Por desgracia

TOLERANCIA CERO CON LA VIOLENCIA, TODAS LAS VIOLENCIAS DE GENERO. Desde que entró en vigor la LIVG (Ley Integral Violencia de Género), muchas mujeres han sido salvadas de sus maltratadores, a muchas mujeres se les ha ayudado y protegido. Pero en ciertas ocasiones esta Ley también ha sido usada de modo injusto, a modo de arma contra hombres inocentes. Es comprensible que los gobiernos niegen la existencia de las denuncias falsas, pero el clamor de cientos de hombres que han sufrido el abuso y la tortura provocados por este mal uso, no es ninguna insignificancia que se pueda pasar por alto. Desde enero de 2007 este blog intenta servir como fuente de información que en muchas ocasiones no es fácil recopilar. El aporte de cientos de colaboradores que encuentran las noticias o que cuentan su propio caso, hacen posible este trabajo. La historia sigue y CONTINUAN apareciendo DENUNCIAS FALSAS, la parte positiva es que las mentirosas comienzan a ser castigadas con cierto rigor.

lunes, 18 de abril de 2011

El fiscal pide condena para una mujer que hizo que su pareja fuera detenida al inventarse malos tratos

Lugo/la Voz. 15/1/2011

Se inventó que su pareja la maltrataba y consiguió que la detuvieran injustamente. Finalmente se descubrió que todo era mentira, porque ella misma lo confesó ante el juzgado instructor.

Esta es la historia de M.V.V., una mujer que debía ser juzgada ayer en la capital lucense, acusada de una denuncia falsa por parte del fiscal. La vista, sin embargo, acabó siendo suspendida.

Los hechos, según el fiscal, se produjeron el 22 de marzo de 2008. Ese día la imputada realizó una llamada al 092 (Policía Local) manifestando que su pareja sentimental la había intentado agredir y que se encontraba en una gasolinera sita en la N-540 en la zona de A Campiña, a las afueras de Lugo. Tres agentes acudieron a buscarla y después se trasladaron al domicilio familiar en el cual la imputada les reiteró que su pareja la había insultado, agredido, zarandeado y que, incluso, le llegó a romper la ropa. Les señaló, a su vez, que este tipo
de comportamiento era habitual en él.

Como consecuencia de la denuncia, el hombre fue detenido, lo que conllevó la apertura de unas diligencias judiciales por parte del Juzgado de Instrucción número 3 que días más tarde de ocurridos los hechos dictó una orden de alejamiento. En la misma se le prohibía al acusado aproximarse a menos de 500 metros de la acusada de su domicilio o comunicarse con ella.

Según el fiscal, que pide para la acusada una pena de 18 meses de multa con una cuota diaria de 12 euros, la denunciante tenía pleno conocimiento de que los hechos que contaba eran falsos, tal y como manifestó en el juzgado que acabó archivando las actuaciones.

No hay comentarios: