Por desgracia

TOLERANCIA CERO CON LA VIOLENCIA, TODAS LAS VIOLENCIAS DE GENERO. Desde que entró en vigor la LIVG (Ley Integral Violencia de Género), muchas mujeres han sido salvadas de sus maltratadores, a muchas mujeres se les ha ayudado y protegido. Pero en ciertas ocasiones esta Ley también ha sido usada de modo injusto, a modo de arma contra hombres inocentes. Es comprensible que los gobiernos niegen la existencia de las denuncias falsas, pero el clamor de cientos de hombres que han sufrido el abuso y la tortura provocados por este mal uso, no es ninguna insignificancia que se pueda pasar por alto. Desde enero de 2007 este blog intenta servir como fuente de información que en muchas ocasiones no es fácil recopilar. El aporte de cientos de colaboradores que encuentran las noticias o que cuentan su propio caso, hacen posible este trabajo. La historia sigue y CONTINUAN apareciendo DENUNCIAS FALSAS, la parte positiva es que las mentirosas comienzan a ser castigadas con cierto rigor.

viernes, 24 de septiembre de 2010

Nuevas denuncias falsas ponen en entredicho la ley de violencia

Según Fadie, el caso de Santos, que estuvo en prisión acusado por su ex mujer que se autolesionó, es «sólo la punta del iceberg»

ABC
Día 06/09/2010
SEVILLA

El caso de José Antonio Santos, que pasó once meses en la cárcel por una denuncia falsa de su ex esposa, que se autolesionó, y ha permanecido alejado de su hijo, es «sólo la punta del iceberg» de las denuncias falsas por violencia machista, según la Federación por la Igualdad Fadie. José Antonio Santos, pese a ser inocente, ingresó en prisión acusado de malostratos por su ex mujer cinco años después de su separación, en febrero de 2007 y permaneció en ella hasta enero de 2008.
En un comunicado, la Federación Andaluza para la Defensa de la Igualdad Efectiva (Fadie) denuncia «el obstinado encubrimiento del Gobierno español respecto a la existencia de falsas denuncias y el Síndrome de Alienación Parental». Además del caso de Santos, en el que un auto judicial ha advertido a la madre de su hijo que, de seguir dificultando los encuentros de padre e hijo, podría ser procesada por un delito de desobediencia al juez, la Fadie ha recordado que hace dos semanas «un placentino reclamó al Ministerio de Justicia una indemnización de 300.000 euros por haber estado casi 18 meses preso».
En este otro caso de Plasencia el encarcelamiento se debió «a una denuncia falsa de su ex pareja sentimental, que se autolesionó para acusarle de maltrato». Con motivo de este «atropello a los derechos fundamentales», la Fadie ha anunciado que asociaciones, juristas y profesionales están preparando una denuncia contra el Estado Español ante varios tribunales y organismos internacionales «por haber aprobado una legislación que vulnera el principio de presunción de inocencia».
La Ley de Violencia de Género, vulnera igualmente, según la Fadie, «el derecho constitucional de igualdad, el derecho a las relaciones familiares y el derecho a la libertad de expresión de los jueces que son expedientados por el CGPJ por atreverse a denunciar las injusticias que acarrean las leyes de Divorcio y Violencia de Género». La Fadie también exigirá «una ley en el marco internacional, que penalice a los progenitores que cometan Alienación Parental, del mismo modo que recientemente acaba de firmar el presidente de Brasil, Lula Da Silva».

El Tribunal Supremo liquida la justicia de género en su doble vertiente civil y penal


http://www.secuestro-emocional.org/main/liquidacion-fundamentalismo-genero.html

Varias sentencias del Tribunal Supremo nos hacen soñar con la vuelta del sentido común a la justicia. Puede ser un espejismo, pero en cualquier caso abren las puertas a la casación

El Tribunal Supremo especialmente, y un poquito el Tribunal Constitucional han comenzado el principio del fin del fundamentalismo de género.

Como sabéis muchos son los que culpan de la situación actual a la existencia de la ley de violencia de género en exclusiva, olvidándose de la actuación judicial que creemos es lo peor y esto ya está liquidado.

En lo civil, esta basura que nos cuentan de por qué no es bueno para nuestros hijos que tengan madre y padre (padre realmente), ha quedado liquidado por considerar que no existen criterios legales para hacer tal manifestación.

En lo penal hay varias cuestiones:

1. La ley de Violencia de Género eleva a la categoría de delito cosas como un tirón de pelos, una amenaza del estilo "te vas a enterar", etc., algo que habitualmente es difícil de probar. Si unimos a eso que la clarividencia judicial es capaz de "percibir" que eso ocurrió, tenemos el binomio fundamental para que las denuncias falsas prosperen. Esas faltas siguen siendo delito, en determinadas circunstancias, como veremos, pero, esa clarividencia tan perversa, ya está desautorizada por el Tribunal Supremo.
2. Pero hay más, para que ese tirón de pelos, si se demuestra que existe, por algo más que la simple palabra de la que denuncia, habilite para la agravación de la condena, ahora es necesario que, tal como exige el Tribunal Supremo, se demuestre machismo.
3. Pero la cosa no queda ahí. Antes la ex- lloraba un poco, contaba una historia .... y ya estaba, te condenaban por la credibilidad del testimonio y, lo que era más grave y, que muchos, juristas incluidos, todavía no entienden, el tribunal de apelación, la Audiencia Provincial, no entraba a valorar dicho testimonio por no haberlas oído directamente, en virtud del principio de inmediación. Ahora el Tribunal Constitucional dice que lo que hay que hacer es repetir la declaración, algo que para muchos mortales nos parecía evidente.

En resumen, algún día los jueces empezarán a hacer bien su trabajo y tendrán que respetar la jurisprudencia que, si no se tuerce con el tiempo, acabará con la justicia fundamentalista de género. Tenemos que conseguir que los abogados se enteren de lo que aquí hemos señalado para que lo invoquen, una y otra vez. Cuanto mejor se enteren los abogados, antes acabaremos con esta justicia fundamentalista y quizás, esperemos que antes de lo que creemos, se acabe con este estado de cosas ...

Hasta ahora, ella te denuncia, el juez te condena en base a la clarividencia judicial, que le habilita para saber que ella, por más que mienta, dice la verdad, luego apelas y por el principio de inmediación, no te revisan el caso (sólo en apariencia), con lo que te quedas con la condena que, en circunstancias normales, podría ser una multa, que gracias a la ley fundamentalista de género, pasa a ser de prisión, porque se asume que ere machista, por el simple hecho de ser hombre. Hoy, ya, nada de esto es legal.

OTRA ESCANDALOSA DENUNCIA FALSA: El tiro por la culata

Denuncian a un Tetrapléjico por maltratador

http://www.eldia.es/2010-09-05/sociedad/4-tiro-culata.htm

El tiro por la culata

Ha hecho falta otra orden judicial para que Juan Francisco saliera ayer de la comisaría y, por fin, pudiera ir a su hogar, cuya hipoteca abona en su totalidad desde que lo compró, aunque apenas lo ha usado.

Marrero testificó ayer en los juzgados de Santa Cruz y quedó en libertad. La juez también tomó declaración a un hijo de la pareja, que es mayor de edad, y ratificó que su padre nunca ha cometido el maltrato que denuncia su madre y que es incapaz de hacerlo, porque tiene una gran invalidez en los miembros inferiores y superiores y necesita ayuda para cualquier movimiento.

Este gran dependiente sufrió un accidente laboral muy grave hace 7 años y por falta de cuidados se ha degenerado de tal forma que está diagnosticado como gran dependiente.

Ana Galván, la abogada de Marrero, que ha visto las artimañas usadas por la ex pareja de Marrero para expulsarle de su casa, solicitó ayer al Juzgado el arresto de María Mercedes Hernández, precisamente, por ser ella la que ha estado durante años en posesión de armas sin la licencia correspondiente.

Marrero se vio obligado a pernoctar una noche en una comisaría donde no existe un cuarto de baño adaptado para dependientes y, ni siquiera, una cama. Sus vecinos tuvieron que llevar a la citada comisaría "el chato", además de la cena.

TOMA YA!!

--
el 9/06/2010 06:32:00 PM

Denuncian a un Tetrapléjico por maltratador

Publicado por Teixo para PADRES DIVORCIADOS

5/sep/2010 EL DÍA, S/C de Tenerife

Juan Francisco Marrero, el tetrapléjico que, presuntamente, ha sido víctima de una denuncia falsa de maltrato, no pudo entrar en su casa el viernes por la tarde, a pesar de contar con una orden judicial que le permitía el acceso a su vivienda, sino que pasó la noche en la Comisaría de la Policía Nacional de Pérez de Ayala, después de que su ex pareja entregara a la policía, esa misma tarde, unas viejas armas que guardaba en su piso, alegando que eran de Marrero.

Lo curioso es que este tinerfeño lleva 5 años sin pisar su vivienda, siempre por la negativa de su ex pareja, que es la ocupante del hogar desde el año 2005.
-

sábado, 18 de septiembre de 2010

Piden dos años de cárcel para una divorciada acusada de evitar las visitas con su padre....¡¡¡

El fiscal considera que la mujer hacía que el menor llorase para evitar los encuentros

Autor: Alberto Mahía

Fecha de publicación: 7/9/2010

Por querer destruir la relación entre padre e hijo y, entre otras cosas, por llegar a provocar llantos en el menor para que no fuese con su progenitor, una coruñesa ocupará la próxima semana el banquillo de los acusados y, si no logra convencer al juez de su inocencia, podrá ser condenada a dos años de prisión como autora de un delito contra los derechos y deberes familiares.

Los hechos no son de ahora, ya se venían arrastrando desde que la procesada emprendiera, en el 2004, los trámites para separarse del que era su marido y ahora denunciante. Cuenta la acusación pública en su escrito de calificación que nada más producirse la ruptura matrimonial la procesada incumplió el régimen de visitas que impuso el juzgado de familia, que como medidas provisionales ordenaba a la madre entregar al hijo de ambos dos domingos al mes durante dos horas, de cinco a siete de la tarde. Ni eso. Los incumplimientos, según afirma el fiscal, fueron el pan nuestro de cada día. Ni siquiera hacía caso a los continuos requerimientos judiciales que le fueron enviando a lo largo de estos últimos años.

Órdenes judiciales

El juzgado de familia, a pesar de la situación, fue ampliando con el tiempo el régimen de visitas. De dos horas cada 14 días a siete; y así en adelante. Pero nada. Todo seguía igual. La mujer continuaba quedándose en casa cuando estaba obligada a llevar al menor a un punto de encuentro en A Coruña. El juez decretó incluso que fuesen los psicólogos quienes actuasen como intermediarios entre padre y madre a la hora de que el menor pase del cuidado de uno a otro sin que los padres tengan que verse la cara.

El fiscal recuerda en su escrito de acusación que la madre siempre «hizo caso omiso de la obligación que tiene de fomentar el contacto entre padre e hijo, manteniendo una actitud obstructiva y reticente al cumplimiento de las resoluciones judiciales, negándose continuamente a dejar al menor en compañía de los profesionales del punto de encuentro para que estos le entregasen el niño al padre». Añade la acusación pública que la procesada llegaba incluso a «alentar los gritos y llantos en el niño con la finalidad de preconstituir así la excusa para no realizar la entrega», diciendo que era el menor el que no quería ir con el padre.

http://www.lavozdegalicia.es/galicia/2010/09/07/0003_8711387.htm

Multada con más de 14.000 euros por falsas denuncias abusos sexuales y maltrato

Una mujer de Sevilla ha sido condenada a pagar dos multas de 4.200 euros y una indemnización de 6.000 por presentar dos denuncias falsas de maltrato contra su ex compañero sentimental. Entre otras cosas, le acusó de mostrar pornografía a su hija de seis años.

2010-09-10

EFE

La Audiencia de Sevilla ha condenado a una mujer a pagar dos multas de 4.200 euros y una indemnización de 6.000 euros por su "mendacidad de gran calibre" al presentar dos denuncias falsas de maltrato contra su ex compañero, al que además acusó de mostrar material pornográfico a su hija de seis años.

La Sección Séptima de la Audiencia, en una sentencia, condena a M.L.A.V. por las dos denuncias que presentó en 2006 y 2007, que a su vez incluían varios hechos delictivos por violencia doméstica y por la exhibición de revistas pornográficas a su hija, lo que supuestamente le causó problemas de conducta.

La Audiencia califica de "mendacidad de gran calibre" el comportamiento de la mujer al declarar que los mensajes SMS amenazantes que supuestamente recibió "se emitieron desde un teléfono distinto al aportado por ella misma desde el principio", lo que impidió identificar al acusado.

La segunda denuncia, dice la Audiencia, "llegó al extremo injustificable y aberrante" de afirmar que el acusado F.R.A. había mostrado a su hija revistas pornográficas, "algo tan indemostrado como increíble".

Dicen los jueces que la denunciante llegó "al colmo" de implicar a la pequeña al afirmar a la Policía que, como consecuencia del comportamiento del acusado, la niña "le cogía los pechos a su madre de forma sexual y se enganchaba a sus piernas haciendo movimientos igualmente sexuales".

La Audiencia, en una sentencia firme, anula así un fallo anterior del juzgado penal 7 de Sevilla, que absolvió a la mujer porque lo denunciado no era "descabellado ni imposible" y simplemente "no hubo una investigación suficiente" en el Juzgado de Violencia sobre la Mujer.

La Audiencia dice que una de las denuncias, referida a que el acusado le había roto los buzones de su vivienda, se basó "solo en sospechas" y la acusada no fue capaz de aportar "una sola factura acreditativa de tales daños".

Sobre los SMS amenazantes, dicen los jueces que la acusada justificó no haberlos aportado porque los borró en un momento de nerviosismo, pero explican que "es notorio que en cualquier teléfono móvil se exige más de una manipulación del teclado para acceder a la carpeta correspondiente", lo que "exige cierta atención del usuario, nada compatible con un hecho fortuito causado por nerviosismo".

La Audiencia considera que tampoco existe "ningún indicio, siquiera mínimo" del maltrato psicológico denunciado por la mujer y añade que, a lo máximo, se ha demostrado que M.L.A.V. podría tener "una personalidad depresiva" que llevó al juez de Familia a quitarle la custodia de su hija y otorgársela al padre, en julio de 2008.

La sentencia incluye el pago de una indemnización de 6.000 euros al padre por el daño moral causado por las denuncias.

El abogado Antonio Moreno Bautista, que defendió al padre, ha afirmado que la violencia doméstica "es una auténtica lacra social y por ello es igual de importante luchar contra ella y contra las situaciones fingidas de maltrato".

Entrevista a Juez Serrano

El TC deja en manos de los jueces decidir si una agresión es violencia de género

Ana I. Gracia.-
21/08/2010 (06:00h)

Un hombre propina un cabezazo a su mujer. Ella lo denuncia por violencia de género. El Juez dicta sentencia a favor del varón: absuelto por no haber indicios de violencia machista en el caso.

El dictamen, publicado esta semana por la Audiencia Provincial de Murcia, ha salido a la luz no sin provocar su corresondiente revuelo en las asociaciones de jueces, que piden unificar su doctrina. ¿No es violencia de género aquella que ejerce el hombre sobre la mujer? ¿Cualquier denuncia vale simplemente con que una mujer alegue haber sido agredida, aunque sea verbalmente? ¿Dónde están los límites? ¿Cuándo se debería hablar de una simple discusión sin necesidad de que el hombre sea juzgado?

El argumento que ha utilizado el juez Juan del Olmo (instructor de este caso) para absolver al varón es que lo hizo sin voluntad de dominarla, contradiciendo el criterio del fiscal. "Para la aplicación del artículo 148.4 del Código penal, no sólo habrían de concurrir las circunstancias específicas de que la víctima sea mujer sino que, junto a ello, sería preciso que los hechos expresaran un injusto cualificado", expresa el Pleno del Alto Tribunal.

José Luis Ramírez, portavoz de Jueces para la Democracia, una de las tres asociaciones de jueces de España, utilizó la sentencia para pedir al Supremo que establezca una línea uniforme de doctrina para que se determine qué jurisprudencia debe prevalecer. Quieren decir que en cada uno de los casos denunciados se debe esclarecer que ha existido una verdadera agresión contra el bien jurídico protegido: la integridad física de la mujer.

Según el artículo 1 de la Ley de Violencia de Género, “es la que discriminación que sufren las mujeres por parte de sus maridos o sus parejas, aunque no convivan juntos” sin excepción.

La Ley de Violencia de Género introdujo en el ordenamiento jurídico alguna discriminación contra el hombre, entre ellas la de “amenaza leve”. Ahora mismo, si una mujer amenaza a su marido y éste la denuncia, se considera falta y se castiga con una multa (artículo 620 del Código Penal). Si por el contrario es el marido el que se atreve a amenazar a su esposa automáticamente después de que ella lo hiciera, por ser un hombre el autor de la ‘agresión’ se considera un delito con pena de hasta un año de prisión, pudiendo perder la patria potestad sobre sus hijos (artículo 171 del Código Penal).

¿No somos todos los ciudadanos iguales ante la ley?
Sin embargo, esta sentencia de la Audiencia Provincial de Murcia pone contra las cuerdas dos cuestiones de constitucionalidad que ya planteó una juez de Albacete por la discriminación que se produce entre el hombre y la mujer al cometer el mismo delito. Él pagará con una pena de dos a cinco años de cárcel. Si es ella, se le castigará con una pena de seis meses a tres años. La constitucionalidad o no de la Ley contra la Violencia de Género viene dada porque con su promulgación se quiebra el principio jurídico-constitucional de que “todos los ciudadanos somos iguales ante la ley”, con el mandato constitucional que prohíbe la discriminación por razones de sexo, género o raza.

Todos los implicados parten de esta consideración. A partir de aquí, unos consideran que esta ley ampara el derecho a la igualdad de trato y la justifican con las cifras de mujeres maltratadas y asesinadas por su pareja o sus ex. En esta banda se postula también el Ejecutivo, impasible ante las críticas de la constitucionalidad o no de la Ley. Para otros, al crear una ley que protege a la mujer, automáticamente se desprotege al hombre. Por eso hay quien pide igual pena ante el mismo delito, con circunstancias agravantes o atenuantes que no sean inherentes al malhechor, como el sexo, sino como en todos los demás delitos, se castigue el hecho, no el autor. Piden que se demuestre que, efectivamente, ha habido una situación desigual de trato.

Tras seis años con la ley en la calle, los datos son testigo de que la finalidad última de la aplicación de la ley no se ha conseguido. Desde enero hasta junio de 2010, 33 mujeres han muerto en España a manos de sus maridos o ex parejas y se han efectuado 32.492 denuncias, lo que supone una media de 361 diarias. Con estas cifras, los expertos coinciden en que los comportamientos machistas no desaparecen por endurecer las penas que los gravan. Hace falta más educación y definir como valor social el de la igualdad de todos los ciudadanos, sea hombre o mujer. Hay que conseguir el rechazo social absoluto hacia cualquier asunto que interprete la superioridad del varón y la consiguiente inferioridad de la mujer. Sólo así se conseguiría el valor último de esta ley: que ninguna mujer sea víctima de malos tratos por su pareja.

Mas de 100.000 visitas: GRACIAS AMIGOS y AMIGAS

Hace unos días superamos las 100.000 visitas en el blog desde que puse el contador de webstats. Pueden mirar el contador en esta dirección:

http://webstats.motigo.com/s?id=4242662

El contador se activó el 6 de febreo de 2007, aunque el blog fue creado antes. Ya vamos camino de cumplir los 4 años de blog, será el próximo mes de enero.

Las fuerzas no flaquean, al contrario, cada día que pasa las ganas de trabajar en este proyecto aumentan, y más ahora, que comienzan a verse tímidos signos de luz en la opinión pública, después de estos años de opresión y censura feminazi.

Ahora me propongo llegar al 1.000.000 de visitas y lo conseguiremos entre todos. Sigamos difundiendo la verdad ocultada y acallada por los poderes feminazis antidemocráticos y antisociales.

GRACIAS !!

viernes, 3 de septiembre de 2010

EL COLOR DE LA VERDAD

Afirma la Fiscalía de Sevilla que en el año 2009 sólo ha detectado dos denuncias falsas por violencia de género. Naturalmente no pongo en duda esa afirmación, ¡ faltaría más!.

¿ Qué ocurre pues? . Si esos datos son ciertos, ¿ mienten quienes sostienen que esas denuncias falsas existen y en una proporción escandalosa? No, lo que ocurre, como dijera Campoamor, es que en este mundo traidor nada es verdad, ni es mentira, todo es según del color del cristal con que se mira. Veamos la realidad: la Fiscalía parte del convencimiento ideológico y políticamente correcto siguiente: La mujer en la relación de pareja está siempre y por definición sometida al varón; cualquier agresión, por leve y puntual que sea, aunque no obedezca a ninguna consideración por razón de género, y aunque sea recíproca, es calificada como maltrato; la mujer cuando denuncia nunca miente, por lo que cualquier archivo, sobreseimiento o absolución obedece a que no se pudo probar la culpabilidad del denunciado; la mujer cuando retira una denuncia lo hace por miedo. Ese planteamiento, evidentemente, descarta que puedan detectarse denuncias falsas, y así cuando se denuncia a un hombre y tras ser detenido prueba que el día en que se le denuncia estaba a 1.000 Kms de distancia, El Fiscal no aprecia denuncia falsa porque, en tales casos, la mujer maltratada y traumatizada pudo equivocarse del día y sitio donde se produjo la agresión, lo que, debe provocar la indignación social de que el acusado quede impune. Se denuncia a un tetrapléjico, y no hay denuncia falsa.

Mas como la realidad no es monocromática, existe otra posible interpretación políticamente incorrecta: la mujer en la relación de pareja, por definición, no puede ser considerada inferior al hombre, por lo que habrá que valorar en cada caso si la agresión, como establece la propia Ley, se ha ejercido sobre la mujer por el mero hecho de serlo, por considerarla el agresor persona que carece de los mínimos derechos de respeto, libertad y capacidad de decisión. Se habría de exigir una motivación machista en la agresión, como cuando en el caso de una agresión a una persona de distinta raza se requiere motivación xenófoba para considerar la agravante de racismo. Se puede y debe cuestionar y enjuiciar cada denuncia sin desterrar el derecho a la presunción de inocencia.

La mujer cuando retira una denuncia lo puede hacer por miedo o por otras consideraciones, entre ellas la de ser consciente, tras el primer arrebato inicial, a veces tras ser asesorada en tal sentido, que su acusación es injusta o desproporcionada, conformándose con el inicial escarmiento. Desgraciadamente, así se podría dar otra lectura a que una acusada por denuncia de maltrato falsa pueda acabar muriendo por su pareja que sufrió esa acusación, detención y estigmatización, pues siendo execrable su conducta vengativa y homicida, pudiera ser, puestos a plantear hipótesis, que no se debiera hacer responsable al juez de haber hecho bien su trabajo sino a quien pudiera haber aconsejado a esa mujer a tomar esa iniciativa desencadenante del desastre.

Esta otra perspectiva llevaría también a reducir la casuística de violencia de género elevando la protección de las mujeres que sí sufren riesgo y desigualdad, garantizando que sólo ellas perciban las coberturas asistenciales que necesitan. Ese planteamiento conllevaría que en menos del 2% de las denuncias formuladas se podría encontrar esa motivación machista, una juez de violencia en una conferencia en la que alerté de ello, llegó a afirmar que en tres años no había conocido ningún caso. No estaríamos hablando ya sólo de denuncias falsas, cuyo número desconocemos, sino de acusaciones manifiestamente infundadas y que rebasan el ámbito de discriminación positiva que ha refrendado el Tribunal Constitucional para proteger a aquellas mujeres que sufren desigualdad; debiendo los jueces así interpretarlo.

Que cada cual intente encontrar la verdad, mirando con el color del cristal que más le convenza, llamando la atención que en a finales del siglo XIX, en Francia, en un asunto destapado por Zola, un Gobierno fue llamado a dimitir por haber sido un inocente condenado y escarnecido públicamente: Caso Dreyfus. Quizás, pues, no interese airear ese otro enfoque, puesto que no serían uno sino miles los acusados, condenados y escarnecidos injustamente, por la aplicación del criterio literal y oficialista de un texto legal de dudosa constitucionalidad.



FRANCISCO SERRANO CASTRO

PRESIDENTE PLATAFORMA CIUDADANA POP LA IGUALDAD