Por desgracia

TOLERANCIA CERO CON LA VIOLENCIA, TODAS LAS VIOLENCIAS DE GENERO. Desde que entró en vigor la LIVG (Ley Integral Violencia de Género), muchas mujeres han sido salvadas de sus maltratadores, a muchas mujeres se les ha ayudado y protegido. Pero en ciertas ocasiones esta Ley también ha sido usada de modo injusto, a modo de arma contra hombres inocentes. Es comprensible que los gobiernos niegen la existencia de las denuncias falsas, pero el clamor de cientos de hombres que han sufrido el abuso y la tortura provocados por este mal uso, no es ninguna insignificancia que se pueda pasar por alto. Desde enero de 2007 este blog intenta servir como fuente de información que en muchas ocasiones no es fácil recopilar. El aporte de cientos de colaboradores que encuentran las noticias o que cuentan su propio caso, hacen posible este trabajo. La historia sigue y CONTINUAN apareciendo DENUNCIAS FALSAS, la parte positiva es que las mentirosas comienzan a ser castigadas con cierto rigor.

viernes, 15 de julio de 2011

Acaba el juicio por denuncia falsa que inició un hombre al que se acusó de abuso sexual









La labor de un juez nunca es sencilla, y menos si se enfrenta a casos como el que ayer se terminó de juzgar en el Penal número uno. Se trata de un procedimiento complicado, complejo, técnico y rocoso en el que hay que tener en cuenta muchos aspectos y detalles que rodean a los hechos denunciados. A todo ello hay que añadir que la vista oral se ha alargado durante tres sesiones celebradas en dos meses diferentes y que las testificales han sido duras, por el contenido abordado, y muy extensas.
Las acusadas en el juicio de ayer son dos mujeres, ambas residentes en Málaga, una acusada en calidad de madre y la otra en calidad de psicóloga. Se enfrentan a la presunta comisión de un delito de denuncia falsa, a una falsedad documental, a unas injurias y a unas calumnias. Todo ello por una denuncia que se interpuso en 2003 contra el padre de la hija de la primera acusada por un delito de abusos sexuales. Aquella denuncia fue archivada por el titular del juzgado responsable y el hombre decidió emprender acciones legales contra su ex-pareja y contra la psicóloga que había firmado el informe del que se desprendía que él había abusado de su propia hija por entender que ambas se pusieron de acuerdo para denunciarle en falso y perjudicarle de cara al régimen de visitas de la pequeña.
En su día las dos acusadas negaron tajantemente los hechos que se les trata de imputar. Ambas defendieron en todo momento que actuaron conforme a lo que la realidad de lo que estaban descubriendo les indicaba, sin intención alguna de perjudicar a nadie de forma premeditada y sin ponerse de acuerdo para ello. Frente a estas versiones estuvieron las del denunciante y su familia, que declararon en la segunda sesión. El hombre aseguró que su ex-pareja era reacia a entregarle a la hija común para cumplir con el régimen de visitas y admitió que creía que la intención de la mujer con la denuncia archivada por abusos sexuales era perjudicarle en este sentido. De hecho destacó que la denuncia en su contra se interpuso coincidiendo con fechas cercanas al sexto cumpleaños de su hija, justo cuando cambiaba el régimen de visitas y se permitía más tiempo para el padre. Por su parte, el compañero de consulta de la psicóloga acusada defendió el trabajo de la mujer, un trabajo que definió como “muy bueno” y “siempre correcto”. El hombre explicó que el relato de la niña cumplía con los parámetros de veracidad que ellos utilizan y dijo que su compañera “actuó de forma adecuada” haciendo el informe. Un informe que fue la clave de la sesión del día de ayer, la última del juicio, en la que declararon el médico forense y el perito psicólogo de los juzgados. Este último aseguró que creía que el trabajo de la psicóloga acusada “no es un informe falso hecho conscientemente para perjudicar al padre”. De hecho explicó que “la psicóloga tuvo demasiada buena fe” al realizarlo e incluso que “quizá debería haber sido más cauta en sus conclusiones”. De la declaración del experto se desprendió que éste no considera que el informe fuera falso, “aunque está mal hecho”, porque no cumplía con la metodología y la ‘lex artis’ de la psicología.

Detalles

nforme acusaciones
Tanto el Ministerio Fiscal como la acusación particular aseguraron que ambas acusadas sabían que la denuncia por abusos sexuales presentada contra el padre era falsa y que el motivo de la misma era perjudicar al padre. El Fiscal calificó los informes psicológicos sobre los que se sostenía la denuncia como “temerarios” y alegó que la madre había obtenido una “ganancia secundaria” (cambiar el régimen de visitas a su favor). Por su parte, la acusación particular aseguró que los daños causados a la menor “van a ser irreparables” y recordó su teoría de una posible relación de amistad entre las dos acusadas y la posible existencia de un acuerdo para interponer la denuncia y perjudicar al hombre.
Informe defensas
Las defensas se agarraron a lo que ellos denominaron como “una absoluta falta de pruebas en contra de sus clientes” y alegaron que no se había demostrado que el informe presentado fuera falso ni la existencia de una relación de amistas entre ambas mujeres ni un acuerdo para perjudicar al padre. De hecho, uno de los abogados recalcó que “las dos siguen creyendo que lo que ellas denunciaron es cierto”. Asimismo el letrado que representaba a la madre negó que ésta hubiera “incitado” a la niña a contar unos relatos inventados. En lo referente al informe de la psicóloga malagueña, la defensa se acogió a la validez del mismo y a que el perito había reconocido que pensaba que el mismo “no era falso” para mantener la inocencia de su cliente.

Indemnización de 40.000 euros al padre:

El responsable de la acusación particular solicitó que se impusiera a las imputadas la obligación de pagar una indemnización de 40.000 euros para el denunciante por las lesiones morales que se le habían causado tanto a él como a sus familiares y a todas las personas de su entorno. Esta cantidad económica se suma a la pena de prisión solicitada por los delitos de denuncia falsa, de falsedad documental y calumnias, que podría alcanzar los cuatro años de privación de libertad en el peor de los casos. Además, la mayoría de los delitos anteriores contemplan también que las personas condenadas por los mismos deban abonar paralelamente unas multas de hasta 24 meses de duración. En el caso de la psicóloga, la condena por falsedad documental podría llegar a tener repercusiones en su trabajo diario.
En cualquier caso, la jueza dejó el caso visto para sentencia y deberá valorar las pruebas practicadas para dictar sentencia.

1 comentario:

israel-blogg dijo...

hola, mi nombre es saul obregon, vivo en monterrey mexico, actualmente estoy en un problema similar en el que la madre de mi hija presento una denuncia falsa con ayuda de un reporte psicologico totalmente amanado para prohibirme ver a mi hija. te pido de favor me hagas llegar el procedimiento que utilizaste para poner tu denuncia para ver si lo puedo aplicar aqui en mi ciudad.
te lo agradesco de antemano, y mil felicidades por tu victoria y la de tu hija.

saulobregon@yahoo.com
saul obregon