Por desgracia

TOLERANCIA CERO CON LA VIOLENCIA, TODAS LAS VIOLENCIAS DE GENERO. Desde que entró en vigor la LIVG (Ley Integral Violencia de Género), muchas mujeres han sido salvadas de sus maltratadores, a muchas mujeres se les ha ayudado y protegido. Pero en ciertas ocasiones esta Ley también ha sido usada de modo injusto, a modo de arma contra hombres inocentes. Es comprensible que los gobiernos niegen la existencia de las denuncias falsas, pero el clamor de cientos de hombres que han sufrido el abuso y la tortura provocados por este mal uso, no es ninguna insignificancia que se pueda pasar por alto. Desde enero de 2007 este blog intenta servir como fuente de información que en muchas ocasiones no es fácil recopilar. El aporte de cientos de colaboradores que encuentran las noticias o que cuentan su propio caso, hacen posible este trabajo. La historia sigue y CONTINUAN apareciendo DENUNCIAS FALSAS, la parte positiva es que las mentirosas comienzan a ser castigadas con cierto rigor.

miércoles, 19 de octubre de 2011

El denunciado por maltrato en falso por su ex mujer dice haber sufrido un “calvario”

Sebastián Martínez Pérez, el hombre que fue denunciado por maltrato en falso por su exmujer, ahora condenada por haber mentido, dice haber sufrido en los más de cuatro años en los que ha durado el proceso un “auténtico calvario” por el que se ha sentido “un proscrito” incluso entre sus amigos y conocidos.



En declaraciones a Europa Press, Martínez Pérez, doctor en Farmacia, ha querido dejar claro que apoya la Ley de Violencia de Género y en consecuencia a todas aquellas mujeres víctimas de este tipo de delito, si bien ha considerado que deberían revisarse con más atención todas las denuncias presentadas por maltrato, teniendo en cuenta su caso particular, que no considera el único.

De hecho, según ha censurado, es “vergonzoso” el papel que ha jugado en todos estos años la Fiscalía y que durante toda la instrucción del proceso que se abrió contra él por supuestos insultos y amenazas telefónicas a su exmujer –de las que luego fue absuelto– no se tuvieran en cuenta la cantidad de pruebas aportadas que corroboraban la falsedad de la denuncia y se dictara contra él, de manera preventiva, una orden de alejamiento que se ha mantenido vigente durante dos años y medio y que no le permitía mantener contacto telefónico con su hija.

Según ha relatado, todo comenzó en mayo de 2007, cuando denunció a la pareja de su exmujer por darle una paliza tras una serie de desencuentros por los días de custodia de su hija, paliza por la que sufrió un traumatismo craneoencefálico y otras lesiones de las que aún hoy sufre las secuelas. A raíz de esa denuncia, la exmujer lo denunció también a él hasta en dos ocasiones por insultos y amenazas telefónicas, aquel mismo mes de mayo y también en julio. Como consecuencia de la denuncia, fue dictada contra Martínez una orden de alejamiento, por la que, aunque podía ver a su hija, siempre y cuando otros familiares fueran a recogerla, no se podía comunicar por ella por teléfono.

En aquellos tiempos, y antes de ser absuelto en el juicio que se celebraría con posterioridad, en el colegio de su hija profesores y madres de alumnas supieron que Martínez Pérez había sido denunciado por presunto maltratador, con el consecuente aislamiento social. La situación le provocó “ansiedad” e “impotencia”, sobre todo porque el que realmente había sido perjudicado, el que sufría las secuelas de una paliza, era él.

“Me hicieron sentir como un proscrito, en los controles de los aeropuertos me retenían, pero lo realmente importante es que finalmente se ha hecho justicia”, señala Martínez Pérez, que espera que su caso sirva para los hombres que también han sido denunciados por mujeres que se “aprovechan” de la Ley de Violencia de Género.

LA SENTENCIA

La sentencia que ha condenado por denuncia falsa a su exmujer ha sido dictada por el Juzgado de lo Penal número 1 de Granada, que la ha condenado a un año y medio de prisión y multa de 6.480 euros. Asimismo, se condena por falso testimonio a sus padres, que además deberán hacer frente a otros seis meses de cárcel por un delito de falso testimonio.

En la sentencia, el magistrado, Manuel Piñar Díaz, considera “rechazable” el “posicionamiento ideológico” al que “se ha apuntado” la Fiscalía General del Estado, que está “impidiendo” la “adecuada persecución de algunas falsas denuncias por falsas maltratadas”.

“Con ese excesivo celo ideológico de proteger a la mujer, está llevando a quitar la dignidad a determinados varones que son denunciados y sometidos a tediosos y rigurosos procedimientos que con frecuencia comprenden detención y escarnio público, lo que no hace sino alimentar la violencia, dar un paso atrás en la igualdad ante la ley y en última instancia en el Estado de Derecho”, señala el juez, que además hace una comparación con los fiscales “al servicio de Hitler o Stalin”.

En la sentencia, contra la que cabe recurso ante la Audiencia Provincial de Granada, se considera probado que las dos denuncias presentadas por la mujer ahora condenada en el año 2007, en las que acusaba de insultos y amenazas a su exmarido, se interpusieron por “represalias” y por “venganza” sin que sucediera “ninguno de los episodios referidos”. De hecho, señala el magistrado, denunció a su exmarido “usando en su favor todo el sistema legal de protección a las víctimas de la violencia doméstica” para ponerlo en contra del que había sido su esposo “con el fin de causarle daño”.

La mujer llevó al juicio contra su exmarido –que finalmente fue absuelto– a sus propios padres, que declararon haber oído las amenazas y los insultos que éste supuestamente profirió contra la ahora condenada. Entiende el juez que los padres de esta falsa maltratada no ofrecieron argumentos “creíbles” y que todas sus manifestaciones despidieron “tufo a zafia falsedad”, con lo que también han sido ahora condenados por “falso testimonio” a seis meses de prisión y multa de 540 euros.

A raíz de las denuncias la víctima fue acusada por delito de amenazas con petición de pena de 11 meses de prisión y se adoptó contra él la medida de seguridad de no poder acercarse ni comunicarse con la madre de su hija, con el consecuente trastorno que le suponía tener que depender de terceras personas que le ayudaran a la recogida y devolución de la menor, la imposibilidad de asistir a las reuniones del colegio y de no poder hablar con la niña por teléfono durante los casi 3 años que ha durado el proceso.

Por todo, tras ser absuelto, el hombre se decidió a denunciar a su exmujer, condenada por un delito de falsa denuncia y de otro de presentación de testigos falsos, por el que deberá abonarle, de manera conjunta y solidaria con sus padres, un total de 8.000 euros en concepto de indemnización.

El abogado del denunciado en falso, el letrado Diego Fernández, del despacho Luna y Asociados, ha resaltado, en declaraciones a Europa Press, la importancia de esta nueva sentencia, ya que, a su entender, “es muy difícil que se dicten fallos que condenan por denuncia falsa a mujeres que han dicho ser víctimas de malos tratos”.

“Ha sido una lucha muy dilatada en el tiempo, pero finalmente se ha demostrado la falsedad de lo denunciado, que en definitiva es muy grave y supone una traba más a aquellas mujeres que realmente son víctimas de maltrato”, ha señalado el abogado, para quien este tipo de denuncias falsas suponen un “problema a atajar”.



http://andalucianoticias.es/el-denunciado-por-maltrato-en-falso-por-su-ex-mujer-dice-haber-sufrido-un-calvario-123649/

No hay comentarios: