Por desgracia

TOLERANCIA CERO CON LA VIOLENCIA, TODAS LAS VIOLENCIAS DE GENERO. Desde que entró en vigor la LIVG (Ley Integral Violencia de Género), muchas mujeres han sido salvadas de sus maltratadores, a muchas mujeres se les ha ayudado y protegido. Pero en ciertas ocasiones esta Ley también ha sido usada de modo injusto, a modo de arma contra hombres inocentes. Es comprensible que los gobiernos niegen la existencia de las denuncias falsas, pero el clamor de cientos de hombres que han sufrido el abuso y la tortura provocados por este mal uso, no es ninguna insignificancia que se pueda pasar por alto. Desde enero de 2007 este blog intenta servir como fuente de información que en muchas ocasiones no es fácil recopilar. El aporte de cientos de colaboradores que encuentran las noticias o que cuentan su propio caso, hacen posible este trabajo. La historia sigue y CONTINUAN apareciendo DENUNCIAS FALSAS, la parte positiva es que las mentirosas comienzan a ser castigadas con cierto rigor.

sábado, 26 de diciembre de 2015

ABSUELTO. 15 meses prisión: DENUNCIA FALSA. Le hizo decir a su nena que el padre la violaba

La Justicia de Córdoba absolvió a un hombre acusado de abusar de su propia hija cuando tenía 4 años, al comprobar que la pequeña lo acusaba influenciada por su mamá

Un hombre acusado en 2007 de violar a su hija de cuatro años fue absuelto por dos tribunales distintos de la provincia de Córdoba, al considerar ambos que el discurso que presentaba la presunta víctima en sus declaraciones estaba influenciado por su madre.  
El papá de la nena, de 34 años, fue juzgado por dos tribunales, y, si bien estuvo preso durante 15 meses, en ambos resultó inocente.  
El primero de los juicios ocurrió en los Tribunales de Cruz del Eje, y el segundo, de donde ahora surgió el fallo definitivo, en la localidad de Deán Funes. En ambos procesos, la pequeña, que ahora tiene 11 años, se expresaba con términos que no son propios de una niña de cuatro, como “me introdujo el pene en la vagina”, o “me violó reiteradamente”.
Según los magistrados, la presunta víctima actuó en todo momento inducida por la madre, ya que repitió exactamente el mismo discurso. “Que lo metan preso ya y de por vida. Que no salga nunca más”, pidió la nena de 11 años en una sesión de cámara Gesell, el recurso que utilizan los psicólogos para tomarles declaración a los niños que podrían haber sido abusados.
Según la información, publicada hoy en el diario Clarín, para el fallo definitivo fue fundamental el testimonio de una perito psicóloga oficial, que advirtió que lo que decía la nena “tenía verbalizaciones de contenido sexual no acordes con su edad mental”.
Finalmente, la denuncia fue considerada falsa gracias a que la fiscal de Cosquín, Alejandra Hillman, advirtió que la nena utilizaba las mismas palabras que usaron su madre y su abuela materna para acusar al hombre.
En un principio, la fiscal que investigó el hecho decidió imputar al papá de la nena a raíz de que las primeras pruebas parecían contundentes. Por un lado, los testimonios de la menor; por otro, la lesión que presentaba en su vagina, que posteriormente se determinó que no era por abusos sino por una vaginitis, una enfermedad infecciosa que inflama la zona.
Tras  el primer juicio, los abogados de la ex esposa del acusado apelaron la absolución y el papá de la nena fue sometido a un nuevo proceso en los Tribunales de Deán Funes. Allí, las pruebas también fueron concluyentes sobre la inocencia del imputado; y el fiscal Hernán Funes directamente solicitó su absolución.