Por desgracia

TOLERANCIA CERO CON LA VIOLENCIA, TODAS LAS VIOLENCIAS DE GENERO. Desde que entró en vigor la LIVG (Ley Integral Violencia de Género), muchas mujeres han sido salvadas de sus maltratadores, a muchas mujeres se les ha ayudado y protegido. Pero en ciertas ocasiones esta Ley también ha sido usada de modo injusto, a modo de arma contra hombres inocentes. Es comprensible que los gobiernos niegen la existencia de las denuncias falsas, pero el clamor de cientos de hombres que han sufrido el abuso y la tortura provocados por este mal uso, no es ninguna insignificancia que se pueda pasar por alto. Desde enero de 2007 este blog intenta servir como fuente de información que en muchas ocasiones no es fácil recopilar. El aporte de cientos de colaboradores que encuentran las noticias o que cuentan su propio caso, hacen posible este trabajo. La historia sigue y CONTINUAN apareciendo DENUNCIAS FALSAS, la parte positiva es que las mentirosas comienzan a ser castigadas con cierto rigor.

martes, 19 de julio de 2011

La caida de ZP, la Bibi y la Pajín

Como han cambiado las cosas desde que ya no está De la Vega en el Gobierno. Cómo han cambiado las cosas desde que Bibiana Aido ya no es nadie. Cómo han cambiado las cosas desde que la señora Pajín ya no es lo que era. Como han cambiado las cosas desde que Zapatero ya no habla de feminismo.

Desde mi punto de vista hay menos hombres inocentes a los que se les hace pasar por la tortura que otros muchos inocentes ya hemos pasado por culpa de los personajes que he nombrado antes.

Los medios ya no nos bombardean a diario con casos de mujeres muertas o maltratadas, A DIARIO, día a día, como hacían en el 2006 y 2007. Ya no interesa hacer el lavado de cerebro a la sociedad para hacernos creer que el mayor problema de los españoles/as son los hombres NACIDOS en España, todos maltratadores y asesinos en potencia.

Las impulsoras de todo este tinglado se han quedado sin fondos para seguir haciendo las camapañas de acoso y derribo contra los hombres nacidos en España para obtener ellas el mayor rendimiento económico posible. Aún así, y con toda la crisis, toda la parafernalia económica que ahora nos tienen montada, ellas, las más enchufadas siguen recibiendo cuantiosas sumas de dinero para seguir derrocahndo y enriqueciendo a unas pocas y pocos. Porque el grueso del dinero sigue sin servir para salvar a las mujeres relamente maltratadas, aquellas a las que yo siempre he defendido, antes y después de la denuncia falsa que me pusieron a MI.

Cuanta hipocresía, cuanta desverguenza, cuanta maldad he visto y vivido en mis carnes desde que me pusieron la denuncia falsa hasta que me libré de todo cargo.

Este blog ha sido rastreado y analizado por algún/a policía que pensaba que iba a encontrar un filón para poder clausurarlo por hacer apología de la violencia machista. Que pérdida de tiempo, pero bueno, ellos/as hacían su trabajo, aunque a veces parecen elefantes en una cacharrería, mucho ruido y pocos resultados.

A ver si de una vez enfocamos todos las energías para frenar la violencia machista real y dejamos de una vez de acosar y torturar a inocentes que más que objetivos a batir, en muchos casos somos auténticos luchadores y colaboradores por la igualdad y el respeto universal a todo hombre, mujer o niño de este planeta.

No se han parado a pensar que precisamente los hombres más colaboradores, sencillos, humildes y más alejados del prototipo machista violento, somos carne de cañón para las mujeres mentirosas, celosas, posesivas y dominantes que ponen denuncias falsas de malos tratos para quitarse de encima, de un plumazo, a su varón lastre, aprovechando toda la maquinaria legal, y de esa forma comienzan una nueva vida sin dar explicaciones, con ayudas, con subvenciones, etc, etc, etc.

Mi ex lo tenía claro, quería un cambio YA, lo quería para ayer, fuera matrimonio, los hijos para ella, el dinero para ella, el beneficio de la casa al vender para ella y todos los meses dinero para ella, a mi que me parta un rayo, eso a ella le era y le es indiferente. Solo existe su mundo y su vida, y el gobierno de ZP le daba todas las facilidades para conseguirlo.

Si eres una mujer egoista, dominante, malvada, fria, calculadora, ... Porqué no hacer uso de los recursos que los medios te estaban ofertando día a día para dar un cambio radical a tu vida, con todo cubierto y guardaespaldas a tu servicio por si acaso al capullo de turno se le cruzan los cables y te dice que no está de acuerdo con tu planteamiento del reparto de recursos y la forma de organizar la nueva vida de los niños.

Ummm

Ya te vale Zapeterito, anda que!!!

Espero que algún hombre de tu familia pase por lo que yo, siendo inocente. Ojala te recordemos siempre por este tipo de cosas. Los libros de historia harán justicia contigo feministo.

Un hombre, absuelto de maltrato al actuar la denunciante "...

La supuesta víctima había sido acusada de robar al presunto agresor.Pese a todo, el denunciado pasó tres días en los calabozos.

17/07/2011

El Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 2 de Zaragoza ha ordenado el archivo de la causa abierta a un hombre de Zaragoza, E. M., al que su excompañera denunció por supuestos malos tratos. La jueza ha considerado que no existen motivos para enjuiciarlo tras reconstruir toda la secuencia de la historia. La magistrada tuvo conocimiento de que la presunta víctima había sido denunciada con anterioridad por su supuesto agresor. El hombre trasladó a la Justicia el hecho de que su exnovia le había sustraído ciertas cantidades de dinero de su propiedad.

Se da la circunstancia de que la mujer, B. V. V., fue condenada a dos años de cárcel, en febrero de este año, por estafar entre 2007 y 2008 más de 9.000 euros a varios ancianos de una residencia. Todas las víctimas de estos engaños sufrían graves enfermedades que les impedían ser plenamente conscientes de que eran víctimas de un engaño.

"Está claro que ella actuó en todo momento por venganza", señaló E. M. "La jueza encargada del caso enseguida se dio cuenta de que la denuncia por supuestos malos tratos la puso un día después de que yo la denunciara a ella por apoderarse de mis tarjetas de crédito", añadió.

Los hechos juzgados se remontan a fines del año pasado. E. M. retiró la denuncia contra la mujer el 20 de diciembre, según constata la magistrada en un reciente auto, y "casualmente" la excompañera interpuso el día 21 una denuncia contra el hombre en la que le acusaba de enviarle una serie de mensajes amenazantes "que ni muestra en sede policial ni los aporta al juzgado".

Asimismo, la jueza considera que resulta "llamativo" el mensaje que manda la denunciante a su exnovio, el 19 de diciembre de 2010, "en el que le dice que ella denunciará a quien tenga que denunciar, siendo que posteriormente le denuncia, con fecha de 21 de diciembre del mismo año".

CAUTELARES En un oficio dictado con posterioridad, el Juzgado de Violencia sobre la Mujer número 2 de Zaragoza ha acordado el cese de las medidas cautelares que fueron adoptadas en diciembre del 2010 respecto de E. M. En ellas, al hombre se le había prohibido acercarse a menos de 200 metros de distancia de la denunciante, lo que incluía asimismo a su domicilio, lugar de trabajo o cualquier otro sitio frecuentado por ella, así como comunicarse con la mujer por cualquier medio.

Eso no impidió que E. M. pasara en abril del mismo año tres días enteros en los calabozos de la Jefatura Superior de Policia de Zaragoza, casi llegando a agotar el plazo legal de detención. Una situación a la que puso fin un auto por el que la jueza instructora decretó su "inmediata" puesta en libertad.

http://www.elperiodicodearagon.com/noticias/noticia.asp?pkid=687697

viernes, 15 de julio de 2011

Acaba el juicio por denuncia falsa que inició un hombre al que se acusó de abuso sexual









La labor de un juez nunca es sencilla, y menos si se enfrenta a casos como el que ayer se terminó de juzgar en el Penal número uno. Se trata de un procedimiento complicado, complejo, técnico y rocoso en el que hay que tener en cuenta muchos aspectos y detalles que rodean a los hechos denunciados. A todo ello hay que añadir que la vista oral se ha alargado durante tres sesiones celebradas en dos meses diferentes y que las testificales han sido duras, por el contenido abordado, y muy extensas.
Las acusadas en el juicio de ayer son dos mujeres, ambas residentes en Málaga, una acusada en calidad de madre y la otra en calidad de psicóloga. Se enfrentan a la presunta comisión de un delito de denuncia falsa, a una falsedad documental, a unas injurias y a unas calumnias. Todo ello por una denuncia que se interpuso en 2003 contra el padre de la hija de la primera acusada por un delito de abusos sexuales. Aquella denuncia fue archivada por el titular del juzgado responsable y el hombre decidió emprender acciones legales contra su ex-pareja y contra la psicóloga que había firmado el informe del que se desprendía que él había abusado de su propia hija por entender que ambas se pusieron de acuerdo para denunciarle en falso y perjudicarle de cara al régimen de visitas de la pequeña.
En su día las dos acusadas negaron tajantemente los hechos que se les trata de imputar. Ambas defendieron en todo momento que actuaron conforme a lo que la realidad de lo que estaban descubriendo les indicaba, sin intención alguna de perjudicar a nadie de forma premeditada y sin ponerse de acuerdo para ello. Frente a estas versiones estuvieron las del denunciante y su familia, que declararon en la segunda sesión. El hombre aseguró que su ex-pareja era reacia a entregarle a la hija común para cumplir con el régimen de visitas y admitió que creía que la intención de la mujer con la denuncia archivada por abusos sexuales era perjudicarle en este sentido. De hecho destacó que la denuncia en su contra se interpuso coincidiendo con fechas cercanas al sexto cumpleaños de su hija, justo cuando cambiaba el régimen de visitas y se permitía más tiempo para el padre. Por su parte, el compañero de consulta de la psicóloga acusada defendió el trabajo de la mujer, un trabajo que definió como “muy bueno” y “siempre correcto”. El hombre explicó que el relato de la niña cumplía con los parámetros de veracidad que ellos utilizan y dijo que su compañera “actuó de forma adecuada” haciendo el informe. Un informe que fue la clave de la sesión del día de ayer, la última del juicio, en la que declararon el médico forense y el perito psicólogo de los juzgados. Este último aseguró que creía que el trabajo de la psicóloga acusada “no es un informe falso hecho conscientemente para perjudicar al padre”. De hecho explicó que “la psicóloga tuvo demasiada buena fe” al realizarlo e incluso que “quizá debería haber sido más cauta en sus conclusiones”. De la declaración del experto se desprendió que éste no considera que el informe fuera falso, “aunque está mal hecho”, porque no cumplía con la metodología y la ‘lex artis’ de la psicología.

Detalles

nforme acusaciones
Tanto el Ministerio Fiscal como la acusación particular aseguraron que ambas acusadas sabían que la denuncia por abusos sexuales presentada contra el padre era falsa y que el motivo de la misma era perjudicar al padre. El Fiscal calificó los informes psicológicos sobre los que se sostenía la denuncia como “temerarios” y alegó que la madre había obtenido una “ganancia secundaria” (cambiar el régimen de visitas a su favor). Por su parte, la acusación particular aseguró que los daños causados a la menor “van a ser irreparables” y recordó su teoría de una posible relación de amistad entre las dos acusadas y la posible existencia de un acuerdo para interponer la denuncia y perjudicar al hombre.
Informe defensas
Las defensas se agarraron a lo que ellos denominaron como “una absoluta falta de pruebas en contra de sus clientes” y alegaron que no se había demostrado que el informe presentado fuera falso ni la existencia de una relación de amistas entre ambas mujeres ni un acuerdo para perjudicar al padre. De hecho, uno de los abogados recalcó que “las dos siguen creyendo que lo que ellas denunciaron es cierto”. Asimismo el letrado que representaba a la madre negó que ésta hubiera “incitado” a la niña a contar unos relatos inventados. En lo referente al informe de la psicóloga malagueña, la defensa se acogió a la validez del mismo y a que el perito había reconocido que pensaba que el mismo “no era falso” para mantener la inocencia de su cliente.

Indemnización de 40.000 euros al padre:

El responsable de la acusación particular solicitó que se impusiera a las imputadas la obligación de pagar una indemnización de 40.000 euros para el denunciante por las lesiones morales que se le habían causado tanto a él como a sus familiares y a todas las personas de su entorno. Esta cantidad económica se suma a la pena de prisión solicitada por los delitos de denuncia falsa, de falsedad documental y calumnias, que podría alcanzar los cuatro años de privación de libertad en el peor de los casos. Además, la mayoría de los delitos anteriores contemplan también que las personas condenadas por los mismos deban abonar paralelamente unas multas de hasta 24 meses de duración. En el caso de la psicóloga, la condena por falsedad documental podría llegar a tener repercusiones en su trabajo diario.
En cualquier caso, la jueza dejó el caso visto para sentencia y deberá valorar las pruebas practicadas para dictar sentencia.

El hombre que acusó a su ex-mujer de denuncia falsa dice que ésta manipuló a la hija de ambos

Viernes, 21 de Enero de 2011 08:53 , El Faro







Este mismo extremo fue negado en la sesión anterior tanto por la ex-pareja del hombre como por la psicóloga con la que compartía el banquillo. El hombre fue acusado de abusos sexuales en el año 2003.

El juicio por los delitos de injurias, calumnias y denuncia falsa que se comenzó a celebrar el pasado 9 de diciembre vivió ayer su segunda sesión. Si la anterior vez declararon las dos personas acusadas, la ex-pareja del denunciante y la psicóloga de la hija de ambos, esta vez fue el turno tanto del hombre que interpuso la denuncia como de sus familiares y el psicólogo que comparte consulta con la segunda de las acusadas.
Tanto el Fiscal como la acusación particular intentan imputar a las dos acusadas los citados delitos como consecuencia del archivo de una denuncia de abusos sexuales sobre la hija de ambos interpuesta por la mujer en julio del año 2003. La misma quedó archivada y entonces el padre de la pequeña entendió que su ex-pareja sólo estaba intentando perjudicarle en el régimen de visitas y que la psicóloga le había ayudado emitiendo un informe psicológico poco fiel a la realidad en el que se habría llegado a afirmar que lo mejor para la niña era estar separada de su padre y que debía suspenderse el régimen de visitas. Todos estos hechos fueron negados tajantemente tanto por la madre como por la psicóloga en la anterior sesión. Ambas defendieron en todo momento que actuaron conforme a lo que la realidad de lo que estaban descubriendo les indicaba, sin intención alguna de perjudicar a nadie de forma premeditada.
Frente a estas versiones estuvieron las del denunciante y su familia. El hombre aseguró que su ex-pareja era reacia a entregarle a la hija común para cumplir con el régimen de visitas y admitió que creía que la intención de la mujer con la denuncia archivada por abusos sexuales era perjudicarle en este sentido. De hecho destacó que la denuncia en su contra se hizo coincidiendo con fechas cercanas al sexto cumpleaños de su hija, justo cuando cambiaba el régimen de visitas y se permitía más tiempo para el padre. En relación con la denuncia puesta en su contra en su día, el hombre aseguró que nunca había dormido en la misma cama que su hija y que nunca le había contado nada de índole sexual a la misma. “Todos los relatos de esas cosas que contaron me parecen algo horroroso”, comentó. Por otro lado, aseguró que su hija había mostrado siempre un comportamiento normal y que pensaba que tanto la madre como la abuela “influyeron en la niña para que se pusiera en su contra”. Además, el hombre explicó ante la jueza que su hija le había confesado que su madre le decía lo que tenía que contarle a la psicóloga. En cuanto a ésta, el denunciante dijo que creía que era amiga de su mujer porque su hija había comentado algo al respecto que él interpretó.
La versión del hombre fue refrendada por hasta tres miembros de su familia, que comparecieron en el acto del juicio para explicar que la relación entre el padre y la niña era normal y que “jamás” habían visto un comportamiento sexual en la niña. Sólo uno de los hermanos del denunciante destacó que durante los primeros años de vida de la pequeña sí había observado una actitud “agresiva”, conjugada con “tacos” y “un habla de manera poco habitual para su edad”, lo que casaría con la descripción de la pequeña ofrecida el día 9 de diciembre por la propia madre. En cualquier caso, ese mismo testigo aseguró que “el propósito de esa mujer ha sido hundir a mi hermano e inducir a su hija odio hacia él”. El declarante aseguró que la niña había manifestado que alguien le inducía a estar en contra de su padre y explicó que había observado que “cuando su madre la llamaba al móvil la niña cambiaba radicalmente de actitud”. La postura de la pequeña tras esas llamadas la definió como “nerviosa, intranquila y aislada”.
Por otro lado, declarando por el debate abierto contra el informe psicológico de la segunda acusada, declaró un psicólogo compañero de consulta de la profesional malagueña. El testigo aseguró que en el informe lo que se decía era que “no era recomendable que la niña fuera cambiando de casa y de ambiente periódicamente”, no que se cortaran las relaciones con el padre. En relación con el posible acuerdo entre su compañera y la madre dijo que no le habían “ni presionado, ni coaccionado, ni dado dinero” para firmar el primero de los informes psicológicos. En cuanto al de su compañera, que ya valoraba los supuestos abusos sexuales, el profesional aseguró que era “un informe tipo”, es decir, que seguía los estándares. “El relato espontáneo de la niña cumplía todos los parámetros de credibilidad y validez” que ellos tienen, por lo que el hombre opinó que su compañera había actuado de forma correcta en corroborar tras varias sesiones sus sospechas y, después, decírselo a la madre y haber hecho un informe. “Los niños de menos de siete años no se inventan cosas que no hayan experimentado”, dijo reforzando el trabajo de su compañera. Además, restó credibilidad científica a las herramientas forenses y sus métodos en la conclusión de su testimonio.
La finalización del juicio está prevista para el día 1 de marzo.

Emertoteca: La madre acusada de denuncia falsa niega que manipulara a su hija

















El juzgado de lo Penal número 1 acogió ayer la vista judicial contra una mujer que denunció a su ex pareja, en el año 2003, por presuntos abusos sexuales contra la hija común. Aquella denuncia quedó archivada provocando que el padre le acusara de denuncia falsa tanto a la progenitora como a la psicóloga que hizo el informe sobre la menor.
En la primera sesión judicial celebrada durante toda la mañana de ayer sólo pudieron declarar las dos acusadas. El resto de testigos acudirán a la vista señalada para el 20 de diciembre. Las declaraciones de la madre, M.D.R., estuvieron marcadas por el dramatismo. En su testifical indicó que decidió denunciar a su ex pareja al comprobar que su hija tenía una conducta extraña desde hacía meses. La niña se mostraba muy agresiva y decía cosas extrañas (además presentaba falta de control de los esfínteres y complicaciones para relacionarse con los varones). La madre llevó a la niña al psicólogo porque decía, tras una visita a su padre, que éste le había tirado libros y una mesa. Según narró sólo quería saber si era verdad lo que la menor decía, aunque no presentaba ni marcas ni lesiones de ningún tipo.
Con las visitas a la psicóloga la conducta de su hija fue mejorando, pero en una de ellas la psicóloga le comentó que la niña podría haber sufrido abusos sexuales, ya que en varias de las sesiones le estaba contando algunas situaciones extrañas y de carácter sexual. “Mi hija se comportaba de manera extraña, pero jamás pensé en eso”, dijo la madre. “Me quedé espantada. No podía ni creérmelo. En ese momento me sentí perdida”, añadió la madre mientras se le escapaban las lágrimas al recordar todo aquello. A partir de ese momento, la madre no pudo aguantarse las lágrimas en varias ocasiones y se mostró muy afectada durante el resto del interrogatorio.

“Nunca pensé que a mi niña le pasaba algo así”

Tras aquello le pidió a la psicóloga un informe que posteriormente acompañaría a su denuncia ante la Policía. El problema es que cuando la niña acudió al juzgado a declarar (con el psicólogo y el juez) no contó las cosas que se relataban en la denuncia y el informe de la psicóloga e incluso llegó a decir que su madre le había dicho que manifestara esas cosas. La acusada justificó esto diciendo que ella simplemente le había pedido que manifestara ante el juez todo lo que había dicho ante la psicóloga.
A preguntas de la defensa, la mujer negó haberle hablado mal de su padre a la niña, haber preparado la declaración de la pequeña e incluso que estuviera intentando perjudicar a su ex-pareja con todo aquel proceso judicial. Proceso que, por otro lado, se había archivado porque las pruebas que se le practicaron a la niña dieron negativo.
“Nunca pensé que a mi niña podía estar pasándole algo así”, añadió la madre. “Lo único que he sacado yo de todo esto ha sido sufrimiento para mi hija. El informe psicológico lo he leído una sola vez y no pienso leerlo nunca más. Es muy doloroso”, dijo respecto del informe.
Cuando ocurrió todo esto la acusada vivía en Málaga y su ex-pareja en Ceuta. Estaba en proceso de separación y tenía un régimen de visitas con su marido para la hija que tienen en común. Ese régimen cambiaba a partir de que la pequeña cumpliera seis años y se volvía un poco más permisivo con el padre, que podía disfrutar de más días con la pequeña. Su hija cumplía los seis años el día 8 de agosto de 2003, lo que implicaría el cambio del régimen de visitas. Según mantuvo el Fiscal, el padre de la niña había denunciado en varias ocasiones a su ex pareja por incumplir el régimen de visitas y no dejarle ver a su hija. Todas las denuncias, no obstante, quedaron archivadas y de hecho se interpusieron tras la denuncia de la progenitora.
Por su parte la psicóloga recalcó que la primera vez que vio a la niña fue por una consulta cuando ésta tenía poco más de un año. Fue en 1998. Aquella vez comprobó el estado evolutivo de la niña porque no andaba. La siguiente vez que la vio fue en marzo de 2003. Entonces encontró que la niña presentaba unas alteraciones en la conducta y se centró en tratarlas.
A partir del mes de julio fue cuando la pequeña “comenzó a contarme unas cosas terribles”. Hablaba de de una serie de juegos que hacía con su padre y que, casi siempre, tenían un alto contenido sexual. Ella realizó entonces unas sesiones de entrevistas y sesiones de ‘roll-play’ para confirmar el tema de los abusos. Las sesiones consistían en que la niña reproducía con gestos y acciones los juegos que hacía con su padre. “Era una niña de 5 años con una conducta muy sexualizada y eso era señal de que estaba viviendo algo extraño”, dijo a preguntas del Fiscal. “Yo creía firmemente en la versión que me contaba la niña porque no es tan fácil manipular a una niña de 5 años y las cosas que ella reproducía su madre no las sabía”, añadió justificando su conducta.
No le contó a la madre lo que estaba intentando confirmar hasta pasadas unas sesiones, ya en el mes de julio. Entonces, a petición de la madre, emitió un informe en el que afirmaba que lo mejor para la niña era estar separada de su padre y que se suspendiera el régimen de visitas. Así se hizo durante un tiempo.

Roce de informes

El Fiscal cree que ella se basó en lo que le había dicho la madre como sustento de su informe. La psicóloga explica que no fue así, sino que puso en práctica un protocolo de actuaciones que le llevaron a sacar sus propias conclusiones. Asimismo dijo que pensaba que los trastornos conductuales de la pequeña eran la manifestación de lo que le pasaba. Al Fiscal le extrañó mucho que la pequeña no contara nada sobre los juegos de contenido sexual en el juzgado. La psicóloga dice que a ella no le extraña que no lo hiciera porque el hecho de que se lo contara a ella “fue el fruto del trabajo de muchos meses ganándome su confianza y haciéndola sentir segura”. Asimismo cree que a la niña había que haberle hecho un seguimiento psicológico, y no haber sacado conclusiones con una única sesión, como hizo el forense.
De hecho el psicólogo de los juzgados dijo en su informe que la pequeña fabulaba sobre lo ocurrido. El Fiscal trató de restar credibilidad a la acusada diciéndole que la psicología no es un ciencia exacta y que por tanto no debía haber hecho afirmaciones tan tajantes como que la pequeña era objeto de abusos por parte de su padre y que debía estar separa de él. La acusada, por su parte, utilizó esta misma argumentación para contrarrestar el informe psicológico del forense del juzgado. “Eso sí, si volviera a 2003 le aseguro que no me hubiera mojado ni un dedo del pie con la terminología del informe”, señaló.
La psicóloga aseguró que su relación con la madre era absolutamente profesional y que en ningún momento recibió más dinero del habitual por realizar un informe psicológico de la niña. Asimismo afirmó que nunca tuvo la intención de injuriar y calumniar al padre y adujo que “no lo conozco y no tengo nada en su contra”.
En la sesión del próximo 20 de diciembre se escucharán las versiones de los testigos llamados a declarar por ambas partes. Fiscal y acusación solicitan penas de cárcel para ambas.