Por desgracia

TOLERANCIA CERO CON LA VIOLENCIA, TODAS LAS VIOLENCIAS DE GENERO. Desde que entró en vigor la LIVG (Ley Integral Violencia de Género), muchas mujeres han sido salvadas de sus maltratadores, a muchas mujeres se les ha ayudado y protegido. Pero en ciertas ocasiones esta Ley también ha sido usada de modo injusto, a modo de arma contra hombres inocentes. Es comprensible que los gobiernos niegen la existencia de las denuncias falsas, pero el clamor de cientos de hombres que han sufrido el abuso y la tortura provocados por este mal uso, no es ninguna insignificancia que se pueda pasar por alto. Desde enero de 2007 este blog intenta servir como fuente de información que en muchas ocasiones no es fácil recopilar. El aporte de cientos de colaboradores que encuentran las noticias o que cuentan su propio caso, hacen posible este trabajo. La historia sigue y CONTINUAN apareciendo DENUNCIAS FALSAS, la parte positiva es que las mentirosas comienzan a ser castigadas con cierto rigor.

sábado, 24 de diciembre de 2011

La abogada que encargó asesinar a su marido condenada a 22 años de carcel

Llegó a poner denuncia falsa por malos tratos al asesinado antes de acabar con su vida.
La Audiencia Provincial de Madrid ha condenado a 22 años y medio de cárcel a María Dolores M.P., la abogada que encargó matar a su exmarido en Ciempozuelos (Madrid) por miedo a perder la custodia de la hija que habían tenido en común

Jueves, 22 de Diciembre, 2011

Primera sesión del juicio en el que se le ha condenado a 22 años

En la sentencia también se ha impuesto una condena de 12 años y medio a Eloy S.B., el dueño de una empresa de seguridad al que la acusada encargó el crimen, mientras que se ha absuelto a Charles Michael G.C., juzgado como presunto asesino de la víctima, Miguel Ángel S.P. María Dolores, cuya defensa ha anunciado a que recurrirá el fallo, ha sido condenada por los delitos de asesinato con el agravante de parentesco, homicidio intentado y amenazas, mientras que a Eloy se le ha considerado culpable de un delito de asesinato y otro de homicidio intentado.

El tribunal se la sección quince ha declarado probado que la abogada, ante "el temor de perder la custodia" de su hija, concibió "la idea de terminar con la vida del padre". "No ha quedado acreditado que el procesado Charles Michael G.C. interviniera en los hechos y que fuera la persona que, contratada por encargo de María Dolores" disparara a la víctima el 14 de marzo de 2007, cuando accedía al garaje de su casa, según el escrito. Los magistrados también han condenado a María Dolores y a Eloy a indemnizar con 300.000 euros a la hija que la víctima tuvo con la condenada; con 100.000 euros, a la pareja sentimental del fallecido en el momento de los hechos, María José S.M., y con 150.000 euros a los padres del fallecido.

La sentencia del juicio, concluido el pasado día 1, recuerda que María Dolores M.P., española igual que el otro condenado, contrajo matrimonio en 1998 con Miguel Ángel S.P. y tuvieron una hija en 2001. Tras separarse en 2003, María Dolores "trató de apartar a Miguel Ángel de la vida de la hija común", especialmente cuando inició una relación con otro hombre, quien "suplantó la figura del padre", y con quien incluso llegó a proyectar la adopción una vez su exmarido hubiera desaparecido. Dado que María Dolores "se sentía víctima de una suerte de control judicial en su contra orquestado" por su exmarido, concibió la idea de terminar con la vida del padre de su hija.

Para ello, -sigue el relato de los hechos probados en la sentencia-, María Dolores contactó con Eloy S.B., con quien tenía una relación de amistad y profesional, y le pidió que le buscara una persona para matar a Miguel Ángel. Si bien en un primer momento Eloy se negó, conforme aumentaban los temores de María Dolores de perder la guarda de su hija y ante la insistencia de ésta, acabó cediendo, especialmente tras notificarse que un informe psicosocial recomendaba que la custodia se encomendara al padre. Además, dado que la ahora condenada "estaba convencida de que el pleito lo tenía perdido por considerar que el juez era un prevaricador", resalta el escrito, esperó a Miguel Angel a la salida de los Juzgados y con ánimo de atemorizarle le dijo: "te tengo que matar, te tengo que ver muerto".

El 31 enero 2007, Eloy se apostó frente al trabajo de Miguel Ángel en Rivas Vaciamadrid y avisó de su salida a una persona que conducía un coche, contratada por el primero, e intentó sacar de la vía a la víctima. Finalmente, poco antes de las 19 horas del día 14 marzo 2007, Eloy, en compañía del ejecutor material de los disparos que acabaron con la vida de Miguel Ángel, acudieron al domicilio de éste en Ciempozuelos. El ejecutor se introdujo en el portal del edificio, Eloy le avisó de la llegada de Miguel Ángel por teléfono y, de forma súbita y sorpresiva, a una distancia inferior un metro y medio la persona que no ha podido ser identificada le disparó tres tiros, el último de ellos en la cabeza.