que fue su padre el que llama a la Policia. Me dijo: 'Y si tienes cojones te quedas'. Yo le conteste: 'Pues claro que me quedo, oiga, que yo no he hecho nada'».
La Justicia determinó que al hijo lo vería con cuentagotas. Asi fue todo este tiempo. Cuando por fin Diego cantó victoria en primera instancia, su ex pareja recurrió aquella sentencia del Juzgado de lo Penal. La Audiencia le ha dado la razón igual. Ala espera de que se modifiquen las medidas que se tomaron en su dia, el padre sigue viendo al crio como gorrión que recibe migajas. «Tiene 16 meses. A pesar de que se ha aclarado todo aún le sigo viendo sól0 en un punto de encuentro, acompanado, los domingos, de 10 a 11 de la manana. Me explican que hay que esperar».
Le decimos a Diego que van 32 muertas en lo que va de añoo. «Ya», contesta. «La violencia de genero es algo muy serio. No entiendo como hay mujeres que todavia pueden jugar con esto».