Por desgracia

TOLERANCIA CERO CON LA VIOLENCIA, TODAS LAS VIOLENCIAS DE GENERO. Desde que entró en vigor la LIVG (Ley Integral Violencia de Género), muchas mujeres han sido salvadas de sus maltratadores, a muchas mujeres se les ha ayudado y protegido. Pero en ciertas ocasiones esta Ley también ha sido usada de modo injusto, a modo de arma contra hombres inocentes. Es comprensible que los gobiernos niegen la existencia de las denuncias falsas, pero el clamor de cientos de hombres que han sufrido el abuso y la tortura provocados por este mal uso, no es ninguna insignificancia que se pueda pasar por alto. Desde enero de 2007 este blog intenta servir como fuente de información que en muchas ocasiones no es fácil recopilar. El aporte de cientos de colaboradores que encuentran las noticias o que cuentan su propio caso, hacen posible este trabajo. La historia sigue y CONTINUAN apareciendo DENUNCIAS FALSAS, la parte positiva es que las mentirosas comienzan a ser castigadas con cierto rigor.

jueves, 29 de diciembre de 2011

Chantajean a un hombre acusándolo en falso de tener relaciones con menores.

  • La mujer y sus dos compinches ya han sido detenidos
  • También robaran y secuestraron a la víctima para sacarle más dinero
  • El hombre pidió ayuda en una gasolinera cuando era trasladado a un cajero
Agentes de la Guardia Civil del Equipo de Policía Judicial de Lora del Río han detenido a tres jóvenes, dos hombres y una mujer, como presuntos autores de los delitos de detención ilegal, robo con intimidación y extorsión, ya que supuestamente robaron 20 euros a un hombre en el municipio sevillano de Alcolea del Río y, al considerar esta cantidad insuficiente, lo obligaron a ir a un cajero automático.
La investigación comenzó a raíz de la denuncia recibida por la Benemérita de un vecino de Villanueva del Río y Minas que denunciaba haber sido víctima de un robo con violencia e intimidación.
Según expuso, había tenido relaciones con una mujer y ésta, desde entonces, le pedía dinero a cambio de no acusarle de mantener relaciones con menores.
Por ello, y según el denunciante, se vio obligado a quedar con la mujer en un paraje deshabitado ubicado en Alcolea del Río. Al llegar al lugar, la mujer subió a su vehículo y, tras ella, accedieron otros dos jóvenes, obligando al denunciante a bajarse del coche.

Sólo 20 euros

Una vez fuera, registraron y se apropiaron de 20 euros; no obstante, y al considerar "poca" la cantidad que llevaba la víctima, le obligaron a que los llevara en el coche a un cajero cercano para sacar dinero.
Cuando llegaron a Alcolea del Río, la víctima entró en una gasolinera y pidió ayuda, por lo que los ocupantes del vehículo se apearon y huyeron. El hombre dijo que sólo conocía el nombre de pila de la mujer y manifestó, además, que los agresores son varones de 18 a 20 años de edad.
Tras contrastar la información del denunciante con el empleado de la estación de servicio, los agentes lograron identificar a la mujer, J.H.S., vecina de Alcolea del Río de 26 años. Dos días más tarde, se consiguió identificar a los dos jóvenes, J.A.F., de 20 años, y J.R.M., de 18 años, ambos vecinos de la misma población que la mujer. Los tres sospechosos han sido detenidos.

MENORES | Le fue concedido el tercer grado en 'tiempo récord' 'No sé si es por ser sobrino de Chaves, pero sería diferente si fuera un mortal cualquiera'


MENORES | Le fue concedido el tercer grado en 'tiempo récord'

'No sé si es por ser sobrino de Chaves, pero sería diferente si fuera un mortal cualquiera'

Vídeo: José F. Ferrer

  • Jaime Chaves Díaz disfruta del tercer grado tras cumplir sólo tres semanas
  • Fue condenado a tres años y medio y no tenía requisitos para el tercer grado
  • Tiene antecedentes y no ha pagado las indemnizaciones a sus víctimas
  • La familia de la menor pide que se investigue el presunto trato de favor
El padre de una menor víctima de los abusos sexuales de Jaime Chaves Díaz, sobrino del vicepresidente segundo del Gobierno en funciones y presidente del PSOE, Manuel Chaves, ha solicitado que se investigue el presunto trato de favor de Instituciones Penitenciarias.
Jaime Chaves, condenado a tres años y medio de cárcel por abusar sexualmente de dos adolescentes de 14 y 15 años en el colegio privado El Altillo de Jerez en 2006, donde trabajaba entonces, acaba de lograr el tercer grado en un tiempo récord.
Tras permanecer sólo tres semanas privado de libertad, ahora ya sólo tiene que acudir a dormir de lunes a jueves al Centro de Inserción Social (CIS) Jiménez de Asúa de Sevilla, a pesar de que es reincidente y fue condenado por exhibicionismo y provocación sexual antes de los abusos en el colegio. Tampoco cumple el requisito marcado por la ley de haber resarcido a sus víctimas, ya que sólo ha pagado 30 euros de los 18.000 con los que debe indemnizar a las dos jóvenes.
El padre de la víctima, que prefiere ocultar su identidad para proteger a su hija, ha pedido una investigación sobre la concesión del tercer grado. "Yo creo que un privilegio debe de haber porque una cosa de estas no se concede a dedo. Debe haber algo de por medio y habrá que investigar qué ha ocurrido realmente porque esto no es normal", ha afirmado durante una entrevista con ELMUNDO.es.
Para este padre, es "inaudito" que se le conceda el "tercer grado, y a la calle", a pesar de todo el daño que ha causado. "Yo no sé si es por ser sobrino de Manuel Chaves, pero la cosa sería totalmente diferente si fuera un mortal cualquiera", afirma.
"Cómo es posible que una persona con estos antecedentes, con una condena de tres años y medio y ni pise la cárcel", se pregunta el padre, que no entiende tampoco que después de "causar tanto daño" a unas menores de edad, tan sólo "tiene que ir a dormir al centro de internamiento como si fuera un hotel".
A pesar de que ya han transcurrido cinco años desde que ocurrieron los abusos, su hija siente pánico de cruzárselo por la calle. "Muchas veces se ha imaginado que estaba cerca y ha regresado a casa corriendo", recuerda el padre. Ahora, al saber que ya está disfrutando del tercer grado, los temores se incrementan.
A esta familia también le duele la actitud del colegio privado El Altillo en Jerez donde daba clases de pádel el sobrino del vicepresidente porque "siempre protegió" al pederasta.
De hecho, al día siguiente de sufrir los abusos por parte de Jaime Chaves, "tres adultos varones", responsables del centro, "la encerraron en una habitación y comenzaron a decirle que estaba confundida, que sólo le puso la mano para saludarla... Estas cosas no tenían que haber ocurrido nunca".
Meses después, en los informes psicológicos a la menor, se subraya que este episodio con los tres responsables del centro agravó el estado de la víctima tras sufrir los abusos sexuales del profesor de pádel.
Tras sufrir esta encerrona, la adolescente se derrumbó con sus compañeras y, al verla así, "las chicas empezaron a decirle que a otras alumnas también se lo había hecho".
Así, se confeccionó una lista de 17 adolescentes que habrían sufrido abusos sexuales de Jaime Chaves, pero tras las presiones y varias reuniones de los responsables del centro con los padres afectados, el listado -aclara el padre de la víctima- "bajó a diez, luego a cinco, cuatro y, al final, se quedó en dos", que son las reconocidas en la sentencia firme.

martes, 27 de diciembre de 2011

Una jueza denuncia que ya hay españoles en la cárcel sólo por decir a sus mujeres: “Vete a la mierda”.

 

Ya existen españoles con penas de seis meses de cárcel sólo por decir a sus mujeres “vete a la mierda”. Así lo revela la  magistrada María Sanahuja, ex decana de los jueces de Barcelona. Sanahuja emplaza a los escépticos a que acudan a los juzgados de lo penal a comprobar ese dato y denuncia que en España se vulnera la presunción de inocencia de los varones.
Como viene siendo habitual cada vez que Sanahuja ofrece datos demoledores que ponen en entredicho las bondades de la ideología de género, las feministas han vuelto a arremeter contra ella y contrala generalidad de jueces que han recurrido algunos de los artículos de la polémica Ley de Igualdad y de Violencia de Género, impulsada por una ministra, Leire Pajín, con el mismo curriculum académico que Paquirrín. Es decir, ninguno.
Pajín ha respondido a la ex decana de los jueces barceloneses afirmando que las mujeres parten de una situación de desigualdad y que, por ese motivo, “no es igual el maltrato a un hombre que a una mujer”. Debe ser que la ministra encuadra a los varones españoles en una especie aún sin catalogar o simplemente que no se haya leido el artículo 14 de la Constitución Española, capítulo segundo – derechos y libertades, que señala: “Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra concidición o circustancia personal o social”.
Este principio constitucional colisiona sin embargo con los articulados de la Ley de Violencia de Género. Estos son algunos de los casos: 
Art: 153.1:”El que por cualquier medio o procedimiento causare a otro menoscabo psíquico o una lesión no definidos como delito en este Código, o golpeare o maltratare de obra a otro sin causarle lesión cuando la ofendida sea o haya sido esposa, o mujer que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad aun sin convivencia, o persona especialmente vulnerable que conviva con el autor, será castigado con la pena de prisión de seis meses a un año o de trabajos en beneficios de la comunidad de treinta y uno a ocheta días y, en todo caso, privación del derecho a la tenencia y porte de armas de un año y un día a tres años, así como, cuando el Juez o Tribunal lo estime adecuado al interés del menor o incapaz, inhabilitación para el ejercicio de patria potestad, tutela, curatela, guarda o acogimiento hasta cinco años”.
Art: 57.2: “Cuando un Juez que esté conociendo de un procedimiento civil tuviese la noticia de la posible comisión de un acto de volencia de género, que no haya dado lugar a la iniciación de un proceso penal, ni a dictar una orden de protección, tras verificar que concurren los requisitos del párrafo tercero del artículo 87 de la Ley Orgánica del Poder Judicial, deberá inmediatamente citar a las partes a una comparecencia con el Ministerio Fiscal que se celebrará en las siguientes 24 horas a fin de que éste tome conocimiento de cuantos datos sean relevantes sobre los hechos acaecidos. Tras ella, el Fiscal, de manera inmediata, habrá de decidir si procede, en las 24 horas siguientes, a denunciar los actos de violencia de género o a solicitar orden de protección ante el Juzgado de Violencia sobre la Mujer que resulte competente”.
Art: 171.4: “El que DE MODO LEVE amenace a quien sea o haya sido su esposa, o mujer que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad aun sin convivencia, será castigado con la pena de prisión de seis meses a un año o de trabajo en beneficio de la comunidad de treinta y uno a ochenta días y privación del derecho a la tenencia y porte de armas de un año y un día a tres años, así como, cuando el Juez o Tribunal lo estime adecuado al interés del menor o incapaz, inhabilitación especial para el ejercicio de la patria potestad, tutela, curantela, guarda o acogimiento hasta cinco años”.
Art: 172.2: “El que DE MODO LEVE coaccione a quien sea o haya sido su esposa, o mujer que esté o haya estado ligada a él por una análoga relación de afectividad, aun sin convivencia, será castigado con la pena de prisión de seis meses a un año o de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a ochenta días y, en todo caso, privación del derecho a la tenencia y porte de armas de un año y un día a tres año, así como, cuando el Juez o Tribunal lo estime adecuado al interés del menor o incapaz, inhabilitación especial para el ejercicio de la patria potestad, tutela, curatela, guarda o acogimiento hasta cinco años”.
Por consiguiente, se deduce que tanto el Gobierno socialista como las feministas creen que la violencia doméstica sólo existe si es el hombre quien presuntamente agrede a su pareja, nunca al revés. En su forma de ver las cosas, los hombres nunca son los maltratados, aunque las estadísticas sostengan lo contrario.
Algunos jueces sensatos ya han advertido de que, con la citada ley, cualquier hombre podría ser condenado si al calor de una discusión se le escapa alguna expresión no apta para oidos tan castos como el de la ministra Pajín. Ellas en cambio sí tienen ‘barra libre’ para verter los insultos que quieran. En este sistema tan democrático, unas son más iguales que otros.
Envalentonadas por esta clara arbitrariedad legal, algunas feministas ya han declarado en medios como la cadena Ser que “habría que empezar a hablar de violencia psicológica a las claras e imponer penas”. Claro que matizando a continuación que “sólo cuando  la sufran las mujeres”. Recuerde, lector, aquello de: “Vinieron por mi vecino y no me preocupé…. Hoy, sin embargo, vienen por mi”.

Ana Mato habla de 'violencia en el entorno familiar' en lugar de 'violencia doméstica'.

Las primeras manifestaciones de la nueva ministra de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, Ana Mato, no han pasado inadvertidas esta noche a raíz de hacerse público un comunicado de condena por el asesinato de una mujer en Roquetas de Mar (Almería) a manos, presuntamente, de su pareja.
En la nota de prensa, alojada en la página web del ministerio que lidera, Ana Mato se refiere a la 'violencia doméstica' como "violencia en el entorno familiar". En concreto, Mato condena "el último caso mortal por violencia en el entorno familiar ocurrido hoy en Roquetas" y expresa "su más absoluta repulsa" por la muerte de una mujer de origen ruso, de 33 años, que ha sido asesinada supuestamente por su pareja, un ciudadano español de 71 años.
"Se trata de la víctima número 59 de 2011", continúa la nota, que al mismo tiempo recuerda que una de las prioridades de la nueva ministra al frente de su departamento será acabar con la violencia contra las mujeres, "la lacra del siglo XXI".

http://www.elmundo.es/elmundo/2011/12/27/espana/1324954006.html

lunes, 26 de diciembre de 2011

El otro lado de los malos tratos.

01 / 12 / 2011 Incitatus

La calamidad de la violencia machista, que provoca el asesinato de decenas de mujeres al año, tiene otra cara no menos sombría: las denuncias falsas por maltrato.


Miguelón está mal, está nervioso, no levanta cabeza. Lleva tres o cuatro años así. Los amigos no sabemos bien qué hacer aparte de quererle mucho, llamarle y, cuando nos vemos -cada quince días-, procurar que se sienta feliz, contento al menos; que se olvide de todo. Es fácil porque Miguelón espera como agua de mayo nuestras reuniones quincenales precisamente para eso: sentirse bien, acogido, arropado, charlar y, durante tres o cuatro horas, dejar de pensar en cómo la vida le ha mordido en una pierna y no le suelta.
Nuestro Miguelón es un tipo alto, guapazo, bien plantado y con un carácter tan bondadoso como optimista. La alegría de la huerta. Ocupaba un puesto de dirección en una poderosa empresa de telecomunicaciones. Ganaba mucho dinero. Vivía en un chalé de la zona pija de Madrid y estaba casado con una señora estupenda, al menos de aspecto, y extranjera. El hijo de ambos, que ahora andará por los 13 años, es igual que su padre pero más bajito: guaperas (y lo sabe), alegre, inteligente, decidido.
Un día, hace ya unos cuantos años, un caballero dicen que muy atractivo se cruzó en la vida de la esposa de Miguelón. Estas cosas pasan. También es frecuente que el interesado (en este caso, mi amigo) sea el último en enterarse. El caso es que la señora estupenda decidió cambiar de vida y rehacerla junto al recién llegado. Pero en vez de hablar las cosas con Miguelón, que es lo que suele hacer la gente cuando sobrevienen estos líos, decidió contárselo primero a un abogado para que fuese preparando los desagradables asuntos del divorcio. Y ahí fue donde todo empezó a ir mal.
El tal abogado resultó ser, y ustedes perdonen la manera de señalar, un hijo de puta del tamaño del océano Pacífico. El diálogo entre esa rata y la señora estupenda pudo ser más o menos así:
-¿Quiere usted divorciarse?
-Sí.
-¿Y qué quiere sacar?
–Pues lo que sea justo. Mi marido es un buen hombre, no tiene culpa de nada. No quiero hacerle daño.
-No sea idiota. Si quiere, puede usted quedarse con todo. La casa, los coches, los cuadros, los muebles, el dinero. Del niño ni hablamos, eso se da por hecho. Usted solo tiene su trabajo, ¿verdad? Pues si quiere, puede hacerse rica.
-¿Y qué tengo que hacer?
–Fácil. Denúnciele por malos tratos.
-Pero eso es ridículo, mi marido no me ha puesto la mano encima en su vida. Es incapaz de hacerle daño a nadie.
-Eso no importa. Denúnciele por malos tratos psicológicos. Hay muchas posibilidades: amenazas, humillación, acoso... Elija usted.
Y la señora estupenda de Miguelón lo hizo. Fue a la comisaría con cara de mucho susto y abatimiento y juró todo lo que el otro miserable le había dicho que jurase.
No hizo falta ninguna prueba, ningún análisis médico o psicológico, ningún testimonio de nadie. Nada. Solo la denuncia. Y, en menos de 24 horas, la Guardia Civil se presentó en casa de Miguelón y se lo llevó al calabozo sin ninguna explicación. Quiero decir que se lo llevó como estaba: en camiseta, pantalón corto y chanclas, todo embadurnado de grasa, porque Miguelón estaba, aquella tarde de domingo, metido debajo de un coche a ver si lograba quitarle un ruido que tenía.
La vida destruida.
Miguelón pasó la noche en un lugar asqueroso, lleno de mierda -literalmente: excrementos humanos- y rodeado por verdaderos delincuentes de muy mala catadura que lo miraban como una hiena mira a una gacela herida. No pegó ojo. Al día siguiente lo sacaron de allí, le dieron un bocadillo y, sin más, lo llevaron ante el juez. Fue allí, en ese momento y no antes, cuando Miguelón se enteró de qué rayos estaba pasando, porque nadie le había dicho nada.
De nada sirvió su cara de asombro, su carcajada, luego sus lágrimas, sus gritos, sus protestas de inocencia. El juez se cabreó cuando Miguelón, fuera de sí, le preguntó si estaba loco, si era una broma para un programa de cámara oculta. Le obligaron a abandonar su casa con cuatro calzoncillos, el cepillo de dientes y muy pocos objetos personales más. Como estaba previsto por el honradísimo señor letrado de la acusación, le quitaron su casa y todo lo que tenía. Se fue a vivir a casa de su madre, a su antigua habitación de adolescente. Allí sigue después de todos estos años. Perdió también su trabajo porque, harto de que sus compañeros le mirasen como a un asesino y de que le hiciesen el vacío -ya se sabe: todos los maltratadores niegan que lo son-, un día pidió la liquidación y los mandó a todos, como él dice, “a Santo Tomar Porsaco”.
Vive de lo que puede. Hace viajes, portes, cosas así. No ha encontrado un trabajo como el que tenía, primero por la jodía crisis y luego porque nadie quiere tener cerca a un tipo absuelto de una acusación de malos tratos (naturalmente, el juez lo absolvió, pero eso fue mucho tiempo después y ya no sirvió de nada). Se ha gastado una fortuna en psicólogos. Ahora su madre se ha puesto enferma. Ninguno de los amigos nos atrevemos a preguntarle al bueno de Miguelón qué podrá hacer si ella falta.
Chantajes.
Gana algo de dinero pero, esto es lo más curioso, sigue en la ruina. Porque aquella señora presuntamente estupenda a la que el nuevo novio duró muy pocos meses, resultó ser, además, una manirrota de mucho cuidado. Y ya sabe lo que tiene que hacer. De vez en cuando llama a Miguelón: “O me das dinero, o te vuelvo a denunciar”. Y Miguelón busca donde puede, porque solo pensar en que puede volver a pasar por aquello le pone físicamente enfermo. Y también porque no puede pasar sin ver a su hijo.
Estamos todos hartos de ver cómo, cada pocos días, un canalla que debería vivir en el zoológico apalea a su mujer, o a su expareja, y la mata. Miguelón es el primero en defender que eso se corta endureciendo la ley para los maltratadores. Pero añade: “Y también para las maltratadoras”. Así llama él a las mujeres que, como la que vivió con él, presentan denuncias falsas contra quien no les ha hecho nada, y lo hacen por pura codicia, por pura mala entraña. Esas denuncias falsas cuya sola existencia han negado mil veces el Ministerio, las asociaciones feministas y la cantidad de gente que vive de esto. Que es mucha.
Los abogados honestos que se ocupan de estos asuntos enrojecen de ira al hablar de esto, porque saben mejor que nadie cuántas denuncias falsas se presentan. “A la primera amenaza, denuncia”, dice la publicidad institucional. “Estoy de acuerdo”, dice Miguelón, “pero ¿dónde tengo que denunciar yo, si nadie me hace caso? ¿Quién me devuelve la vida que me han quitado?”. Y no sabemos qué responderle.

Aumentan las pruebas evidentes de las denuncias falsas por abuso sexual en los procedimientos de divorcio y separación.

la situación actual y sobre todo, los ciclos cada vez mas habituales en supuestos de denuncias por abuso a menores, es cada vez mas preocupante, pues casualmente, suelen coincidir en situaciones de separación o divorcio que benefician automáticamente a la mujer que interpone la misma, de esta forma un amplio sector político y médico traslada públicamente la situación, para ver como solucionar el problema. En concreto estos sectores se componen de :
- El Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid, que manifiesta su preocupación por la utilización torticera y fraudulenta de supuestos de abusos sexuales a menores para conseguir ventajas en los procesos de separación y divorcio.
-Así mismo, la Fiscalía del Tribunal Superior de Justícia de Madrid muestra su preocupación por el sufrimiento de los menores en los casos de denuncia de abuso sexual infundado.
- El Defensor del Pueblo reconoce el alarmante aumento de denuncias falsas de abuso sexual en el contexto de las separaciones matrimoniales.
- El Justícia de Aragón confirma la existencia de falsas denuncias de abusos a menores en procesos de separación y divorcio.
- El Síndic de Greuges investiga denuncias falsas de abusos a menores.
- El juez de Familia José Luís Utrera detecta un gran número de denuncias falsas de abuso a menores para modificar las sentencias.
- El Síndic de Greuges informa al Parlament que la denuncia de abuso sexual a menores es un elemento más de la confrontación que tienen los progenitores que genera debilitamientos innecesarios en las relaciones paterno-filiales.
- El ex Defensor del Menor de la Comunidad de Madrid confirma la denuncias falsas de abusos a menores en separaciones y divorcios.
- El Jefe de psiquiatría infantil y juvenil del hospital Valle Hebrón de Barcelona confirma las falsas denuncias de abusos en niños, los cuales están manipulados e inducidos a declarar lo que sea.
- La Dra. María Bargadá, psiquiatra de Valle Hebrón de Barcelona certifica que hay muchas consultas de agresión sexual a menores que se descubren falsas, y muchas en las que existe una manipulación para actuar contra el padre.
- La psicóloga clínica de los juzgados de Plaza Castilla en Madrid afirma que más del 60% de acusaciones de abuso sexual a menores en procesos de separación son falsas.
- José Cantón Duarte, profesor de psicología evolutiva y de la educación de la Universidad de Granada sitúa en un 40% la falsedad de las denuncias por abusos a menores en los procesos de separación y divorcio.
Por lo tanto y si a esto sumamos, las mas que reales denuncias falsas por violencia de género, no cabe la menor duda de que este ministerio de igualdad creado en los últimos años, es posiblemente la antitesis de su nombre, pues no hay ministerio que vaya mas en contra de la igualdad, que el que lleva su nombre.
el problema es serio pues, no tiene fácil solución, solo hay que ver como se han echado encima del pobre juez Serrano, que únicamente a manifestado lo que ve a diario en los juzgados,  y una masa de asociaciones feministas han intentado engullirlo sin poder prácticamente ni defenderse, y si a esto se le suma la forma dirigida políticamente de fiscalía a la hora de ocultar verdaderos datos, así como la falsedad a la hora de realizar los sondeos sobre las denuncias falsas, nos encontramos con dos enemigos de la igualdad.
un gran problema para el nuevo gobierno que tiene difícil solución, pues, si modifican la barbaridad creada perderán votantes femeninas para el futuro ¿ se atreverán a cumplir con su obligación? esperemos que sí, por todos los inocentes victimas de España.

Condenada por haber denunciado en 5 ocasiones falsamente a su exnovio.

El Juzgado de lo Penal número 1 de Logroño ha condenado a una mujer a pagar una multa de 3.240 euros por un delito de denuncia falsa. La joven, según detalla la sentencia a la que ha tenido acceso Diario LA RIOJA, llegó a denunciar hasta en cuatro ocasiones en menos de dos años a su ex pareja por supuestos malos tratos físicos y psicológicos.
La primera denuncia la interpuso apenas un año después de que naciera su hijo, fruto de la relación que mantenía con su entonces pareja. En aquella ocasión, la mujer llegó a asegurar que su compañero sentimental le había amenazado con matarla, una situación que, según ella, se venía repitiendo desde hacía un año.
Tres meses después de esa primera querella, la acusada denunció el 8 de octubre del 2002 que quien había sido su pareja durante cuatro años le había amenazado de nuevo con matarla si no retomaba la relación. Aquel día, según su versión, ella había ido a recoger diferentes objetos personales a la que había sido la vivienda conyugal, hasta que apareció él. Entonces, salió corriendo hacia una cabina de teléfono, desde donde avisó a la Policía Local.
El 14 de julio del 2003 denunció ante la Policía Nacional de la localidad burgalesa de Miranda de Ebro que desde la ruptura sufría constantes amenazas, la mayoría de ellas por teléfono. Al parecer, le decía «te voy a matar, te voy a pegar una paliza que te voy a desfigurar y pobre de la persona que esté contigo», entre otras frases. La última denuncia la presentó el 22 de enero del año siguiente, también en Miranda de Ebro. Entonces, ante la Policía Nacional declaró que había recibido una llamada telefónica en la que su ex novio le había llamado «puta y zorra». Incluso aseguró que le había amenazado con no dejarle ver al hijo que tenían en común.
Desmontar las versiones
Todas las denuncias dieron lugar a un procedimiento abreviado en los juzgados de Haro, en el que la acusada se ratificó judicialmente de todo lo que había narrado hasta el momento y en el que se formuló la acusación contra su ex pareja por un presunto delito de malos tratos habituales y tres faltas de amenazas.
Una vez llegado el día del juicio, que se celebró el 20 de febrero del 2006, la procesada manifestó que todas las denuncias que había interpuesto eran falsas, desmontando cada una de las versiones que había tramado «a sabiendas de que no eran ciertas», explica la sentencia.
El juez no ha considerado, tal como pretendía la defensa, que la acusada padeciera alguna anomalía psíquica ni que tuviera depresión postparto.

Dos veces preso por malos tratos y dos veces absuelto El Poder Judicial dice que no es competente para dictaminar si el denunciante debe ser indemnizado porque se trata de errores judiciales.

Juan Antonio T. C., vecino de Málaga, reclama un millón de euros al Estado por funcionamiento anormal de la Administración de Justicia tras haber estado preso dos veces por malos tratos y haber quedado absuelto del citado delito en las dos causas que activó contra él su ex esposa.

La primera vez que estuvo preso fue entre el 22 de noviembre y el 4 de diciembre de 2003 tras una denuncia de su ex esposa por supuestas amenazas. Quedó en libertad provisional y un juzgado de lo penal penal le absolvió. Pero lo que más le indigna fueron los cinco meses de prisión que sufrió poco tiempo después, entre el 5 de agosto y el 20 de diciembre de 2004. Según la reclamación de Juan Antonio, remitida al Ministerio de Justicia y al Consejo del Poder Judicial, el 2 de agosto de 2003 denunció a su ex esposa tras recibir de ella un fax remitido desde el Ayuntamiento de Badajoz. Según él, en ese fax ella le indicaba que al día siguiente iría a verle “para exigirle 60.000 euros” y que “le mataría” sino se los entregaba. Según la denuncia, su esposa acudió al día siguiente, 4 de agosto, a su domicilio y le “asesto siete puñaladas”. Señala que llamó él mismo a los servicios de urgencias y que, extrañamente, la policía le detuvo a él por “tentativa de homicidio”. Seguidamente, el Juzgado de Instrucción 3 de Torremolinos, donde vivía Juan Antonio, ordenó su ingreso en prisión.
Tres años después, la Sección Primera de la Audiencia de Málaga le absolvió del delito y dejó sin efecto las medidas cautelares (el auto de prisión preventiva) que en su día había ordenado contra él el juzgado de Torremolinos. Juan Antonio afirma en su escrito que no entiende como acabó él en prisión pese a ser el denunciante de la agresión y la víctima de las cuchilladas.
“Los hechos descritos me han originado un grave perjuicio, al haber salido reiteradamente en los medios de comunicación como un maltratador y homicida. Por estos hechos”, señala en su escrito al Consejo del Poder Judicial, “el Ayuntamiento de Benalmádena, sin mandamiento judicial, entró en mi vivienda y se llevó todas mis pertenencia, enseres y efectos personales”. Toda aquella conflictividad familiar llevó a la Administración a dar en adopción a los tres hijos del matrimonio. Juan Antonio asegura que todo se debió “a las falsas acusaciones formuladas por mi ex mujer, a la que se dio crédito por el hecho de ser mujer”.
El Consejo del Poder Judicial ha estudiado este asunto y concluye que, en este supuesto, no cabe hablar de un funcionamiento anormal de la Administración de justicia susceptible de indemnización. Sin entrar en el fondo del asunto, el Consejo señala que no es competente para dictaminar si Juan Antonio debe ser indemnizado porque se trata de un error judicial (el auto del juez de Torremolinos que le llevó a prisión). Y que el error judicial sólo es indemnizable si así lo determina “expresamente” otro tribunal en una resolución motivada. “La mera revocación o anulación de las resoluciones judiciales no presupone por sí sola un derecho a indemnización (art. 292.3 de la Ley Orgánica del poder Judicial ). Y tampoco comporta por sí solo un funcionamiento anormal de la administración de justicia el hecho de que el procesamiento de una persona no culmine en una sentencia condenatoria. 
Anormal sería que todo auto de procesamiento prejuzgue la condena de un procesado”, explica el Poder Judicial. Entiende, pues, el Consejo que escapa a su competencia dictaminar si un juez se ha equivocado o no indagado correctamente un hecho delictivo. En su escrito, Juan Antonio se queja, asimismo, de que durante el proceso pidió abogado de oficio y no se le designo. En este caso, el Consejo refuta lo que dice y afirma, tras estudiar el expediente, que sí fue asistido de letrado de oficio. Otra queja del denunciante es el trato que recibió en la prensa, donde apareció “como maltratador y homicida”. “Se trata de una circunstancia ajena al desenvolvimiento del proceso” que “no conforma un fundamento efectivo de exigibilidad de responsabilidad de la Administración de Justicia”, replica el Poder Judicial.

Una mujer, imputada por denunciar en falso a su ex marido animada por otra al oír su historia en la radio.

La Fiscalía también acusa a la oyente, que mintió y dijo en comisaría que había sido testigo del maltrato .

Una coruñesa llamó desconsolada a un programa nocturno de la radio en la que la gente cuenta sus penas y alegrías. La aludida relató una vida de miserias, en la que dos de sus parejas la maltrataban. Sus palabras fueron escuchadas por una mujer que, estremecida por lo que había oído, quiso ponerse en contacto con la supuesta maltratada. Y se puso. Se citaron, hablaron, y decidieron acudir a comisaría para poner la correspondiente denuncia contra el ex marido de la presunta víctima. El problema es que con los días se demostró que lo que esta mujer había contado en la radio era mentira. Fue llamada a declarar y reconoció que la denuncia era falsa, que lo hizo porque la animó a hacerlo la mujer que la había escuchado en las ondas. Ante esto, la Fiscalía actuó y presentó un escrito de acusación contra ambas, imputándolas por un delito de denuncia falsa por la que solicita que se les imponga a cada una de las procesadas una pena de multa de 5.400 euros.
Todo sucedió a finales del año pasado. Era fiel oyente de uno de esos programas a los que los ciudadanos llaman para relatar asuntos de su vida más íntima o lo hacen para aconsejar a otros qué hacer con los problemas que tienen. Así que un día se animó a teclear en su teléfono el número del programa y entró en antena. Toda España pudo escuchar lo mal que la trató la vida. Relató que tuvo una relación hace años y que terminó fatal porque su pareja le pegaba. Luego conoció a otro hombre, el que hoy es su ex marido. Y de este habló peor. Afirmó que sufría palizas y que era incapaz de ponerle una denuncia por miedo a represalias.
El programa continuó hasta que llamó una mujer, también coruñesa. Hizo ver que se sentía mal ante la desdicha de su conciudadana y que sentía unos irremediables deseos de echarle una mano. Pidió a la presentadora que la pusiera en contacto con la maltratada. Desde la emisora se le contestó que eso no podía ser, que la única posibilidad es que se le iba a dar a María su número de teléfono y que si esta quería ponerse en contacto con ella ya lo haría. Así fue. La supuesta maltratada llamó a la oyente, hablaron un rato largo por teléfono, según se aprecia en las declaraciones, y decidieron quedar un día para verse.
Versiones
Hasta aquí, las versiones de ambas procesadas coinciden al milímetro. Pero divergen sobre lo que hablaron en esa cita y en comisaría. Según la presunta víctima, la otra la convenció para que acudiese a la policía para acabar con «la maldad de los hombres». Y lo hizo. Pero «bajo los efectos de pastillas», pues en aquellas fechas, según reconoció, «no sabía muy bien lo que decía o hacía». Terminó culpando a la mujer que la escuchó en la radio y que quiso ayudarla. Pero esta negó cualquier participación en la denuncia falsa. Explicó que creyó a pies juntillas a la supuesta maltratada y tras hablar con ella le aconsejó que denunciase. Y ahí, según dijo, terminó su participación. Aseguró que por nada del mundo pudo llegar a imaginarse que no era verdad, a pesar de que la policía afirma que entró a comisaría en calidad de testigo del maltrato. El fiscal no las cree y sostiene que ambas actuaron conjuntamente.

Me denuncio por malos tratos... por una deuda de 50€.

Por Poderosocruzado
http://www.foropolicia.es/foros/denuncias-falsas-de-malos-tratos-t21324-15.html

Mi relacion con las DENUNCIAS FALSAS de malos tratos... os cuento mi ultimo caso... y no es el unico:

http://www.youtube.com/watch?v=A3eRJutYUyA&feature=youtu.be

Hace poco mas de un mes y medio, acabe en el Juzgado por una DENUNCIA FALSA de malos tratos... asi de claro lo digo... estuve saliendo con una mujer durante unos 2 meses y como ya me canse de salir con ella, ni la queria, y la verdad el sexo con ella ya no tenia interes para mi, opte por dejarla... y asi lo hice... fue liberador.

A los pocos dias la "FALSA MALTRATADA" se presento en mi trabajo con el objeto de verme y con el pretexto de que le devolviera 50€ que le adeudaba, pero no quise atenderla ya que no era ni el momento ni el lugar... mi puesto de trabajo no da para tonterias con ex-novias, y ella enojada me mandaba multitud de mensajes SMS amenazandome con denunciarme si no la atendia en mi centro de trabajo... y no la atendi esperando que se cansara y se marcharia... y asi lo hizo... se marcho cabreada, pero se marcho.

Al dia siguiente, a las 09:00 de la mañana, recibo la llamada a mi movil de la Guardia Civil informandome que he sido denunciado... le pregunto al Agente que porque motivo y me dijo... "Usted sabra lo que ha hecho" no tentendia nada de lo que pasaba, pero empece a sospechar... no obstante el Agente en un tono duro hacia mi, me dijo que tenia 1 Hora para presentarme al puesto o me harian detener.

Me presente en el puesto de la Guardia Civil y me atendio el Teniente... me informo que habia sido Denunciado y se me imputaba un Delito de Malos Tratos, y aunque no me detuvieron me pusieron un abogado de oficio... le dije al Agente que era victima de una FALSA DENUNCIA y que no iba a declarar nada hasta hablar con el abogado... y asi fue.

Al cabo de 3 horas esperando (era Sabado) llega el Abogado de Oficio, y alli empiezo a saber muy por encima en que consiste "LA FALSA DENUNCIA DE MALOS TRATOS" del que era victima... una deuda 50€ y una supuesta amenaza de que la hiba a dar una paliza a la FALSA MALTRATADA... cuando yo me encontraba trabajando.

Declare que la DENUNCIA ES FALSA, que tengo testigos, que tengo pruebas en mensajes SMS y correos electronicos de como soy amenazado y chantajeado, pero sobre todo... "tengo pruebas de video de los sistemas de seguridad de mi empresa" donde puedo demostrar que no la atiendo, que no tengo ninguna conversacion con ella y que se va... porque no la atiendo.

A los dos dias me presento al Juzgado para que se me haga un juicio rapido... me presentan una nueva "Abogada de Oficio" que cuando se entero de lo que hiba la denuncia me dijo... "Pero que gilipollez es esta, te ha denunciado por 50€"... me voy a hablar con el Fiscal para que se archive la denuncia.

Y asi fue... a los 10 minutos la "FALSA MALTRATADA" se marcho del Juzgado escondiendose detras de una gafas de sol, y a mi me hicieron entrega de un escrito donde se me informa que no hay juicio... y que se archiva la causa...

Me queje en la secretaria del Juzgado y quise que mi abogada de oficio denunciara a la FALSA MALTRATADA por FALSA DENUNCIA... y me dijo que ella habia hecho su trabajo y que para eso yo tenia que contratar un nuevo abogado para este caso... en fin... que lo tuve que dejar correr porque no tengo recursos economicos para contratar abogados de pago para que la FALSA MALTRATADA pague por su DELITO.

Si yo creia que las cosas se habian calmado y acabado me equivoque... "LA FALSA MALTRATADA" se presento al cabo de una semana en mi puesto de trabajo con el objeto de perjudicarme o avergonzarme... afortunadamente mis superiores sabian de mi caso por mi y les entregue copia de la documentacion del juzgado... la atendieron, no quisieron hablar con ella de nada y la despacharon muy rapido para que no volviera a molestar... esa misma mañana al ser conocedor de esto, me fui a una Comisaria de Policia y DENUNCIE A LA FALSA MALTRATADA POR INJURIAS Y CALUMNIAS... y desde ese momento no he vuelto a saber de ella, ni mensajes, ni llamadas, ni nada...

En el tablon de anuncios donde trabajo esta expuesta toda la informacion y papeles del Juzgado... por si apareciera ella... o la Guardia Civil... y por supuesto para concienciar a todos los hombres que pueden ser VICTIMAS DE FALSA DENUNCIA POR VIOLENCIA DE GENERO... DE MUJERES DESPECHADAS.

Nota:

- Ver el video en You Tube: http://youtu.be/A3eRJutYUyA
- Aun no le he dado los 50€ a la FALSA MALTRATADA.

DENUNCIA FALSA POR MALOS TRATOS DE JULIA S.A.


SOBRE EL ABUSO DE DENUNCIAS FALSAS POR MALOS TRATOS EN EL ÁMBITO FAMILIAR.

Como es conocido por todos, en los últimos años han aumentado considerablemente las denuncias por violencia doméstica. La mayor parte son promovidas por uno de los cónyuges contra el otro (generalmente la mujer contra el varón) en situaciones de separación o divorcio especialmente “tormentosos” o destructivos… Hay quien habla ya de una verdadera “industria” de denuncias de malos tratos, abusos sexuales, etc. encaminadas a inclinar la balanza a favor de uno de los dos cónyuges litigantes, alejar a los menores del otro progenitor, etc. (La Ex-Juez Decana de los Juzgados de Barcelona , María Sanahuja -en la actualidad Magistrada de la Audiencia Provincial- ha llamado la atención sobre este particular en múltiples ocasiones, con el consiguiente revuelo en el ámbito judicial y las protestas de determinados grupos feministas; luego han sido muchos los jueces y fiscales que se han manifestado en los mismos términos)
¿Cómo hacer para que quienes realmente están necesitados sean tenidos en cuenta y cómo evitar que la proliferación de denuncias falsas conduzca al descrédito de cualquiera de ellas, como ya está pasando desgraciadamente?
De la violencia intrafamiliar se ha hablado siempre, pero era un secreto casi total hasta hace bien poco, es mas todavía sigue siendo tabú. Siempre se ha considerado que las diversas formas de violencia existentes en la familia eran algo tolerable y hasta cierto punto una cuestión “normal”, e incluso “educativa” o necesaria. Siempre se ha justificado de un modo u otro, y si acaso cuando se ha hablado de ello era para decir que “los trapos sucios mejor lavarlos en casa”
El derecho de toda persona (menores, adultos, ancianos, padres, madres, hijos, hijas, abuelos, etc.) a que su integridad sea respetada, a que no se le violente de ningún modo, a que su persona sea vista como tal y no como propiedad de otro, son avances que las leyes han ido introduciendo en la Sociedad, con sus facetas pedagógica y ejemplarizante. Avances que se complementan con sanciones para quienes transgreden las conductas comúnmente aceptables. Estas sanciones suelen ser desde la prohibición de acercamiento del maltratador a su víctima, hasta la supresión de la patria potestad cuando se trata de padre-hijo, o madre-hijo. También hay lugares donde se determina el envío de los afectados a servicios terapéuticos o rehabilitadores de toda o parte de la familia…
El asunto del que venimos hablando se ha instalado entre nosotros en apenas los últimos quince años, no mucho más, como resultado del discurso repetitivo, y de forma “machacona”, por parte de determinadas organizaciones feministas radicales. Según el punto de vista de estos grupos feministas, la violencia intrafamiliar forma parte de un abuso y maltrato más amplio que tiene origen en la sociedad y familias actuales, que ellas denominan “patriarcales”, que permiten que el “pater-familia” siga manteniendo una posición hegemónica y también que use el poder en beneficio propio y en detrimento de la mujer…
Este esquema explicativo tiene una gran cantidad de verdad, pero aunque haya supuesto un gran paso el sacar la cuestión del terreno privado y pasarlo al ámbito de los derechos humanos, no deja de ser una visión discutible y también sesgada. Además, y esto es lo más preocupante a la vez que peligroso, es el único esquema explicativo que se ha instalado entre nosotros, convirtiéndose en el único posible (aquello del pensamiento único) y por supuesto excluyente de cualquier otro.
La práctica de esta versión, llamémosla “canónica”, ha reportado grandes beneficios a quienes se declaran sus fervientes seguidores: da lugar a congresos, simposios, publicaciones, ”planes periódicos de discriminación positiva”, subvenciones, estudios, encuestas, “observatorios”, viajes al extranjero, prestigio, y por supuesto: dinero, grandes cantidades de dinero… ¡Ah! Y mucha gente lucrándose a costa del dolor y de las miserias ajenos.
Aparte de los anteriores beneficios, también la versión “canónica” ha traído otros como:
- La denuncia de una mujer o de un menor por malos tratos o abusos siempre es veraz. Según “los expertos” ninguna mujer ni ningún niño miente en estos casos. Y quien piense lo contrario es que se está dejando llevar por vicios o estereotipos machistas y patriarcales. Es mas, no creer a la mujer o al menor es “revictimizarlos”
Cuesta creer que gente seria e instruida pueda manifestar semejantes insensateces. Pero lo peor de todo es que muchísima gente, temerosa de la versión oficial, “canónica”, lo han acabado creyendo o diciendo que lo creen.
- Es evidente que las mujeres y los niños también mienten, sin embargo, casi sin excepción sus denuncias suelen ser consideradas veraces por los “expertos” que trabajan en este ámbito. ¡Realmente esperpéntico, a la vez que ridículo!
- Hay otra cuestión que habitualmente se olvida en este contexto: “el síndrome de alienación parental”, pero no es por ignorancia por lo que no se tiene en cuenta, pues bastantes estudios hay sobre ello, se “olvida” porque no concuerda con la versión “canónica”. Existen estudios de sobra respecto de cómo padres y “profesionales” influyen de forma sutil en los menores (consciente o inconscientemente, de todo hay) para propiciar diversas formas de “parentectomía” con el otro progenitor, para de este modo apartarlo de sus hijos. El SAP (Parental Alienation Syndrome) es un trastorno que se suele dar en contenciosos por la custodia de los hijos. Es el resultado del “lavado de cerebro” efectuado por parte de uno de los progenitores y de la contribución del niño a las calumnias hacia el otro progenitor. El progenitor que se queda con la custodia agrede de este modo al otro progenitor utilizando al hijo, hablándole mal de él y descalificándolo… Como resultado final el hijo acaba “creyéndose” y repitiendo lo que éste quiere para obtener su aprobación. El Síndrome de Alienación Parental es una forma de abuso y mal trato a los menores que suele derivar en denuncias falsas contra el padre no custodio…
- Los niños tienen verdadero pánico a ser abandonados, este temor se acrecienta frente a un padre “alienador” que manipula a su hijo provocando que el menor se vea en la tesitura de elegir entre ambos, para lo cual descalifica al progenitor ausente. En tales situaciones, lo corriente es que los menores imiten al padre alienador para no disgustarlo o para evitar sentir miedo a ser abandonado…
- Igualmente existen estudios demostrativos de que tanto en el caso de una mujer como en el de un menor, cuando han sido inducidos a denunciar falsamente algún tipo de violencia, esto suele derivar en un “convencimiento” que luego es muy difícil de contrarrestar o del que resulta especialmente complicado dar marcha atrás por parte de quien ha sido aleccionado…
Es relativamente frecuente que los jueces, atemorizados por la perspectiva “canónica” y el enorme poder de sus acólitos dicten de forma especialmente precipitada (en algunos juzgados se llega a conceder el cien por cien de las peticiones de órdenes de alejamiento para supuestos esposos maltratadores) medidas cautelares impidiendo al supuesto padre abusador o matratador el contacto con su hijo o hija. A riesgo, claro está, de que posteriormente se descubra que el alejamiento era injusto y que éste era el propósito de la madre denunciante. Ocurre, desgraciadamente, que meses o años de incomunicación desembocan en rupturas de los lazos entre padres e hijos o alejamientos de por vida… La parentectomía está servida:
- Por lo general al padre no se le suele escuchar nunca. Los “expertos” ya lo han condenado anticipadamente.
- Las sentencias nunca son enmendables, la versión “canónica” sostiene que los maltratadores nunca confiesan culpa alguna, y que cuando lo hacen y muestran arrepentimiento siempre mienten… Si confiesa es un maltratador, si no también, pues está mintiendo…
- Si el padre tiene “mala fama” en otros ámbitos de su vida cotidiana (trabajo, ocio, familia de origen, etc.) ello corrobora la denuncia. Y si no también, pues la versión canónica dice que los maltratadores suelen ser “buenos ciudadanos y aparentemente gente corriente”…
Se están contradiciendo principios básicos del derecho civil y penal, se está conculcando el derecho constitucional a la presunción de inocencia, se está denegando a un alto porcentaje de la población el derecho a un juicio justo. Hay que sospechar, o algo más que sospechar, que hay demasiados inocentes presos, hijos huérfanos, etc. debido a esta “ideología”. Las secuelas de lo que hasta ahora he venido llamando versión canónica son tan destructivas como para que, afortunadamente se estén levantando voces de personas suficientemente lúcidas y experimentadas pidiendo sensatez y cordura en este ámbito, de manera que no se legisle de forma chapucera y precipitada como se ha acabado haciendo con Ley gubernamental contra la violencia de “género”, y que por el contrario se aborden todas las formas de violencia intrafamiliar: de hombre a mujer, de mujer a hombre, de padres a hijos, de hijos a padres, e incluso de nietos a abuelos… Esto sería posible si se deja a un lado la instrumentalización política y el exhibicionismo actuales…
Gran cantidad de denuncias por malos tratos (de toda clase) “curiosamente” salen frecuentemente de algunos despachos de abogados y abogadas muy relacionados con la Asociación de Mujeres Juristas Themis y otros grupos de “mujeres progresistas”, así como de las Casas de la Mujer o similares, todas ellas dirigidas por “asociaciones feministas subvencionadas y políticamente correctas”…
También es interesante destacar que prestigiosos profesionales, tales como Ignacio Bolaños (psicólogo forense del Tribunal Superior de Justicia de Madrid), Mari Paz Ruiz Tejedor (Psicóloga de la Clínica Médico-forense de Madrid), Eugenio Garrido (Catedrático de Psicología Social de la Universidad de Salamanca) y otros han confirmado que las denuncias falsas de abusos a menores en casos de separación y divorcio oscilan entre el 35% y el 75% dependiendo de los diferentes estudios realizados…
Otra cuestión importante es el resultado de multitud de estudios que demuestran que el maltrato infligido a los menores es ejercido en un sesenta por ciento de los casos por mujeres y en el cuarenta por ciento por varones…

Carlos Caldito

Presidente del Partido Político 
 
 
ccpmi
 
RSS | Carlos Aurelio | Viernes, 23 de enero de 2009

El Testimonio de Alvaro

En el año 2009 puse una denuncia ante el mº de trabajo e inmigración a una persona(mujer) de nacionalidad polaca por trabajar sin pagar impuestos, beneficiándose de las ayudas de comedor,becas para libros,etc...y jactándose de que tenía dos pisos en Polonia,bien, pues en revancha ella se fue a la policía y dijo que yo era su novio(mentira,solo existía relación comercial) y que le había robado el bolso empujándola y rompiéndole una muñeca(no hay parte medico ni tampoco hay fecha del incidente), se me puso una orden de alejamiento(en la cual perdí mi puesto de trabajo) de SIETE DIAS, considerando el mº de justicia que podría ser una denuncia falsa,aunque ella recurrió no se admitió el recurso,bién ,pues dos años mas tarde el juzgado de lo penal nº 5 de Mostoles sobresee el caso argumentando que no hay pruebas suficientes (su denuncia no sirve como prueba) de que ella pusiera denuncia falsa(aunque cuando la citaron a declarar se acogió al derecho de no declarar)....LA JUSTICIA ES CIEGA,, PERO CIEGA CIEGA....

Condenada a 6 meses de prisión pro presentar denuncias falsas contra su marido

Valencia, 16 dic (EFE).- La Audiencia de Valencia ha condenado a seis meses de prisión y una multa de 7.200 euros a una mujer que presentó dos denuncias falsas contra su exmarido en las que le acusaba del impago de la pensión por alimentos al hijo que tienen en común y de abusar sexualmente del niño, menor de edad.
La sentencia de la Sección Segunda, que atribuye a la madre dos delitos de denuncia falsa por imputación falsaria de delitos, uno grave y otro menos grave, la condena también a indemnizar con 12.000 euros a su expareja, quien, como consecuencia de las denuncias, no pudo ver ni comunicar con su hijo durante tres años y medio.
El fallo, contra el que no cabe recurso, estima parcialmente el recurso interpuesto por la mujer a un fallo de instancia -que le imponía un año de prisión y 10.800 euros de multa, además de la indemnización- y rebaja a la mitad la condena de prisión inicial.
El 13 de julio de 2005, la acusada, sabiendo que no era cierto, presentó contra su excónyuge, de quien se encontraba separada, una denuncia en la que aseguraba que éste había agredido sexualmente a su hijo, menor de edad.
La denuncia derivó en una investigación al hombre que concluyó con el sobreseimiento de la causa por parte del juez y, tras el recuso de su exmujer, la ratificación del mismo por parte de la Audiencia Provincial.
Por otra parte, sabiendo asimismo que era falso, denunció en julio de 2005 y junio de 2006 a su exmarido por un delito de abandono de familia por el impago varios meses de la pensión alimenticia que había acordada sobre su hijo.
Igualmente, el juez, primero, y la Audiencia Provincial, después, acordaron el archivo de la causa después de que el denunciado presentara los justificantes de pago en plazo, mediante transferencia bancaria a la cuenta de la acusada, de los diferentes recibos.
Como consecuencia de las denuncias, el hombre, divorciado de su expareja desde abril de 2007, no pudo ver a su hijo entre marzo de 2005 y septiembre de 2008, fecha en la que le fue otorgada la patria potestad sobre el menor.
En primera instancia, el Juzgado de lo Penal número 15 de Valencia consideró a la mujer autora dos delitos de denuncia falsa, y la condenó a un año de prisión, 10.800 euros de multa y a indemnizar con 12.000 euros a su exmarido.
La acusada recurrió la sentencia alegando la aplicación indebida del Código Penal, la improcedencia de la indemnización por daños morales por la inexistencia de los mismos y por la arbitraria fijación de la pena impuesta.
En su recurso, aseguraba que creía ciertos los hechos por los que denunció a su compañero sentimental y que, al contrario que sostiene el juez, no actuó con "desprecio a la verdad".
No obstante, la Audiencia de Valencia estima que ha existido una evidente utilización del proceso penal con "finalidades torticeras" en contra de su denunciado en los respectivos casos e "incluso de la propia Administración de Justicia".
Destaca, por ejemplo, que el informe médico en base al que denunció al exmarido por agresión sexual está fechado en mayo de 2005, mientras que denunció los hechos hasta dos meses después, y que denunció el impago de pensión de algunos meses que aún no habían transcurrido.
Aunque sí concede una rebaja en la condena inicial fijada, tal y como pretendía la recurrente, al contrario que ésta considera adecuada la indemnización al padre del menor, debido al deterioro de la relación progenitor-hijo derivado de la situación. EFE

Mujeres contra las Falsas Denuncias por Maltrato


Parodia sobre el lamentable régimen feminazi que sufrimos en España.


Parodia sobre el lamentable régimen feminazi que sufrimos en España.
La historia se basa en la persecución contra el juez Serrano impulsada por el feminismo fanático y por las instituciones públicas secuestradas por el régimen feminazi.

domingo, 25 de diciembre de 2011

Adavas cree ‘indigno’ que el socialista maltratador siga de concejal

P.J. Abajo / León
La Asociación de Ayuda a Víctimas de Agresiones Sexuales y Violencia Doméstica -Adavas- considera ‘indigno’ que una persona que ha sido condenada mediante una sentencia firme por un delito de maltrato en el ámbito familiar ejerza un cargo público, sea éste del tipo que sea, e independientemente de la cuantía de las penas, “por contravenir cualquier principio o norma ética”.
Así lo expresó la coordinadora de Adavas en León, Sagrario Pérez, ante el caso del concejal del PSOE en el Ayuntamiento de Quintana del Castillo sobre el que pesa desde abril del 2008 una sentencia condenatoria a seis meses de prisión por un supuesto delito de maltrato en el entorno doméstico, un edil que se mantendrá en sus responsabilidades municipales a pesar del fallo judicial y de las voces que piden su dimisión.
En este sentido, a las exigencias de dimisión planteadas por parte de los dos concejales del Partido Popular y del portavoz del Mass en ese ayuntamiento en el transcurso una sesión extraordinaria que se celebró este jueves, se suman los apoyos a su salida de la corporación municipal por parte de esta organización social, independiente y ajena a la política, en cuya misión está la protección de la mujer, un principio que ha mantenido a lo largo de sus veinte años de andadura.
Como se recordará, el edil Manuel Rodríguez recibió este jueves el apoyo expreso en la sesión plenaria de sus compañeros socialistas y del propio alcalde, Emilio Francisco Cabeza, que consideraron como “asuntos personales” el tema de la sentencia judicial por la que es condenado este concejal, al mismo tiempo que avalaron su ‘derecho’ a mantenerse en el cargo público que ostenta.
Se da la circunstancia de que Manuel Rodríguez Aller es, además, hermano de uno de los miembros de la Gestora del PSOE de León, una entidad que no se pronunciará sobre el caso ni tomará medidas contra este edil que no milita en el partido, en palabras de la presidenta, Teresa Gutiérrez, tal y como avanzó este periódico en su edición de ayer.
De hecho, el concejal tampoco ha llegado a reconocer públicamente que fue condenado por un delito de maltrato en el ámbito familiar y ha mostrado su negativa a dimitir de este cargo público ‘por su propia voluntad’.

Adavas insta al PSOE a ser coherente y a que cese a su edil condenado por maltrato

¿Donde están ahora los grupos feministas próximos al PSOE que tanto ruido hacen siempre?

La negativa de dimisión de Manuel Rodríguez Aller, concejal socialista del Ayuntamiento de Quintana del Castillo, sobre el que pesa una condena de 2008 por maltrato en el ámbito familiar, ha abierto la brecha de la ética. La insistencia de la oposición, formada por dos miembros del PP y uno del Movimiento alternativo Social (Mass), cayó en saco roto, ya que sus tres votos no lograron motivar el cese urgente del edil, debido a que el equipo de Gobierno decidió con su apoyo unánime mantener al concejal en su puesto.



Las voces más críticas se alzaron ayer en contra de esta decisión. Carmen Carlón, presidenta de Adavas (Asociación de Ayuda a Víctimas de Agresiones Sexuales y Violencia Doméstica), fue rotunda en asegurar que «en caso de un maltratador, que es un delincuente, debería haber inhabilitación y un castigo ejemplar. En esta línea lo lógico es que el partido le retire». Sin embargo, la sentencia que pesa sobre este concejal no le obliga a dejar su puesto. Este fue el principal argumento que utilizó el equipo de Gobierno de Quintana del Castillo para ratificar a Manuel Rodríguez en su cargo, quien confesó públicamente que «sobre mí pesa una condena de malos tratos, pero no, no pienso dimitir». Ni el sentido común, ni la moral, a las que apeló la oposición sirvieron para que el edil cesara. Carlón considera que «esta es una actitud muy frecuente entre los maltratadores ya que no se sienten culpables, por ello debería ser el partido quien le expulse, ya que al presentarse por unas listas, esta persona representa unas siglas».
Doble rasero. José Fernández, portavoz de la oposición de Quintana criticó la doble moral socialista ante la pasividad de sus compañeros, «denuncian la violencia pero defienden a un maltratador». El alcalde del municipio, Emilio Cabeza, consideró que si el concejal no quería dimitir «no seremos nosotros los que nos metamos en sus asuntos privados».
Aller manifestó que «el concejal condenado volvió a presentarse en las últimas elecciones municipales porque está muy bien relacionado, pues en su día, la secretaría regional de su partido no se pronunció en su contra».

La Policía detiene al abogado que acusó de prevaricar al juez Serrano

La Policía detuvo el pasado 15 de diciembre a Íñigo Moreno Lara, el abogado de la madre que denunció al juez de Familia de Sevilla Francisco Serrano por un delito de prevaricación tras modificar el turno de custodia de su hijo para que pudiera salir en una cofradía. Según fuentes del Cuerpo Nacional de Policía consultadas por este periódico, el letrado se enfrentó, presuntamente, a varios agentes e incluso habría llegado a recurrir a la violencia con uno de ellos.
Todo ocurrió el día 15 tras una llamada efectuada por un padre que tiene la custodia de sus hijos a la Policía denunciando que estaba siendo acosado por su exmujer y su exsuegro. Al personarse en el lugar de los hechos, concretamente en la zona de Sevilla Este, los agentes detectaron un coche de la marca Ford en el que estaban las dos personas denunciadas por el citado padre. Inmediatamente la madre de los niños llamó a su abogado, Moreno Lara, que se trasladó hasta ese lugar en un taxi procedente de Los Remedios en compañía de una mujer que, según el atestado, sería su médico particular. Según las fuentes policiales, el letrado se habría colocando delante del patrullero acusando a los agentes de quererle atropellar. Además, Moreno habría empleado «la fuerza» contra uno de ellos, que habría presentado un parte de lesiones de la clínica de Fátima, por lo que fue detenido y puesto a disposición judicial.
El asunto ha recaído en el juzgado de instrucción número 11, que decretó libertad para el abogado con los cargos de resistencia a la autoridad, desobediencia y atentado a agente de la autoridad. Tras los hechos, Moreno Lara solicitó un «habeas corpus» que fue denegado por el juez.
En el atestado policial también se recoge la identidad de la médico que le acompañaba, que casualmente coincide con la de la madre que acusó al juez Serrano. Asimismo, se aclara que el letrado fue atendido en el Hospital Virgen del Rocío y que participaron tres patrullas de Policía para reducirlo. Por su parte, Moreno aseguró a Efe que va a denunciar a los policías por «detención ilegal».
Íñigo Moreno, como es sabido, es el abogado de la madre que denunció al juez de Familia de Sevilla Francisco Serrano por un delito de prevaricación. No en vano, el magistrado fue condenado por el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía a dos años de inhabilitación por prevaricación culposa.

Fuente:  http://www.abcdesevilla.es/20111220/sevilla/sevp-policia-detiene-abogado-acuso-20111220.html


La mujer que encarceló a su ex marido con denuncias falsas vuelve a acusarle

La mujer que tuvo a su ex marido 11 meses encarcelado por denuncias de violencia machista que resultaron ser falsas ha presentado otra denuncia por haber sido agredida pero la Fiscalía de Sevilla se ha opuesto a las medidas de protección y ha pedido que la denunciante sea procesada por un delito de falso testimonio.

El juez de Violencia sobre la Mujer 2 de Sevilla celebró ayer una comparecencia del acusado y la denunciante, en un acto en el que la Fiscalía pidió el archivo de la causa, se opuso a las medidas de protección pedidas por la supuesta víctima y solicitó al juez que abra diligencias contra la mujer por denuncia falsa.

Raquel Valle B. acudió al hospital el martes por la noche para denunciar que hacia las 22:00 horas, a la salida del bar donde trabaja, había sido agredida a puñetazos en la cara y la espalda por su ex marido José Antonio Santos Barragán, para lo que aportó el testimonio de un cliente del establecimiento que acudió en su ayuda al verla en el suelo.

El abogado del denunciado, Fernando Retamar, explicó a Efe que su cliente ha aportado al juez cuatro testigos, entre ellos unos albañiles que estuvieron hasta las 21.30 horas haciendo unos trabajos en su casa de Umbrete y unos vecinos que acudieron a ver las obras y permanecieron en su compañía hasta medianoche. Además, el testigo de la agresión aportó la matrícula correcta del coche en el que supuestamente huyó el agresor pero se equivocó de marca, pues lo identificó con un Citroën en lugar del Ford que posee José Antonio, y no fue capaz de describir una bruja de 15 centímetros que lleva en el retrovisor.

Un parte médico aportado a la causa, según Fernando Retamar, indica que las lesiones de la mujer eran "lineales, finas y simétricas" y no se corresponden con el relato de la agresión realizado por la mujer. A la vista de tales pruebas, la Fiscalía ha pedido que las diligencias por denuncia falsa se amplíen al citado testigo y el juez ha acordado que la Policía acompañe a José Antonio cuando esta tarde acuda al domicilio de su ex mujer a recoger a su hijo común, en cumplimiento del régimen de visitas.

Video sobre denuncias falsas en España


Breve resumen del video "Falsas denuncias en España".
La legislación española discrimina a los varones y elimina el principio de presunción de inocencia.
Entrevistas a jueces y víctimas.
400 denunciados al día. 350 pasan la noche en el calabozo.
Realizado por la productora danesa RVproductions
Solicite el video completo de 34 minutos en RVproductions2010.
rvproduction2010@gmail.com
www.rvproduction.net

Juzgarán a una mujer por denunciar un falso maltrato por «despecho»



La Audiencia Provincial de Castellón ha confirmado dos sentencias anteriores que habían sido apeladas por los condenados, ambas relacionadas con los malos tratos: la primera de ellas la apertura de un procedimiento a una mujer por una denuncia falsa de maltrato, ya que además los magistrados consideran que ella agredió a su pareja por «despecho», y la segunda, la de un hombre que amenazó de muerte a su expareja delante de un niño.
La primera de las sentencias, según el auto hecho ayer público por el Tribunal Superior de Justicia de la Comuntiat Valenciana (TSJCV), se ha emitido después de que la mujer recurriera el sobreseimiento provisional de la denuncia que presentó por lesiones en el ámbito de la violencia de género.
Ésta afirmaba en su declaración que su pareja le había tirado violentamente del pelo y que otro día le había propinado varios golpes en la cara y brazos, hechos sobre los que la instructora no sólo tiene «dudas sobre su realidad», sino que considera que son «falsos», por lo que ordenó «deducir testimonio contra la denunciante».
El auto de sobreseimiento provisional de la denuncia consideraba que los hechos denunciados están motivados por el destino que se iba a dar a un coche que compartían, ya que el hombre había decidido acabar la relación sentimental con la denunciante.
Ante este sobreseimiento, la mujer presentó el recurso que ahora ha sido desestimado, ya que la juez considera que la denunciante habría incurrido en fallos en su declaración y presentaba además «una actitud beligerante» por el destino del coche y por el hecho de haberse separado.
La juez considera que la mujer intentó arrebatar a su pareja las llaves del coche por la fuerza, e incluso se dirigió al trabajo de éste, hecho que fue admitido por la denunciante. Una vez allí se abalanzó sobre él, y ella misma admitió que pudiera haberle causado algún arañazo, que cogió una piedra para lanzársela y que le amenazó con contratar a un sicario.
Todo ello ha llevado a la instructora a no poder dar credibilidad alguna a la denunciante, «sin duda despechada por el tema del abandono de su pareja» y por la suposición de que él estaba con otra mujer, a la que calificó de «guarra» ante la propia instructora judicial.
Por ello la Audiencia Provincial ha desestimado el recurso, ya que la denuncia es «básicamente falsa», por lo que ha ordenado la apertura de un nuevo procedimiento contra ella por haber interpuesto una denuncia falsa.

sábado, 24 de diciembre de 2011

Asociación de Perjudicados por la Justicia

"Asociación de Perjudicados por la Justicia"  
 
ayuda@victimasjusticia.info



Con la ayuda de un Abogado Penalista de Aldaia (Valencia), nos hemos propuesto ayudar a los hombres que son víctimas de denuncias falsas.

Nuestra labor es eminentemente altruista y se centra esencialmente durante los primeros momentos, en los que un mal paso o incluso la prestación del consentimiento a una sentencia de conformidad ante el Juzgado de Violencia sobre la Mujer, normalmente presionados por la situación (previa detención y paso por comisaría) puede ser determinante para el devenir de los demás procedimientos.

En esta labor, nos gustaría colaborar con otras páginas web del colectivo.

Un saludo

A.T.J. contra la V. de G. y las falsas denuncias

LA VERDAD PUNTO ES 
eslaverdad.es@gmail.com
     Hola buenos días/tardes/noches. Me llamo L. Rodríguez y soy el fundador de A.T.J. y os escribo para invitaros a nuestra nueva web http://wwwme.org/web.php?id=152838  y si quereis formar parte del directorio de asociaciones destinadas a este fin, lucha contra la violencia de género, enviarnos vuestro enlace y vuestro nombre y sereis añadidos en la sección asociaciones.
     A.T.J.  nace como todas, a partir de una injusticia que se decidió investigar la cual está expuesta en la web y fuimos investigando el porque hay tanta lucha y no se consigue nada por lo que desarrollamos un plan de acción y un grupo activo para encaminar la lucha de otra manera mas directa y para ello se necesita la colaboración de todas las asociaciones afines pues ahí radica el secreto de la lucha. Si una asociación lucha ella sola, se encuentra limitada en tiempo y colaboradores por distintos problemas pero al ser muchas y unidas, siempre habrá gente que luche en todos los sitios ya que podremos abarcar todo el territorio nacional sin tener que estar desplazando a las personas ya que muchas veces algunos no podrán acudir por distintas causa, trabajo, dinero, viajes, etc. pero si estamos unidos, todos, defenderemos todo y a través del grupo LAS CARETAS BLANCAS iremos desarrollando las propuestas activas.
     A.T.J. pretende ser ese centro neurálgico en el que todas las asociaciones tengan un punto en común de contacto donde desarrollar las actividades en cualquier parte de España pues como he explicado al estar unido en cualquier lugar tendremos personas colaboradoras. No se pretende canalizar todo cada asociación tendrá su método de actuación particular o local pero a nivel nacional si necesitamos coordinación y ahí es donde entra A.T.J. en unificar esa lucha para que llegue a donde debe. Nuestra forma de actuación creada dará que hablar y hará que la administración, nos tome en cuenta esta lucha de tantísimas personas, cuanto menos, no es normal que se hagan oídos sordos pero somos muchos y dispersos pero si nos unimos, lo conseguiremos.
     De todos, es sabido que existen asociaciones que dicen que luchan pero que tan solo son derrotistas ya que solo buscan desarrollos personales de sus cabezas visibles ya que viven con esto y de esta forma podremos saber cuales son pues evidentemente no se asociaran y tampoco las queremos aquí han de estar las que de verdad están haciendo algo como la vuestra y por ello nos gustaría contemplarais esta unión que les ofrecemos. Una nueva forma de luchar nos aguarda aunque mas que nueva, reformada por ello les pedimos si lo tienen a bien vuestra colaboración ya que es la única forma que actualmente les va a dejar las cosas claras a la administración pero tenemos que hacerlo todos unidos haremos una gran lucha muchas gracias por vuestra atención y esperamos su contestación. Atte.:
                                                                                                                                                   A.T.J.

Policia de Cadiz denunciado por su esposa como castigo tras una disputa familiar.

Estimados lectores, les repito el comentario que otro lector y victima de una denuncia falsa nos dejó hace unas semanas denunciando su caso. Si siempre es penoso ver como algunas mujeres denuncian a sus parejas para hacerles daño aprovechando la Ley de Violencia de Género, aún lo es más cuando la denuncia falsa se la ponen a un hombre que se dedica a protegernos y que arriesga su vida por todos nosotros, incluidas las mujeres que de verdad son maltratadas. Este es su caso.

Soy Policía nacional de Cádiz de 55 años, treinta de servicio activo con una hoja de servicios incólume y condecorado con la Cruz al Merito y más de treinta felicitaciones públicas y privadas durante su vida profesional.

El pasado día 15 de este mes, tras una discusión con su hija, por una conducta inapropiada de esta, su madre, mi esposa, empezó a insultarme a mí y a mi familia, nos intercambiamos la frase que en estos casos y presos de la tensión del momento. Posteriormente me marche del domicilio al médico, ya que ocho días atrás había sido intervenido quirúrgicamente y tenían que inspeccionar los puntos de sutura.
Sobre las 19:30 horas llegue a mi domicilio y no había nadie, diez minutos más tarde, recibo una llamada en mi móvil y al ver el numero llamante reconoció el numero de la Comisaria de San Fernando Cádiz, donde uno de sus compañeros le comunica que su esposa, a la cual jamás le ha levantado la mano, porque la quiere y nunca se perdonaría el haberlo hecho y que considera que ninguna agresión a una mujer por parte de un hombre tiene ninguna justificación, le ha denunciado por malos tratos síquicos y físicos durante los treinta años de matrimonio le comunica que van a ir al domicilio a detenerle, a lo que le contesto que no hacía falta que se dirige a la Comisaria voluntariamente.
Soy detenido, fichado y presentado al Juez, ante el cual declara, siendo puesto en libertad provisional, sin medidas cautelares y con usufructo de la vivienda familiar al haberse dado cuenta la Juez, en esta caso, mujer, de que mi mujer había mentido y contradecido con mi hija en sus declaraciones.
Ese mismo día, mi esposa y mi hija entran en el domicilio aprovechando mi estancia en el médico, por sufrir por el estrés sufrido varias arritmias, llorando y pidiendo perdón, yo me marcho del domicilio a casa de mi madre, las que nunca fallan, ante ella y solo ante ella me derrumbo y lloro lo que no he llorado en 40 años.
Al día siguiente mi mujer y mi hija me llaman por teléfono y me comunican que han ido a retirar la denuncia, y que han renunciado a cualquier acto civil o penal y me hacen llegar dos documentos e en que así me lo acreditan y en el que también consta que ellas no se consideran mujeres maltratadas de los cuales he hecho entrega al abogado que lleva mi caso, y este me manifiesta que está bien pero que la denuncia sigue su curso.
Vamos una novela de miedo, no sé lo que va a pasar, por lo menos puedo trabajar en la oficina de mi Brigada que se dedica a cuestiones de terrorismo Islámico, porque mis jefes me han retirado el arma reglamentaria.
Que os parece?, sin comérmelo y sin bebérmelo, y sin ningún tipo de prueba, ni parte facultativo ni nada. Y para más inri, ahora temo lo que les pueda pasar a ellas, si como os juro que es, se demuestra que es una denuncia falsa.
Ellas están conmigo en la vivienda, hago vida matrimonial con mi mujer y la apoyo y la ayudo sicológicamente porque está muy afectada, devolviendo continuamente, sin comer y sin dormir, diciendo que son mis compañeros que actuaron aquel día los que la liaron, y ella solo quería que mis jefes me echaran una bronca para que no levantara la voz en casa. Como se come esto?
Gracias por leerme. Leeré atentamente los consejos.

Por Buho53
http://www.blogger.com/profile/18419856742790958672