Por desgracia

TOLERANCIA CERO CON LA VIOLENCIA, TODAS LAS VIOLENCIAS DE GENERO. Desde que entró en vigor la LIVG (Ley Integral Violencia de Género), muchas mujeres han sido salvadas de sus maltratadores, a muchas mujeres se les ha ayudado y protegido. Pero en ciertas ocasiones esta Ley también ha sido usada de modo injusto, a modo de arma contra hombres inocentes. Es comprensible que los gobiernos niegen la existencia de las denuncias falsas, pero el clamor de cientos de hombres que han sufrido el abuso y la tortura provocados por este mal uso, no es ninguna insignificancia que se pueda pasar por alto. Desde enero de 2007 este blog intenta servir como fuente de información que en muchas ocasiones no es fácil recopilar. El aporte de cientos de colaboradores que encuentran las noticias o que cuentan su propio caso, hacen posible este trabajo. La historia sigue y CONTINUAN apareciendo DENUNCIAS FALSAS, la parte positiva es que las mentirosas comienzan a ser castigadas con cierto rigor.

viernes, 15 de julio de 2011

El hombre que acusó a su ex-mujer de denuncia falsa dice que ésta manipuló a la hija de ambos

Viernes, 21 de Enero de 2011 08:53 , El Faro







Este mismo extremo fue negado en la sesión anterior tanto por la ex-pareja del hombre como por la psicóloga con la que compartía el banquillo. El hombre fue acusado de abusos sexuales en el año 2003.

El juicio por los delitos de injurias, calumnias y denuncia falsa que se comenzó a celebrar el pasado 9 de diciembre vivió ayer su segunda sesión. Si la anterior vez declararon las dos personas acusadas, la ex-pareja del denunciante y la psicóloga de la hija de ambos, esta vez fue el turno tanto del hombre que interpuso la denuncia como de sus familiares y el psicólogo que comparte consulta con la segunda de las acusadas.
Tanto el Fiscal como la acusación particular intentan imputar a las dos acusadas los citados delitos como consecuencia del archivo de una denuncia de abusos sexuales sobre la hija de ambos interpuesta por la mujer en julio del año 2003. La misma quedó archivada y entonces el padre de la pequeña entendió que su ex-pareja sólo estaba intentando perjudicarle en el régimen de visitas y que la psicóloga le había ayudado emitiendo un informe psicológico poco fiel a la realidad en el que se habría llegado a afirmar que lo mejor para la niña era estar separada de su padre y que debía suspenderse el régimen de visitas. Todos estos hechos fueron negados tajantemente tanto por la madre como por la psicóloga en la anterior sesión. Ambas defendieron en todo momento que actuaron conforme a lo que la realidad de lo que estaban descubriendo les indicaba, sin intención alguna de perjudicar a nadie de forma premeditada.
Frente a estas versiones estuvieron las del denunciante y su familia. El hombre aseguró que su ex-pareja era reacia a entregarle a la hija común para cumplir con el régimen de visitas y admitió que creía que la intención de la mujer con la denuncia archivada por abusos sexuales era perjudicarle en este sentido. De hecho destacó que la denuncia en su contra se hizo coincidiendo con fechas cercanas al sexto cumpleaños de su hija, justo cuando cambiaba el régimen de visitas y se permitía más tiempo para el padre. En relación con la denuncia puesta en su contra en su día, el hombre aseguró que nunca había dormido en la misma cama que su hija y que nunca le había contado nada de índole sexual a la misma. “Todos los relatos de esas cosas que contaron me parecen algo horroroso”, comentó. Por otro lado, aseguró que su hija había mostrado siempre un comportamiento normal y que pensaba que tanto la madre como la abuela “influyeron en la niña para que se pusiera en su contra”. Además, el hombre explicó ante la jueza que su hija le había confesado que su madre le decía lo que tenía que contarle a la psicóloga. En cuanto a ésta, el denunciante dijo que creía que era amiga de su mujer porque su hija había comentado algo al respecto que él interpretó.
La versión del hombre fue refrendada por hasta tres miembros de su familia, que comparecieron en el acto del juicio para explicar que la relación entre el padre y la niña era normal y que “jamás” habían visto un comportamiento sexual en la niña. Sólo uno de los hermanos del denunciante destacó que durante los primeros años de vida de la pequeña sí había observado una actitud “agresiva”, conjugada con “tacos” y “un habla de manera poco habitual para su edad”, lo que casaría con la descripción de la pequeña ofrecida el día 9 de diciembre por la propia madre. En cualquier caso, ese mismo testigo aseguró que “el propósito de esa mujer ha sido hundir a mi hermano e inducir a su hija odio hacia él”. El declarante aseguró que la niña había manifestado que alguien le inducía a estar en contra de su padre y explicó que había observado que “cuando su madre la llamaba al móvil la niña cambiaba radicalmente de actitud”. La postura de la pequeña tras esas llamadas la definió como “nerviosa, intranquila y aislada”.
Por otro lado, declarando por el debate abierto contra el informe psicológico de la segunda acusada, declaró un psicólogo compañero de consulta de la profesional malagueña. El testigo aseguró que en el informe lo que se decía era que “no era recomendable que la niña fuera cambiando de casa y de ambiente periódicamente”, no que se cortaran las relaciones con el padre. En relación con el posible acuerdo entre su compañera y la madre dijo que no le habían “ni presionado, ni coaccionado, ni dado dinero” para firmar el primero de los informes psicológicos. En cuanto al de su compañera, que ya valoraba los supuestos abusos sexuales, el profesional aseguró que era “un informe tipo”, es decir, que seguía los estándares. “El relato espontáneo de la niña cumplía todos los parámetros de credibilidad y validez” que ellos tienen, por lo que el hombre opinó que su compañera había actuado de forma correcta en corroborar tras varias sesiones sus sospechas y, después, decírselo a la madre y haber hecho un informe. “Los niños de menos de siete años no se inventan cosas que no hayan experimentado”, dijo reforzando el trabajo de su compañera. Además, restó credibilidad científica a las herramientas forenses y sus métodos en la conclusión de su testimonio.
La finalización del juicio está prevista para el día 1 de marzo.