Por desgracia

TOLERANCIA CERO CON LA VIOLENCIA, TODAS LAS VIOLENCIAS DE GENERO. Desde que entró en vigor la LIVG (Ley Integral Violencia de Género), muchas mujeres han sido salvadas de sus maltratadores, a muchas mujeres se les ha ayudado y protegido. Pero en ciertas ocasiones esta Ley también ha sido usada de modo injusto, a modo de arma contra hombres inocentes. Es comprensible que los gobiernos niegen la existencia de las denuncias falsas, pero el clamor de cientos de hombres que han sufrido el abuso y la tortura provocados por este mal uso, no es ninguna insignificancia que se pueda pasar por alto. Desde enero de 2007 este blog intenta servir como fuente de información que en muchas ocasiones no es fácil recopilar. El aporte de cientos de colaboradores que encuentran las noticias o que cuentan su propio caso, hacen posible este trabajo. La historia sigue y CONTINUAN apareciendo DENUNCIAS FALSAS, la parte positiva es que las mentirosas comienzan a ser castigadas con cierto rigor.

sábado, 24 de diciembre de 2011

Policia de Cadiz denunciado por su esposa como castigo tras una disputa familiar.

Estimados lectores, les repito el comentario que otro lector y victima de una denuncia falsa nos dejó hace unas semanas denunciando su caso. Si siempre es penoso ver como algunas mujeres denuncian a sus parejas para hacerles daño aprovechando la Ley de Violencia de Género, aún lo es más cuando la denuncia falsa se la ponen a un hombre que se dedica a protegernos y que arriesga su vida por todos nosotros, incluidas las mujeres que de verdad son maltratadas. Este es su caso.

Soy Policía nacional de Cádiz de 55 años, treinta de servicio activo con una hoja de servicios incólume y condecorado con la Cruz al Merito y más de treinta felicitaciones públicas y privadas durante su vida profesional.

El pasado día 15 de este mes, tras una discusión con su hija, por una conducta inapropiada de esta, su madre, mi esposa, empezó a insultarme a mí y a mi familia, nos intercambiamos la frase que en estos casos y presos de la tensión del momento. Posteriormente me marche del domicilio al médico, ya que ocho días atrás había sido intervenido quirúrgicamente y tenían que inspeccionar los puntos de sutura.
Sobre las 19:30 horas llegue a mi domicilio y no había nadie, diez minutos más tarde, recibo una llamada en mi móvil y al ver el numero llamante reconoció el numero de la Comisaria de San Fernando Cádiz, donde uno de sus compañeros le comunica que su esposa, a la cual jamás le ha levantado la mano, porque la quiere y nunca se perdonaría el haberlo hecho y que considera que ninguna agresión a una mujer por parte de un hombre tiene ninguna justificación, le ha denunciado por malos tratos síquicos y físicos durante los treinta años de matrimonio le comunica que van a ir al domicilio a detenerle, a lo que le contesto que no hacía falta que se dirige a la Comisaria voluntariamente.
Soy detenido, fichado y presentado al Juez, ante el cual declara, siendo puesto en libertad provisional, sin medidas cautelares y con usufructo de la vivienda familiar al haberse dado cuenta la Juez, en esta caso, mujer, de que mi mujer había mentido y contradecido con mi hija en sus declaraciones.
Ese mismo día, mi esposa y mi hija entran en el domicilio aprovechando mi estancia en el médico, por sufrir por el estrés sufrido varias arritmias, llorando y pidiendo perdón, yo me marcho del domicilio a casa de mi madre, las que nunca fallan, ante ella y solo ante ella me derrumbo y lloro lo que no he llorado en 40 años.
Al día siguiente mi mujer y mi hija me llaman por teléfono y me comunican que han ido a retirar la denuncia, y que han renunciado a cualquier acto civil o penal y me hacen llegar dos documentos e en que así me lo acreditan y en el que también consta que ellas no se consideran mujeres maltratadas de los cuales he hecho entrega al abogado que lleva mi caso, y este me manifiesta que está bien pero que la denuncia sigue su curso.
Vamos una novela de miedo, no sé lo que va a pasar, por lo menos puedo trabajar en la oficina de mi Brigada que se dedica a cuestiones de terrorismo Islámico, porque mis jefes me han retirado el arma reglamentaria.
Que os parece?, sin comérmelo y sin bebérmelo, y sin ningún tipo de prueba, ni parte facultativo ni nada. Y para más inri, ahora temo lo que les pueda pasar a ellas, si como os juro que es, se demuestra que es una denuncia falsa.
Ellas están conmigo en la vivienda, hago vida matrimonial con mi mujer y la apoyo y la ayudo sicológicamente porque está muy afectada, devolviendo continuamente, sin comer y sin dormir, diciendo que son mis compañeros que actuaron aquel día los que la liaron, y ella solo quería que mis jefes me echaran una bronca para que no levantara la voz en casa. Como se come esto?
Gracias por leerme. Leeré atentamente los consejos.

Por Buho53
http://www.blogger.com/profile/18419856742790958672

1 comentario:

Padre Maltratado dijo...

Creo que este es un caso claro de precipitación por parte de una mujer en una situación puntual. En todas las relaciones hay disputas, siempre habrá diferencias entre uno y otro, pero eso no quiere decir que cualquier discusión sea sinónimo de sintoma de Violencia de Género.
Un hombre y una mujer se enfandan por una situación familiar cotidiana, al terminar la discusión ambos siguen enfadados (algo humano), pero la mujer puede vengarse y castigar duramente a su marido, sin embargo el hombre no tiene medios para castigar de igual modo a su esposa.
Como somos humanos, cuando una mujer ha actuado así, conocedora de su poder en la sociedad contra un hombre, podemos llegar a entender el arranque que la lanza a denunciar, aún en caliente. Por suerte en este caso después y en frío la denuncia se retiró.
Hay muchos casos en los que ha ocurrido esto mismo, pero las mujeres no han ido después a retirar la denuncia, y el castigo se ha convertido en una tortura descomunal, llevando a hombres al suicidio o a su ruina social y ecnómica total.
En muchos casos las mujeres que pusieron una denuncia falsa de este tipo no son capaces de dar marcha atrás, pues la maquinaria judicial ya se ha puesto en marcha y temen que puedan ser denunciadas por haber puesto denuncia falsa. Muchas de estas mujeres que ya no se atreven a parar la bola de nieve que han puesto en marcha, prefieren seguir adelante con la mentira y cruzan los dedos para que todo quede en: se absuelve al hombre porque no se ha podido demostrar su culpabilidad, pero a la mujer no se le dice nada porque sino habría que iniciar un procedimiento contra ella por falso testimonio, daños y perjuicios a su exmarido, por recibir protección sin necesitarla, etc, etc, etc.

Suerte para este policía ejemplar y ojalá las mujeres que se enfandan con su esposo nunca llegaran a dar un paso tan drástico sólo por castigar a su marido. Da miedo, si.