Por desgracia

TOLERANCIA CERO CON LA VIOLENCIA, TODAS LAS VIOLENCIAS DE GENERO. Desde que entró en vigor la LIVG (Ley Integral Violencia de Género), muchas mujeres han sido salvadas de sus maltratadores, a muchas mujeres se les ha ayudado y protegido. Pero en ciertas ocasiones esta Ley también ha sido usada de modo injusto, a modo de arma contra hombres inocentes. Es comprensible que los gobiernos niegen la existencia de las denuncias falsas, pero el clamor de cientos de hombres que han sufrido el abuso y la tortura provocados por este mal uso, no es ninguna insignificancia que se pueda pasar por alto. Desde enero de 2007 este blog intenta servir como fuente de información que en muchas ocasiones no es fácil recopilar. El aporte de cientos de colaboradores que encuentran las noticias o que cuentan su propio caso, hacen posible este trabajo. La historia sigue y CONTINUAN apareciendo DENUNCIAS FALSAS, la parte positiva es que las mentirosas comienzan a ser castigadas con cierto rigor.

viernes, 6 de abril de 2012

Un ferrolano pasa dos meses en la cárcel por una denuncia falsa


Estimados lectores, a esto me refería en la entrada anterior del blog, necesito casos de denuncias falsas contrastables en los medios y que se puedan investigar, que ya exista resolución del caso.
Gracias Mª Remedios.
---------

Su expareja lo acusó de amenazas suplantando su identidad digital
francisco varela | ferrol / la voz  24 de marzo de 2012 13:41

El ferrolano Jesús Antonio Chabau Salgueiro acaba de pasar cerca de dos meses en la cárcel sin motivo. Su expareja lo denunció por maltrato, fue detenido y presentado ante el juez. Declaró y quedó citado para un juicio rápido. Pues bien, a las dos horas de dejar ambos el juzgado, cada uno por su lado, ella acudió a la policía y lo volvió a denunciar indicando que a través de Facebook había recibido nuevas amenazas. El Juzgado de Instrucción número 2 de Ferrol (encargado de violencia sobre la mujer) resolvió su encarcelamiento inmediato al entender que se había producido un quebrantamiento de la medida cautelar decretada de alejamiento y prohibición de comunicación con la víctima.

«Yo siempre dije que era inocente, pero hubo que esperar a que la policía lo confirmase», comenta ahora Chabau. Pero hubo que esperar a que la policía informática especializada, confirmase a través de un informe remitido al juez, que tenía razón Chabau, que su expareja había suplantado su identidad conociendo el I.P de su ordenador. El juez, al instante, ordenó a la prisión que lo pusiese en libertad. Ayer tarde, mientras llevaba a su hijo de 11 años a una actividad en el barrio de Caranza, señalaba que le preocupaba que «esto afecte» al pequeño.

Reconoce que tiene antecedentes por otros hechos, «pero nada de malos tratos, y además, los jueces me han suspendido las condenas y estoy cumpliendo a rajatabla con los controles de orina que me hacen para ver si sigo el programa de deshabituación». Quiere rehabilitarse. «Ahora -finaliza Chabaud, de 35 años- espero que el fiscal actúe en contra de ella porque he sido absuelto también de la primera denuncia. No tengo que ser yo quien pruebe lo que ha hecho».