Por desgracia

TOLERANCIA CERO CON LA VIOLENCIA, TODAS LAS VIOLENCIAS DE GENERO. Desde que entró en vigor la LIVG (Ley Integral Violencia de Género), muchas mujeres han sido salvadas de sus maltratadores, a muchas mujeres se les ha ayudado y protegido. Pero en ciertas ocasiones esta Ley también ha sido usada de modo injusto, a modo de arma contra hombres inocentes. Es comprensible que los gobiernos niegen la existencia de las denuncias falsas, pero el clamor de cientos de hombres que han sufrido el abuso y la tortura provocados por este mal uso, no es ninguna insignificancia que se pueda pasar por alto. Desde enero de 2007 este blog intenta servir como fuente de información que en muchas ocasiones no es fácil recopilar. El aporte de cientos de colaboradores que encuentran las noticias o que cuentan su propio caso, hacen posible este trabajo. La historia sigue y CONTINUAN apareciendo DENUNCIAS FALSAS, la parte positiva es que las mentirosas comienzan a ser castigadas con cierto rigor.

lunes, 28 de diciembre de 2015

Condenada por presentar una denuncia falsa por malos tratos contra su expareja

Una mujer ha sido condenada a pagar una multa de 2.160 euros por denunciar a su expareja por malos tratos de forma falsa. Tras ser detenido, el hombre fue juzgado y resultó absuelto después de que varios testigos demostraran que el denunciado no había estado en el lugar donde su exmujer dijo que le había agredido. Al encontrar indicios de que se trataba de una denuncia falsa, el juez dedujo testimonio contra la mujer, que fue procesada, juzgada y ahora condenada por un delito contra la administración de justicia. Además de la multa, la acusada ha sido condenada a indemnizar a su expareja mediante el pago de 1.200 euros por los daños morales que le ocasionó con su falsa denuncia.
Según se declarada probado en su sentencia el juez de lo Penal número 9 de Málaga, el día 26 de agosto de 2010, la mujer acudió a la comisaría Málaga-Oeste denunciando que su expareja ese mismo día, a las 15,30 horas, le había golpeado reiteradamente cuando se encontraban en una urbanización de Mijas. La resolución añade que tal cosa que no ocurrió, puesto que el denunciado había estado en Málaga todo el día, por lo que no se encontraba donde la mujer dijo que se habían producido los malos tratos.
Añade que ese mismo día, a las 15,17 horas la mujer le mandó un mensaje en el que le decía «voy a denunciarte, que hasta que no te vea entre rejas no voy a parar y seré la mujer más feliz del mundo».
La denuncia presentada por la mujer provocó la intervención de la policía que detuvo al día siguiente a su expareja que pasó un día en el calabozo hasta que el juez acordó su libertad con medida de alejamiento, que quedó sin efecto una vez fue juzgado y absuelto.
En su sentencia el juez impone a la mujer el pago de 1.200 euros indemnización por el daño moral ocasionado a su expareja con su detención, privación de libertad y «lo que hubo que soportar» hasta que finalmente salió absuelto.

He sido denunciado por VIOLENCIA DE GÉNERO. ¡Prisión! (GANÉ EL JUICIO)

FALSA VIOLACIÓN EN MÁLAGA: Denuncia falsa demostrada.

«Es increíble que nosotros tuviéramos que demostrar nuestra inocencia»
 
Hablan por primera vez los chicos que fueron acusados falsamente de vejar y violar a una compañera de su propio colegio

Los jóvenes, espaldas en el salón de actos de su colegio al término del acto de su graduación - I. MAYA

FERNANDO DEL VALLE – Málaga – 28/12/2015
 

«Lo peor son los recuerdos del calabozo. Estuvimos allí horas, y comprendí lo que se nos podía venir encima cuando llegó una agente y le preguntó a un compañero qué habíamos hecho. “Han violado a una muchacha”, respondió». Los cuatro jóvenes malagueños que fueron falsamente acusados de vejar y violar a una compañera de curso en su propio colegio hablan por primera vez para un medio de comunicación semanas después de que su caso haya sido definitivamente archivado. Meses después de este caso que adelantó ABC, tienen absolutamente fresco el recuerdo de aquellas primeras y angustiosas horas cuando se toparon de bruces con una denuncia que nunca esperaron.
«Cuando recibimos la citación para ir a Comisaría nos llamamos. No teníamos ni idea de qué podía ir el tema». Hablan para ABC minutos después del acto en el que por fin han podido graduarse como bachilleres, varios meses después de que lo hicieran sus compañeros. Cuando fueron denunciados, un juez les impuso una orden de alejamiento de la joven que los había acusado. Como consecuencia, no pudieron regresar a clase entre Semana Santa y fin de curso, precisamente en el año en que iban a enfrentarse a la temida Selectividad.
Ya con el alivio que supone haber sido exonerados de cualquier culpa, aseguran no explicarse aún qué pudo motivar la denuncia de su compañera. «No es que vayamos a llamarla precisamente, pero sí nos gustaría que algún día alguien nos dijera por qué. Ni nos habíamos metido con ella ni recordamos prácticamente haber tenido contacto con ella». ¿Rencor, ahora que todo ha pasado?, inquiere el periodista. «Sí, pero por las familias más que por nosotros».
Reconocen que es difícil olvidar el trago. Dicen no haber sido demasiado conscientes de lo que podía ocurrirles. «Nuestros padres nos tuvieron entre algodones; nos informaban, pero intentaban siempre que permaneciéramos algo al margen para que nos centráramos en nuestros estudios».
Sí aseveran que lo peor, con todo, es sentirse inmersos en un sistema en el que fueron declarados culpables de inicio, bastando únicamente la denuncia de la niña. «Fuimos nosotros quienes tuvimos que demostrar nuestra inocencia. ¿Y si otras familias en un caso similar no lo consiguen?», se preguntan.
Lo mismo opinan varias chicas asistentes al acto, compañeras que siempre defendieron su inocencia. «Soy mujer pero me parece increíble que porque yo diga que alguien me ha hecho algo ni siquiera se le pregunte», dice una. «Yo he votado a Ciudadanos después de escuchar lo que querían hacer con la Ley de Violencia Doméstica», apunta otra que el 20D acudió a las urnas por primera vez.
Efectivamente, tras las denuncias de la joven, el paso de los adolescentes por el calabozo y la orden de alejamiento, comenzó una odisea para los padres, que tuvieron que ir desmontando una a una las acusaciones de la chica para demostrar la inocencia de sus hijos, en la que siempre creyeron.
Así, lograron acreditar cómo los días en que la chica denunciaba haber sido víctima de puñetazos y golpes ni siquiera estaba en el centro. Cómo las fotos de moratones que presentó como prueba ante la Policía las había sacado de internet. Y que la jornada en que ella aseguraba haber sido violada bucal, anal y vaginalmente en los jardines del colegio por tres de los muchachos ellos ni siquiera estaban en sus instalaciones. Incluso que sólo media hora después del momento en que situó el aberrante episodio de agresión sexual que aseguró haber sufrido realizó dos exámenes de recuperación sin manifestar ningún tipo de actitud extraña.
Ahora, el caso puede volverse en contra de la niña. La juez que sobreseyó el caso pidió que se dedujera testimonio contra ella por obstrucción a la Justicia. El asunto está en la Fiscalía pero los padres quieren incluso ampliar la querella al delito de calumnias.
Los padres consiguieron demostrar la inocencia de sus vástagos, pero la travesía fue muy larga. Repleta de noches sin dormir, de episodios de ansiedad que ni siquiera las pastillas lograban domeñar e incluso ingresos en el hospital.
Hoy, superada la prueba más difícil de su vida –y además la Selectividad— tres de ellos estudian ya en la Universidad y un cuarto prepara oposiciones para Policía Nacional. «Es algo que ya tenía pensado, pero después de esto más ganas me han entrado», afirma.
El martes 22 de diciembre, el colegio donde habían estudiado toda su vida les preparó unemocionante acto de desagravio. El acto de graduación que se perdieron en junio. Sólo para ellos cuatro.
«Fueron meses duros pero conseguimos sacar lo mejor de nosotros». Lo afirmó en el acto Victoria, evocador su nombre, la compañera que en su día inició una recogida de firmas en defensa de los muchachos y fue la elegida para pronunciar unas palabras en representación de todo el curso. Apenas hubo en ese acto referencias al suplicio atravesado por los jóvenes. Pero la rabia contenida se desató en aplausos y lágrimas, muchas lágrimas, cuando subieron a recoger las insignias que les acreditan como bachilleres.
«Memoria selectiva para olvidar el pasado, prudencia lógica para no arruinar el presente y alegría desafiante para afrontar el futuro». Parafraseando a Isabel Allende, la directora del centro escolar puso el colofón a un desagravio merecido.

http://sevilla.abc.es/andalucia/malaga/sevi-increible-nosotros-tuvieramos-demostrar-nuestra-inocencia-201512280709_noticia.html

Un juez acusa a la Fiscalía de impedir la persecución a la falsas maltratadas

Un nuevo juez ha puesto de manifiesto las maniobras para tapar las irregularidades que se están produciendo con la Ley de Violencia de Género. 

Falsa maltratada CONDENADA a 1 año y seis meses de prisión.

Libertad digital
 
El magistrado del Juzgado de lo Penal número uno de Granada considera "rechazable" el posicionamiento ideológico "al que se ha apuntado la Fiscalía General del Estado" que, según el juez, "está impidiendo la adecuada persecución de algunas falsas denuncias por falsas maltratadas".
Estas afirmaciones las ha realizado el juez, Manuel Piñar Díaz, en los fundamentos de derecho de una sentencia en la que se condena a una mujer por un delito de presentación de testigos falsos (sus padres) y un delito de falsa denuncia contra su exmarido, según la sentencia, a la que ha tenido acceso Efe.
Esta nueva declaración se une a las voces de otros magistrados, como el juez Serrano, que han denunciado en numerosas ocasiones la manipulación de los datos de violencia de género y la mala utilización que se ha realizado de esta ley.
Para el magistrado granandino, este "excesivo celo ideológico" de proteger a la mujer "está llevando a quitar la dignidad a determinados varones que son denunciados y sometidos a tediosos y rigurosos procedimientos, que con frecuencia comprenden detención y escarnio público, lo que no hace sino alimentar la violencia, dar un paso atrás en la igualdad ante la ley y en última instancia en el Estado de Derecho".
La falsa maltratada ha sido condenada a un año y seis meses de prisión, con privación del derecho de sufragio pasivo durante la duración de la condena y multa por denunciar en dos ocasiones a su exmarido falsamente en el 2007.
El exmarido fue juzgado y absuelto por delitos de amenazas e injurias y sufrió en aquel momento la medida de seguridad de no poder acercarse ni comunicarse con la madre de su hija, con el consecuente trastorno que le suponía tener que depender de terceras personas que le ayudaran a la recogida y devolución de la menor. Además, el padre no podía asistir a las reuniones del colegio ni hablar con su hija por teléfono durante los casi tres años que ha durado el procedimiento.
Por todo ello, una vez absuelto el hombre interpuso una querella contra su exmujer, y en la sentencia, hecha pública hoy, se hace un estudio pormenorizado de todas las pruebas. Comenta las numerosas pruebas en contra de los condenados, la expareja y sus progenitores, que también han sido condenados por falso testimonio a seis meses de prisión. En el fallo también se recoge que los acusados tendrán que indemnizar solidariamente al afectado en ocho mil euros.
El magistrado considera probado que no hubo amenazas ni insultos y que la mujer quiso "usar en su favor todo el sistema legal de protección a las víctimas de violencia doméstica y ponerlo en contra de su exmarido con el fin de causarle daño".
El abogado del afectado, Diego Fernández Fernández, del despacho Luna y Asociados, ha explicado hoy a Efe que están muy satisfechos con la sentencia debido a que las probabilidades de ganar una querella contra una mujer que denuncia un falso maltrato es muy difícil, ya que no se conocen muchas sentencias que condenen a éstas, y casi el cien por cien no llegan ni a juicio porque se archivan antes.  

domingo, 27 de diciembre de 2015

Juzgada por denunciar falsos malos tratos de su ex marido

Presentó hasta ocho denuncias ante la Guardia Civil de Moncada contra el padre de su hija, que fue detenido en tres ocasiones





REGINA LAGUNA VALENCIA Una mujer ha sido juzgada por acusar falsamente a su marido hasta en ocho ocasiones de malos tratos, tanto a ella como a su hija, de seis años. Teresa P. M. tiene otro juicio pendiente por la novena denuncia falsa. El ex marido fue detenido hasta tres veces por las primeras denuncias.
Durante el juicio, celebrado en el juzgado de lo penal número 2 de Valencia, el ex marido, Jesús A. M., manifestó ante el juez que su ex esposa le había hecho "la vida imposible" desde que se separó en noviembre de 2005.
La mujer abandonó el domicilio que compartía en la urbanización Santa Bárbara de Rocafort con la niña, que entonces tenía cuatro años, tras un tormentoso proceso de separación. La pareja no se había puesto de acuerdo respecto al régimen de visita, guarda y custodia, y pensión de alimentos. Según el fiscal, "guiada por el ánimo de perjudicar al padre de su hija y faltando a la verdad", Teresa P. M. presentó hasta ocho denuncias en la Guardia Civil de Moncada por "presuntos malos tratos, amenazas y vejaciones", desde el 23 de noviembre de 2005 hasta el 30 de enero de 2007.
Las denuncias fueron sobreseídas por la Audiencia de Valencia. En las dos últimas, la denuncia fue "por presuntos malos tratos contra su hija por parte del padre de ésta, pidiendo orden de protección", que fue denegada tras explorar a la menor. La niña manifestó al psicólogo: "Mi mamá me dice que diga que mi papá me pega". La mujer declaró al juez que "pensaba de buena fe que pegaba a su hija".
El fiscal pide una pena de 20 meses de multa, a razón de 20 euros al día. Si no paga, irá a prisión.

2.080 euros por inventarse una agresión y mandar a su expareja al calabozo

Iba medio desnuda por la carretera y dijo que la llevó a un olivar e intentó forzarla y que la roció con gasolina para quemarla, pero la Justicia cree que ella misma se lesionó

Una mujer que responde a las iniciales M.B.L. ha sido condenada a una multa de 1.080 euros y a pagar una indemnización de 1.000 euros como autora de un delito de acusación y denuncia falsa. Ante un tribunal Penal, la acusada admitió que se había inventado una agresión sexual y que había acusado en falso a un hombre que llegó a ser detenido procesado. La sentencia ya es firme.
El 2 de octubre de 2012, antes de la medianoche, M.B.L. fue encontrada por una pareja de la Guardia Civil caminando medio desnuda a la altura del kilómetro 44,5 de la carretera A-301. Según confesó en el juicio la acusada, «a sabiendas de su falsedad, manifestó que tras montarse en el coche de su ex pareja» a pesar de que le constaba una orden de alejamiento que no le permitía acercarse a ella, «se marcharon a un descampado con olivos donde él trató de agredirla sexualmente, habiéndose provocado heridas que presentaba al intentar escapar de su agresor».

Cambio de versión
En un segundo momento la mujer cambió su declaración y dijo que las heridas le fueron causadas por el hombre, «que la roció de gasolina y luego le prendió fuego con su propio mechero».
Ante la gravedad de los hechos descritos por la mujer, y con una denuncia formalizada por ella de por medio, los agentes de las fuerzas y cuerpos de seguridad localizaron al hombre que ella había señalado, lo detuvieron y lo llevaron al calabozo como presunto autor de un delito de agresión sexual y lesiones.
El juzgado único de Baeza abrió diligencias penales para esclarecer los hechos. La Justicia llegó dos conclusiones tras su investigación: el hombre acusado no había cometido los hechos que se le imputaban y «las lesiones que presentaba la acusada pudieron ser autoinfringidas». Así que el 18 de diciembre de 2012, dos meses largos después de la denuncia y detención del hombre, las diligencias quedaron archivadas.
A continuación la Justicia abrió diligencias penales contra la mujer, a la que acabó sentando en un banquillo. A la vista de las pruebas que pesaban en su contra, ella optó por declararse culpable y lograr así una reducción de la condena que le podía caer, que quedó en multa e indemnización.
Como las partes renunciaron en el acto del juicio a la posibilidad de recurrir, la magistrada Valle Elena Gómez, del Penal 1, dictó sentencia de viva voz, que ya es firme.

Otros casos: 4 condenas contra mujeres por denuncias falsas constan en el último año completo del que hay datos, el 2014. Fiscalía mantiene una política de tolerancia cero contra este tipo de actitudes que mancha la lucha contra una lacra social que cuesta muchas vidas y sufrimientos. 

Que las denuncias falsas por violencia de género no queden impunes.


Basta ya de usar los recursos destinados a ayudar a mujeres que realmente sufren maltrato por parte de sus parejas, para obtener beneficios económicos y venganza contra una ex-pareja inocente.
Escribo esta petición como nueva pareja de un hombre separado, el cual está sufriendo por parte de su ex-pareja un acoso constante, insultos, amenazas, manipulación de la hija en común contra él e incluso poniendo denuncias falsas de maltrato.
El problema reside en que la denuncia está puesta y ahí queda. Aunque no sea verdad y se archive, a la persona que ha mentido y actuado de mala fe, no le ocurre nada. No tiene ninguna consecuencia mentir ante la Policía y ante el Juzgado para hacer daño a otra persona gratuitamente.
Las denuncias falsas rara vez son perseguidas a pesar de estipularlo así el artículo 456 del Código Penal. Incluso cuando el perjudicado lo demanda, el juez de turno no lo admite. El resultado es la indefensión del denunciado en falso y la impunidad de la falsa denunciante que sabe que tiene un arma infalible para hacerle la vida imposible a su ex-pareja.
Basta la palabra de la mujer como prueba suficiente para enervar la presunción de inocencia del acusado.
Debido al protocolo de actuación tras una denuncia, en la mayor parte de los casos (87,5%) el varón es detenido y pasa a disposición judicial sin poder recabar pruebas o testigos por estar en el calabozo por lo que acude a juicio en clara indefensión. Sus posibilidades de demostrar que su versión es la verdadera quedan claramente disminuidas.
Por todo esto, pido que firmes esta petición para que consigamos que una denuncia falsa tenga sus consecuencias.
Carta a
Gobierno de España Ministerio de Justicia
Que las denuncias falsas por violencia de género no queden impunes.
Yolanda Díaz Méndez ha iniciado esta petición con solamente una firma y ahora la petición ha conseguido 2.544 personas que la apoyan. Inicia una petición tu mismo para crear los cambios que quieres ver.

https://www.change.org/p/ministerio-de-justicia-que-las-denuncias-falsas-por-violencia-de-g%C3%A9nero-no-queden-impunes?recruiter=104583290&utm_source=share_petition&utm_medium=copylink

sábado, 26 de diciembre de 2015

López Aguilar: "Es lo más injusto y desgarrador que me ha tocado atravesar"

López Aguilar sigue con su incontinencia verbal convencido dee su impunidad.

Más le valdría ponerse un tapón en la boca.

El ministro del "coste soportable", catedrático de Derecho constitucional.

Se sentará en el banquillo de su juicio de Nuremberg y terminará sus días en su cárcel de Spandau.

-o-o-o-o-o-o-

http://www.europapress.es/chance/gente/noticia-juan-fernando-lopez-aguilar-mas-injusto-desgarrador-me-tocado-atravesar-20150923065937.html

23/09/2015

López Aguilar: "Es lo más injusto y desgarrador que me ha tocado atravesar"

Después de ser acusado de malos tratos

MADRID, 23 Sep. (CHANCE) –

Juan Fernando López Aguilar ha hablado para Vanity Fair después de un prolongado silencio debido a la investigación por malos tratos en la que se vio envuelto. Después de que la causa quedara archivada y tras cuatro meses retirado de la vida pública y profesional ha hablado para la revista.

"Como se pueden imaginar, a nivel personal es lo más injusto y desgarrador que me ha tocado atravesar" ha comentado acerca de la denuncia por malos tratos que recibió y por la que se vio obligado a parar durante un tiempo su actividad política.

Y es que tal y como comenta, el silencio ha sido la máxima que han seguido tanto como él como todos sus familiares que han preferido mantenerse al margen y dejar en manos de los jueces y abogados este tema tan delicado. "Por respeto a la que ha sido mi familia, y sobre todo a mis dos hijos, he observado una regla escrupulosa de contención y de silencio. Y pienso seguir observándola".

López Aguilar se ha defendido y ha querido dejar claro que no es un hombre violento que pierde los nervios. Además, ha hecho una distinción entre malos tratos y matrimonio mal avenido. "Una pareja mal avenida contrasta sus diferencias y, llegado el caso, se disuelve y continúa cada uno por su lado en plena libertad y sin interferencias por parte del otro. En una pareja violenta, uno no acepta la disolución del vínculo e introduce un elemento de coacción que llega a convertirse en terror criminal" ha puntulizado.

A pesar de haber pasado el tiempo y que la causa haya sido archivada, el político ha lamentado lo difícil que resulta limpiar una imagen dañada. "En España todo lo que tenga que ver con la sospecha sobre alguien que esté en la vida pública pueda convertirse en algo muy próximo al linchamiento, y que es una profunda e inaceptable injusticia".

Denuncia falsa de Antonia Carrasco

En este mundillo de los divorcios y la ley de violencia de género la capacidad de asombro nunca se colma.

Siempre aparece alguien que te cuenta una aberración mayor o una denuncia más disparatada.

Ayer, 1 de junio de 2015, vivimos uno de estos disparates. Tuvimos que acudir al juzgado para ver el lamentable espéctaculo de la tramitación de una denuncia falsa interpuesta al amparo de la aberrante ley de violencia de género.

Antonia Carrasco, presidente de Genmad, ha denunciado a quien hace años fue su pareja, haciendo uso de la ley de violencia de género. Haciendo gala, como mínimo, de un alarde de incoherencia. Antonia se proclama adalid para la derogación de esta ley así como azote de quienes la usan en su beneficio. Pero no tiene empacho en usarla para perjudicar a quien fuera su pareja y hacerse la víctima cuando es la victimaria.

La denuncia de Antonia es un cúmulo de falsedades fruto de su personalidad ególatra. Las mentiras y contradicciones son tan palmarias que provocan la risa. A uno le viene a la memoria el apodo que la prensa del corazón le puso a Ana García Obregón.

Baste un ejemplo. Menos de un mes después de la ruptura con el ahora denunciado, éste se echó nueva novia. Antonia Carrasco se preocupó de localizar a la nueva novia, comenzando un acoso de día y de noche sobre ella. La nueva novia dejó la relación por el acoso de Antonia. El ahora denunciado se echó nueva novia con la que se ha casado. Pero Antonia en su denuncia argumenta que el denunciado no ha asumido la ruptura con ella por lo que él la sigue acosando.

En la denuncia Antonia también injuria y calumnia gravemente a terceras personas entre las que me encuentro.

Hasta ahora habíamos tenido mucha paciencia con los disparates de Antonia Carrasco, su afán de protagonismo y su constante apropiación de trabajos y logros ajenos. Desgraciadamente Antonia ha causado mucho daño al colectivo.

Es tiempo de pararle los pies y sentarla en el banquillo de los acusados.

La cizaña hay que extirparla antes de que eche a perder el trigal.

Adjunto enlace al escrito (facsímil) remitido al presidente del Instituto Juan de Mariana, donde Antonia Carrasco dio su última conferencia (9-5-2015) y montó su último numerito con sus correspondientes mentiras. Creo que aclarará muchas dudas a quien todavía las tenga sobre quién es y cómo se las gasta Antonia Carrasco y quienes le ayudan en sus desmanes.

www.projusticia.es/denuncias%20falsas/ejemplos/denuncia-falsa-de-Antonia-Carrasco.html

La juez vuelve a pedir al Supremo que investigue a López Aguilar por malos tratos

 
 

La juez de Canarias que investiga el caso ha vuelto a pedir al Supremo que investigue, en contra del criterio del fiscal.

LD/AGENCIAS 
La juez de Violencia contra la Mujer número 2 de Las Palmas de Gran Canaria ha pedido de nuevo al Tribunal Supremo que investigue al eurodiputado Juan Fernando López Aguilar por un posible delito de malos tratos, pero esta vez con la oposición del fiscal, que recomienda el archivo.

Según ha informado este viernes el Tribunal Superior de Justicia de Canarias, la juez que recibió las denuncias sobre los supuestos malos tratos que había sufrido la exmujer del parlamentario, Natalia de la Nuez,ha enviado una nueva exposición razonada al Supremo.

Su anterior solicitud fue desestimada por la Sala de lo Penal, por no observar en sus argumentos indicios suficientes para abrir una causa por violencia de género y por considerar que algunos de los hechos que relataba ya habían sido denunciados con anterioridad y archivados en firme.
La condición de aforado de López Aguilar impide a los juzgados ordinarios dirigir contra él ningún tipo de cargo o instrucción.

De hecho, en este tipo de casos, los jueces solo pueden hacer unas indagaciones iniciales para elevar el procedimiento al Supremo si consideran que implica a un aforado, porque corresponde al Alto Tribunal abrir y, en su caso, instruir la causa.

La juez de Gran Canaria dispone de una serie de testimonios recabados por la Policía entre los vecinos del edificio donde reside la exmujer de López Aguilar a raíz de unos incidentes ocurridos en la vivienda cuando el eurodiputado no se encontraba en la isla (dos conatos de incendio, sin mayores consecuencias).

Además, ha interrogado en dos ocasiones a Natalia de la Nuez: en la primera, la exesposa del ministro de Justicia que impulsó la Ley de Violencia de Género relató una serie de insultos, desprecios y agresiones físicas que dice haber sufrido en los últimos diez años.

En la segunda declaración, ofrecida después de que el Supremo rechazara asumir el caso sin más indicios, se ratificó en todo.

Sin embargo, la Fiscalía de Las Palmas considera que el suyo no es un relato "sin ambigüedad ni contradicciones", que tampoco ha sido "persistente" en el tiempo y que no está corroborado por "informes clínicos, partes de lesiones o informes forenses que objetiven la agresión física, ni por testigos directos".

Además, llama la atención sobre el hecho de que De la Nuez haya repetido varias veces que no quiere formular acusación alguna contra López Aguilar, porque eso "no entra en sintonía con los términos en que después se produce su declaración, con elementos con una significación incriminatoria ineludible".

El fiscal del caso apunta, asimismo, que cuando De la Nuez fue llamada a declarar en enero por otra denuncia contra López Aguilar (la que fue archivada, que partió de un hijo de ella), manifestó a la juez que "nunca" había sido agredida por el eurodiputado.

El representante del Ministerio Público subraya ese adverbio, "nunca", y lo pone en relación con una carta enviada por De la Nuez a un medio digital que publicó en enero que López Aguilar había sido denunciado por malos tratos, en la que afirmaba que no podía "realizar ningún reproche a su marido" y que este era "una excelente persona y un magnífico esposo y padre".

El fiscal Jesús Lomba entiende que esa "trayectoria repleta de variaciones" en la postura de Natalia de la Nuez no "consolida una posición de coherencia y solidez" y, lejos de cerrar "las fisuras" que observa en el caso, "parecen ampliar el estado de duda".

El Ministerio Público defiende que este procedimiento "no debe ser una excepción" a las exigencias que se plantean para seguir adelante con este tipo de causas penales y que "la circunstancia personal de europarlamentario, la notoriedad pública y profesional de a quien se atribuyen estos hechos no puede volverse en su contra".

Suspendido de militancia y apartado provisionalmente del grupo socialista de la Eurocámara desde que se conoció la denuncia, López Aguilar siempre ha negado que maltratara a su esposa.

"Me golpean donde más duele", manifestó el exministro nada más conocer el contenido de las acusaciones, que él relaciona con las presiones que dice haber sufrido por parte de su antigua familia política como consecuencia de su separación.
 

La defensa de López Aguilar, «perpleja» con la postura de la juez de Canarias


EFE / LAS PALMAS DE GRAN CANARIAS
 
30/05/2015
 
La abogada subraya que al eurodiputado no le acusa ni el fiscal ni su exmujer
 
La defensa del eurodiputado Juan Fernando López Aguilar ha acogido con «perplejidad» la decisión de una juez de Gran Canaria de volver a pedir a Tribunal Supremo que investigue a su cliente por malos tratos, «sin base probatoria ni fundamentación jurídica alguna».
La abogada Luisa Estévez se refiere así, en un comunicado, a la nueva exposición razonada que la juez de Violencia contra la Mujer número 2 de Las Palmas de Gran Canaria ha elevado a la Sala de lo Penal del Supremo, para que se abra una causa por los supuestos malos tratos sufridos por Natalia de Nuez, la exmujer de su cliente.
La letrada del exministro subraya las conclusiones que han llevado al Ministerio Fiscal a adjuntar a esa exposición razonada un informe en el que recomienda que el caso sea sobreseído, debido a la «vacilante posición» que observa en Natalia la Nuez y a las «contradicciones» que aprecia en sus distintas declaraciones.
La abogada subraya que en estos momentos a López Aguilar no le acusa ni el fiscal, ni su exmujer, que hasta ahora ha manifestado que no quiere denunciarlo y que no se va personar el caso.
«Por eso, la defensa se sorprende de la insistencia de la instructora de elevar la causa al Supremo», añade la letrada, que considera que la juez instructora «reitera el mismo relato» que el Alto Tribunal ya desestimó e inadmitió por vago, inconcreto, impreciso y sin ningún rigor jurídico».

La exmujer de López Aguilar asume el maltrato pero no quiere denunciar

Natalia de la Nuez no ha situado con exactitud en el tiempo las presuntas agresiones
 Madrid 22 MAY 2015
Natalia de la Nuez, exesposa del que fue ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, reiteró este viernes a la juez número 2 de Violencia contra la Mujer de Las Palmas de Gran Canaria que no quiere litigar contra su exmarido por malos tratos, según confirmaron a EL PAÍS fuentes cercanas al caso. La exesposa del eurodiputado, sin embargo, se ratificó en el relato de las agresiones que hizo a la juez en su primera declaración, según la agencia Efe. La defensa del político socialista va a solicitar el sobreseimiento y archivo del proceso.
Natalia de la Nuez declaró este viernes durante algo más de una hora ante la magistrada de Canarias y no fue capaz de situar con exactitud en el tiempo las agresiones físicas y verbales que relató a la juez la primera vez, según fuentes presentes en el acto judicial. La magistrada le pidió más detalles, porque así se lo reclamó el Tribunal Supremo al devolver la causa a Canarias.
En su primera declaración, el pasado 6 de abril, De la Nuez explicó en sede judicial que sufrió malos tratos de López Aguilar desde el año 2000. La mujer relató insultos que presuntamente recibió del político, con el que tiene dos hijos, así como agresiones físicas producidas a lo largo de los años, que no eran “periódicas”, sino que tenían como detonante “cualquier frustración” de él.
Desde que el caso trascendió, Natalia de la Nuez ha mantenido que no quiere denunciar a López Aguilar y que no se siente víctima de violencia de género. Pero sí declaró contra él cuando fue llamada a raíz de una investigación policial por un accidente doméstico. La policía, siguiendo las declaraciones de los vecinos aquel día, interpretó que podrían estar ante un caso de violencia de género.
De la Nuez volvió a ratificarse este viernes en los malos tratos, pero leyó un escrito en el decía que no quiere litigios con su exmarido y que no se va a personar en el proceso si este continúa, informa Efe.
El caso está de nuevo en el juzgado de Canarias porque el Tribunal Supremo rechazó abrir un procedimiento penal contra López Aguilar al apreciar la ausencia en el relato de la presunta víctima de “una sucesión ordenada” de los delitos de maltrato que se atribuían al aforado. La mujer, según los jueces, no fue clara al situar temporalmente las agresiones que denunciaba. La fiscalía, sin embargo, sí estimó con esa misma declaración que había indicios de que el eurodiputado pudo cometer un delito de violencia de género. López Aguilar, que se declara víctima de una “acusación fabricada”, está suspendido de militancia del PSOE.

Así ha sido el acuerdo de divorcio de López Aguilar

Acuerdo típico en el que la paridora se lleva la parte del león.
 
No es tan leonino como el de la mayoría pero no se queda muy lejos.
 
El humillante régimen de visitas a tus hijos y el mantenimiento de la parásita.
 
El roce hace el cariño y la distancia es el olvido.
Los niños se olvidarán de su padre como deseaba la feminazi Lidia Falcón.
La alienación está servida con el constante lavado de cerebro a los hijos.
 
 
El "coste soportable" que argumentaba el inicuo López Aguilar y del que ahora dice que nunca había sufrido tanto en su vida.
 
 
Tendrán su Nuremberg y su Spandau.
 
  • El eurodiputado tiene que darle a su ex mujer 2.000 euros al mes para ella y los niños

  • Ella se ha quedado con un piso en Madrid y él con una casa en el sur de Gran Canaria

  • López Aguilar podrá ver a sus hijos dos fines de semana al mes

  •  
    JAVIER G. NEGRE
    16/04/2015
    Juan Fernando López Aguilar y Natalia de la Nuez guardan silencio. Después de la encarnizada batalla mediática que libraron la pasada semana por los presuntos malos tratos del eurodiputado, la ex pareja ha decidido retirarse de la parrilla televisiva y esperar a que sea un juez el que dicte sentencia. Ambos han quedado muy tocados tras ver cómo los trapos sucios de su familia han sido 'trending topic'. Sus miserias saltaron a la palestra, pero no los detalles de un acuerdo de divorcio al que ha accedido en exclusiva LOC.
    Natalia asegura que fue ella quién inició los trámites del divorcio. El socialista lo niega
    El pasado jueves, un juez oficializó la ruptura de Juan Fernando López Aguilar con Natalia De La Nuez tras 17 años de relación. Una infidelidad del ex ministro socialista hace un año y medio fue el desencadenante de la crisis de un matrimonio que acabó convirtiéndose en un infierno para ambos. En un primer momento, Natalia decidió perdonar al político su aventura a cambio de que se alejase de su amante. López Aguilar le dio su palabra. Sin embargo, no cumplió su promesa y Natalia decidió plantearle el divorcio el pasado mes de octubre, según la versión de la mujer. El socialista asegura, en cambio, que fue él quien dio el paso. Sea así o no, lo cierto es que la pareja, que se casó en 2004 en régimen de gananciales, estuvo varios meses de tiras y aflojas para cerrar un acuerdo satisfactorio para ambas partes.
    López Aguilar tiene que pagar también el colegio privado de sus dos hijos, cuyo coste ronda los 6.000 euros al año por niño
    "Todo se retrasó, porque él ha hecho hasta 17 modificaciones a mi propuesta inicial. Parecíamos gitanos regateando", confiesa Natalia, que ha quedado contenta con el acuerdo alcanzado. En él se establece que la patria potestad de los hijos será compartida, pero que la guarda y custodia de los niños le corresponden. Según lo pactado, el eurodiputado tiene derecho a estar con sus hijos dos fines de semana al mes, de viernes a domingo. En verano, el socialista estará al cargo de los niños durante tres fines de semana en el mes de julio y tendrá que elegir una quincena en agosto.
    En virtud del acuerdo de divorcio, López Aguilar está obligado a darle mensualmente a la madre una pensión de 2.000 euros (500 para cada uno de los mellizos y 1.000 para ella), aparte del pago del colegio privado al que acuden los niños en Las Palmas. El coste de este centro bilingüe, que eligió Natalia, ronda los 6.000 euros por niño al año.

    Reparto de propiedades

    Los López Aguilar también han repartido sus propiedades. La casa que tiene la familia en el sur de Gran Canaria ha quedado en poder del europarlamentario (es un gran amante de la playa) y el piso madrileño del barrio de Malasaña en el que reside su hijastro Gorka en manos de Natalia. Ésta, además, seguirá teniendo en su haber el piso de Las Palmas donde convivió con el eurodiputado dado que lo adquirió antes de unirse civilmente con López Aguilar. Lo mismo le ocurre al político que seguirá disfrutando de un piso en Madrid que compró cuando era un 'soltero de oro'.
    "Estoy muy feliz de que el divorcio sea ya firme", comenta Natalia, que insiste en que no denunciará a su ex marido. Sin embargo, sus palabras ante un juez corroborando las acusaciones de sus vecinos y de su hermana contra López Aguilar han provocado que el ex ministro tenga que declarar como imputado por un presunto delito de violencia de género ante el Tribunal Supremo. El entorno del socialista insiste en que éste presentará "conversaciones" que demostrarán que todo se debe a una "venganza" de su ex mujer por no aceptar la existencia de otra persona en su vida. Ella lo niega. "No soy rencorosa. Ojalá sea feliz con esa mujer y me deje ya en paz", afirma Natalia. Será un juez el que tenga que aclarar un escabroso caso que convirtió a los López Aguilar en la comidilla nacional.
     

    CARTA ABIERTA A JUAN FERNANDO LOPEZ AGUILAR

    CARTA ABIERTA A JUAN FERNANDO  LOPEZ AGUILAR

    Desde el mismo día de la promulgación de la Ley Orgánica Integral contra la Violencia de Género  (LOIVG)  hemos podido constatar que  en realidad no se trataba de una ley  para la defensa de la mujer maltratada, pues de ser así se hubiera redactado en términos muy diferentes y  se  hubiera tratado de mantener el fundamental principio de que todos somos iguales ante la ley penal.
    No voy  extenderme en las razones de inconstitucionalidad de dicha ley  que  en su día abundaron más de 130 jueces, la ley con más recursos de inconstitucionalidad de la historia de España, pero que pasó el filtro constitucional con la actuación torticera de su compañera de partido Monserrat Comes, entonces presidenta del TC.

    La tesis oficial es que no existen falsas denuncias para obtener ventajas  económicas y procesales con la aplicación de la ley, especialmente en los casos de divorcio. 

    ¿Entonces es ud. un maltratador o una víctima de la ley?

    Yo se lo diré. Según el artículo primero de la LOIVG que ud mismo promovió, desde la inconsciencia, es ud un maltratador puesto que por definición pertenece al colectivo de varones definido en el artículo primero de la ley. Es decir, aquellos que como manifestación de la discriminación, la situación de desigualdad y las relaciones de poder de los hombres sobre las mujeres, se ejerce sobre éstas por parte de quienes sean o hayan sido sus cónyuges o de quienes estén o hayan estado ligados a ellas por relaciones similares de afectividad, aun sin convivencia.

    No importa el tipo de delito concreto que se le atribuya. Ud. está ya condenado por el hecho de haberse puesto en marcha el mecanismo que la ley que ud y sus compañeros de parlamento tan alegremente votaron a instancias de la radical feminista Asociación de Juristas Themis.

    Será juzgado en un tribunal especial de violencia para la mujer, según una ley con rango de ley orgánica, con la acusación conjunta del fiscal y de la defensa de la  víctima (todo varón heterosexual es posible agresor y  toda mujer heterosexual es posible víctima) quienes defenderán ante el juez  que la conflictividad propia de un proceso de separación matrimonial es en su caso, violencia de género. Tendrá que invertir la carga de la prueba, someterse a un juicio degradante en que se  fijará por parte del fiscal una pena desproporcionada a los hechos, en el que  se pedirá que  autoinculpe para no “ir más allá” (sentencia de conformidad), en el que se aceptará como prueba la palabra de la mujer y los testigos sin investigación alguna sobre su veracidad, en el que le rechazarán pruebas fundamentales para su defensa  y en el que un forense dictaminará que la conducta que presenta su exmujer es una prueba  definitiva  de maltrato psicológico para considerarla persona maltratada según la tipología de la violencia de género. Con otras palabras, el juez se verá obligado a condenarle.

    Bienvenido al club de los españoles denunciados a causa de la LOIVG, más de un millón de varones  en España. La redada más grande de personas en el espacio de tiempo menor que ha habido en España en aplicación de una ley.
    ¿Creía ud que se iba a librar?  ¿Lo piensan acaso el resto de varones de su partido o de cualquier otro que mantienen relaciones heterosexuales?

    Cuesta creer que no sepan uds. para que ha sido promovida esta ley en España, cuando en realidad el problema de la violencia doméstica podría haber sido y puede ser tratado de  una forma mucho más civilizada y eficaz.

    Rafael Rodrigo Navarro. Es presidente de la asociación ALVIGE (Asociación de personas afectadas por la Ley  Orgánica Integral contra la Violencia de Género).

    López Aguilar: 'Estaba orgullosa de ser mi mujer hasta que surgió otra relación y enloqueció'

    Es de manual.
     
    Basta leer lo que dice uno y otro para darse cuenta de que es un caso típico.
     
    El mismo proceso por el que han pasado miles de hombres en estos años.
     
     
    -o-o-o-o-o-o-
     
     
     
    BATALLA  Cruce de acusaciones
     
    PILAR VIDAL / JAVIER G. NEGRE
    11/04/2015 
     
    Fueron una pareja feliz durante 17 años. Esta unión se rompió hace un año y medio
    Apareció una tercera persona en la vida del ex ministro y su mujer no lo aceptó
    Su ex le acusa de malos tratos y él lo achaca a una "venganza" por despecho
     
    "Ella ha sido feliz en el matrimonio y estaba orgullosa de ser mi mujer hasta que surgió otra relación y enloqueció". Así de tajante se muestrael ex ministro socialista Juan Fernando López Aguilar (53) a LOC cuando se le pregunta por su acusación de malos tratos. Está "destrozado" por ver cómo su ex mujer, Natalia de la Nuez (53), ha mancillado su reputación por lo que considera una "venganza" provocada por un despecho. Ella niega la mayor y lejos de rebajar la tensión acentúa sus ataques.
    "He sido víctima de maltrato físico y psicológico desde el año 2000, pero no lo denuncié por miedo", asegura también a LOC la ex esposa del eurodiputado. La pareja llevaba intentando divorciarse más de un año. Este jueves se hizo firme la sentencia de separación.
    López Aguilar jamás hubiera imaginado que la relación que les ha unido durante 17 años terminaría siendo la comidilla nacional. Hizo lo imposible por llevar este asunto de forma privada. Algo que se le fue de las manos el pasado 28 de marzo cuando sus vecinos avisaron a la Policía de que había humo en su vivienda.
    Era el segundo incendio que se producía ese mes. Según el informe policial, los servicios de Emergencia se encontraron dormidos a sus dos mellizos de cinco años en la cama y a la mujer "desorientada" y "con olor a alcohol". "Yo no estaba bebida", se defiende Natalia.
    Los agentes aprovecharon el incidente para interrogar a los vecinos y éstos constataron que las relaciones entre ambos eran muy malas. Radiopatio habló de "gritos, insultos, golpes en paredes y portazos". López Aguilar está tranquilo ante estos testimonios. "Me fuí de casa hace siete meses. Me alquilé un apartamento. Los vecinos lo único que pueden testificar es que me han visto irme de allí para evitar el conflicto, a veces insultado por ella, que no quería que me fuera", asegura.
    Me da 500 euros por cada hijo y 1.000 para mí al mes. Al principio sólo quería darles 300"
    El europarlamentario se enteró de lo sucedido el viernes Santo cuando un vecino por la calle le preguntó por el incendio en su domicilio. Él pensaba que se estaban equivocando. No se lo podía creer y se fue directo a comisaría. Al ser festivo, le dijeron que tenía que llamar el lunes al Servicio de Atención Familiar y éstos fueron los que le informaron de que el asunto estaba en manos de un juzgado de Violencia de Género, aseguran fuentes cercanas al político.
    En el momento de los hechos, él se encontraba en el Comité Federal del PSOE en Madrid y nadie le avisó. Lo que no podía imaginar López Aguilar es que su ya ex mujer y su cuñada declararían el pasado 6 de abril ante el juez titular del Juzgado número dos de Violencia de Género de Las Palmas y relatarían episodios de maltrato, unas declaraciones a las que tuvo acceso ELMUNDO.Ninguna de ellas aportó pruebas físicas que atestiguasen los graves hechos.
    "Cuando una persona agrede a su pareja se cuida mucho de que no haya testigos, pero mi familia ha podido ver las lesiones al día siguiente. Yo siempre trataba de tapar a mi marido, de decir que las magulladuras habían sido producto de accidentes domésticos", confiesa Natalia. A la vez reconoce que la denuncia que interpuso el pasado 10 de enero su hijo Gorka, fruto de una relación anterior,contra su ex marido no tuvo razón de ser. "Aquel día mi hijo se equivocó porque realmente me tropecé al perseguir a mis niños y por eso le pedí que retirase la denuncia".
    Al conocerse la decisión de que López Aguilar será llamado a declarar como imputado por malos tratos, el PSOE no tardó en suspenderle de militancia para dar ejemplo, aunque algunos ex altos cargos del partido le respaldaron públicamente. El eurodiputado niega ser un maltratador e insiste: "Se me advirtió muchas veces que si yo iba adelante con el divorcio me iba a hundir y destruir. Tengo muchos testigos de esas frases".
    El cruce de acusaciones entre el político y su ex mujer ha ido in crescendo conforme ha ido avanzando la semana. Esto ha impedido analizar bien cuál fue el desencadenante del desmoronamiento de una pareja unida desde hacía 17 años.
    López Aguilar y Natalia se vieron por primera vez en una comunión cuando ambos tenían 6 años. Treinta años después, en el 97, se reencontraron en una conocida terraza de Las Palmas cuando él ya era catedrático de Derecho Constitucional (fue el más joven de España) y ella trabajaba como visitadora médica de un laboratorio norteamericano. Ella tenía dos hijos de dos parejas distintas. Se casaron en el 2004 por lo civil de forma discreta. "No hubo ni convite, fui al supermercado, compré comida y pasamos la tarde en la playa", recuerda melancólica Natalia. Cuatro años después nacieron los mellizos. La felicidad terminó hace un año y medio.
    Natalia reenvió por rabia una foto 'sexy' de la amante de su marido a gente de su entorno
    La familia disfrutaba de unos días de descanso en su apartamento del sur de las Palmas, según relata Natalia. Ésta se encontraba en el jardín cuando escuchó una conversación extraña de su marido en el interior de la vivienda. El ex ministro se había encerrado en el baño. "Ni siquiera se había quitado el traje de chaqueta. Le escuché decir: 'pero tú me quieres o no me quieres,estoy harto de que no te aclares'. Entré en el baño y él se puso tan nervioso que le dió al botón del altavoz y escuché la voz de otra mujer", rememora Natacha, como la conocen sus más allegados.
    Tras varias pesquisas y encontrar algunas "facturas sospechosas" de hotel, consiguió averiguar de quién se trataba. Una persona a quién conocía perfectamente y que LOC ha podido localizar. "Lo que le atrajo de ella es que tenía diez años menos que yo y un cuerpo estupendo", añade. Natalia encontró una foto sexy de la amante en el móvil de su marido y por rabia la reenvió a personas del entorno del socialista. "Interceptar comunicaciones ajenas es un delito, incluso en la convivencia. Ése no es el perfil de una mujer maltratada, que tiene miedo, sino el de una que enloquece cuando descubre que ha entrado en mi vida otra persona", justifica López Aguilar.
    Ella asegura que las cosas ya no fueron igual a partir de entonces. "Tras darle muchas oportunidades y ver que no cumplía su promesa de dejarla decidí divorciarme. Él me planteaba seguir con el matrimonio si le permitía excursiones con otras mujeres", comenta. La ex mujer asegura que "Juan se volvió más agresivo" cuando le descubrió la infidelidad. "Como no tenía argumentos para defenderse,me agredía cada vez que le reprochaba que me había sido infiel,una palabra que él odiaba. Incluso me llegué a enfrentar a esa tercera persona"."Esa mujer sin escrúpulos me hizo hacer cosas estúpidas como mandarle mensajes pidiéndole que se alejase de mi familia.Con todo el esfuerzo que había hecho por construirla, no iba a dejar que en mi corral entrase cualquier gallina y menos ella", explica indignada.
    Su ex marido no da crédito a que ventile públicamente asuntos tan íntimos. "Todas las barbaridades que ella ha hecho para intentar chantajearme, para que no me fuera de casa, todo tenía como finalidad según decía proteger a mi familia. Para ella que se destruyera era lo más inmoral del mundo. 'Vas a pagar por ello, no te vas a salir con la tuya' me decía", confiesa López Aguilar. "Yo no me estoy vengando de Juan. Yo no lo he denunciado. Su infidelidad fue una traición que no me esperaba, pero estoy deseando que sea feliz con la otra mujer para que ya me deje en paz", afirma Natacha.
    El ex ministro está deseando poder demostrar ante el Tribunal Supremo su inocencia. Se ha cuestionado mucho a lo largo de la semana su condición de aforado. "Para eso sirve el aforamiento, para que alguien no te elimine de una institución por una acusación falsa. Me reservo el derecho a proclamar mi presunción de inocencia y a demostrarla. Todo el que tiene acceso a la verdadera historia familiar sabe lo que hay detrás. Lo que no voy a hacer es airearlo en los medios, sino ante el tribunal", sostiene.
    El europarlamentario asegura que las acusaciones de su ex mujer son fruto de una táctica para desviar la atención sobre los dos incendios registrados en el domicilio. "Hay un problema judicial, porque es a ella a la que han tenido que aporrear la puerta. Se han producido dos sucesos gravísimos de los que no se me informó.Ella es quien tiene que explicar por qué hay dos incendios. Si en lugar de ella hubiera sido yo el que estaba en el domicilio en la misma situación que se la encontró a ella me hubieran detenido al momento", reivindica.
    A Natalia le hierve la sangre cuando escucha a su ex marido poniendo en duda su capacidad para cuidar de sus hijos. "Es increíble que diga que va a informar a la Fiscalía de Menores cuando no les ha dado un puré en cinco años", le recrimina. "Si ella fuera una persona que protegiera y primara el bien de ellos, no estaría contando estas barbaridades para protegerles", dice López Aguilar.
    Desde el entorno del socialista aseguran que puede demostrar que Natalia ha visitado varios psicólogos para superar la ruptura y que está teniendo problemas con el alcohol. Ella reconoce las terapias, pero no los problemas con la bebida. Se muestra muy dolida porque se esté difundiendo esta imagen de mala madre cuando ella "puso en riesgo" su vida para "regalarle" al ex ministro dos mellizos después de varios años de tratamientos de fecundación. "Fue una prueba de amor. Yo no quería tener más hijos. Ya tenía a mis otros dos criados y me tuve que volver a poner a dar pecho con 48 años", dice Natalia.
    "Él no se ha preocupado de sus hijos. Quería darles solo 300 euros como pensión alimenticia al inicio del proceso de divorcio. Y todo el mundo sabe lo que cobra un europarlamentario. Finalmente conseguí que me diese 500 por cada uno y 1.000 a mí", asegura. El socialista recalca que se casó en bienes gananciales para protegerla. "He sido siempre muy generoso con ella y su familia. He trabajado muy duro para que no les faltara de nada", explica.
    "Por mi condición de europarlamentario lo único que he pedido en todo este proceso, es tener flexibilidad con las visitas. Dependo de los aviones y de una agenda política muy apretada, pero eso no me va a impedir nunca renunciar a mis hijos" dice. Su entorno también sale en su defensa. "Ha sido generosísimo. Incluso ha pagado la casa de Madrid en la que vive Gorka, el hijastro que le denunció. Esa vivienda le ha tocado a ella en el reparto del divorcio. También corre con los gastos del colegio privado que su ex eligió para los mellizos".
    LOC ha podido saber que López Aguilar maneja "pruebas contundentes" que demostrarán que todo esto es una estrategia de venganza de su ex por no querer aceptar que él rehaga su vida más allá de este matrimonio. Ella insiste. "No es una venganza. No soy rencorosa. Lo único que quiero es extirparle de mi vida", concluye Natalia. El Supremo tendrá la última palabra. Ambos se juegan mucho.

    SERÁ JUZGADO POR LA LEY QUE ÉL MISMO CREÓ

    Juan Fernando López Aguilar (53) fue ministro del Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero de 2004 al 2s007. Durante su mandato se aprobaron 21 leyes, que están vigentes, y se enviaron 30 Proyectos de Ley al Parlamento para su aprobación. Entre ellas las Leyes Orgánicas contra la Violencia de Género, de Igualdad y de promoción de la autonomía personal y la creación de los Juzgados de Violencia sobre la Mujer. Esta semana el ex ministro está siendo 'víctima' de su propia ley y percatándose de algunos vacíos legales que no se tuvieron en cuenta a la hora de redactarla y dejan al varón en una situación de extrema dificultad. "El caso arquetipo para el que yo hago la ley de violencia de género es el caso de una mujer que intenta afirmar su autonomía personal, su libertad de deshacerse de un hombre al que quiere dejar atrás. Ya puede ser marido, ex marido, amante, ex novio, novio, y el hombre no lo acepta y la acosa, la persigue y acaba agrediéndola" explica el eurodiputado. En su caso, es todo lo contrario, es el hombre el que quiere disolver el matrimonio pacíficamente, el que ofrece todas las posibilidades para que haya un entendiemiento. "No soy una persona obsesionada con que ella viva otra vida, es evidente que ella si lo está y me amenza con destruirme si lo hago", recalca. López Aguilar defiende su ley pero no su mala utilización, al objeto de una venganza personal en un proceso de divorcio. El socialista canario tiene una hoja de servicio público intachable. Perdió a sus padres cuando era joven y consiguió el sólo hacer dos carreras con matrícula de honor y fue Premio Nacional de Licenciatura. Toca la guitarra, canta y tiene grandes dotes para el dibujo y la pintura. "Mis hijos tienen derecho a saber que su padre es honorable e inocente y quiero que crezcan orgullosos de mí", defiende. Le ha molestado mucho ver como terceras personas han puesto palabras malsonantes en su boca: "En mi vida soy delicado, muy retórico y poético en las palabras pero nunca brutal. Quién dice eso se retrata así mismo". Desde siempre para las mujeres que alegan violencia de género hay una presunción de credibilidad, que coloca en extremadas dificultades al varón. /P.V.